“Habría recomendado a mi madre tomar yodo durante todo su embarazo”

Los endocrinos piden un cribado universal de hipotiroidismo en la gestación

Dr Galofré

El yodo es un micronutriente esencial para el desarrollo cerebral del ser humano. Juan Carlos Galofré, endocrinólogo de la Clínica Universidad de Navarra y Coordinador del Área de conocimiento del Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) nos habla sobre la importancia del yodo en el embarazo y en el desarrollo fetal.

Muchas madres no saben que tomar suplementos de yodo durante toda la gestación y la lactancia es clave. El déficit de yodo es la primera causa evitable de problemas neurológicos en los niños.

Cuando el bebé en desarrollo no recibe de su madre suficientes cantidades de yodo y, por tanto, de hormonas tiroideas, su sistema nervioso no se desarrolla correctamente y su cociente intelectual puede verse afectado de por vida. Todo esto nos lo explica el Doctor Juan Carlos Galofré.

Ha calado el mensaje de tomar ácido fólico durante el embarazo, pero aún no el del yodo, ¿por qué cree que ocurre esto?


Esa misma pregunta nos la estamos haciendo nosotros desde la SEEN. Nos da la impresión de que el mensaje, la importancia de que las gestantes tomen yodo, debería calar más entre los médicos de atención primaria y ginecólogos que las tratan. Ellos son los intermediarios entre nosotros, los endocrinos, y las mujeres embarazadas. Hay médicos que tienen la idea, por ejemplo, que no está demostrado que el hipotiroidismo subclínico (incipiente o poco severo) sea perjudicial, lo cual no es cierto; Por el contrario ha calado más el mensaje del ácido fólico. Lo cierto es que la paciente suele tomar lo que el médico le prescribe.

Usted afirma que es vital que madre tome yodo durante los tres primeros meses de embarazo, ¿por qué?


Efectivamente, este es el punto crítico del yodo, el primer trimestre del embarazo, ya que es la fase más importante de la organogénesis del bebé: el niño está desarrollando sus órganos. Cualquier fallo en esta etapa, que es la de formación del nuevo ser, podría provocar que haya trastornos irreversibles en el desarrollo de los órganos. El feto no producirá hormona tiroidea propia hasta el segundo trimestre. Durante el primer trimestre la hormona el feto depende totalmente de la tiroidea materna que pasa a través de la placenta al niño. Si no se pasase la suficiente hormona tiroidea, el bebé podría nacer con defectos.

Un problema que tenemos es el tiempo que pasa entre que la mujer confirma su embarazo y va a su primera cita médica hacia la semana ocho o diez de embarazo, casi en el segundo trimestre de gestación. Esos dos meses que hemos perdido son fundamentales, por tanto el mensaje es claro: toda mujer que esté buscando embarazo tiene que asegurarse de que toma suficiente yodo para que su función tiroidea sea normal.

yodo primeros embarazos

Además, en el primer trimestre  de embarazo se produce un “tirón” en la producción de hormona tiroidea por parte del tiroides de la mujer de más del 50%. Y si hay algún problema de tiroides en la madre, el déficit de yodo lo agrava. Es fundamental que la mujer tenga yodo, el elemento necesario para sintetizar la hormona tiroidea. 

Entonces, ¿habría que empezar a tomarlo antes del embarazo, como se recomienda con el ácido fólico?


Sí, en cuanto la mujer quiere quedarse embarazada, porque además sabemos que en muchas zonas de España hay déficit de yodo. Es tan sencillo tomar yodo antes del embarazo que, ¿por qué no hacerlo? Se trata simplemente de ingerir una pastilla al día. La única manera de asegurarse el aporte de yodo durante todo el embarazo es comenzar unos meses antes de la concepción, porque la mujer nunca sabe cuándo va a conseguir la gestación. La lógica es la misma que aplicamos a la toma de suplementos de ácido fólico: ha de comenzar unos meses antes de concebir para que el cuerpo esté preparado desde el primer día de la gestación.

¿Cuáles son los efectos del yodo en el desarrollo cerebral del niño?


embarazada yodo

El yodo es fundamental para sintetizar las hormonas tiroideas, que a su vez son clave para el desarrollo neurológico. La hormona tiroidea tiene átomos de yodo (3 o 4, según el tipo de hormona); los estudios dicen que si hay un defecto de yodo y, por ende de las hormonas tiroideas, el desarrollo del sistema nervioso del niño no se realiza correctamente: puede haber disminución del coeficiente intelectual y otras alteraciones neurocognitivas. Tengamos en cuenta que la suplementación de yodo del bebé depende al cien por ciento del yodo de la madre, de las hormonas maternas, que pasan al bebé a través de la placenta. Las hormonas tiroideas del feto empiezan a formarse hacia los tres o cuatro meses de gestación… Pero si no hay yodo suficiente para todo este proceso, tendremos un niño con hipotiroidismo.

¿Está relacionado el déficit de yodo con hiperactividad y menor cociente intelectual del niño?


Puede sonar muy fuerte pero es así. Hay enfermedades que se relacionan con el déficit de yodo como, por ejemplo, la hiperactividad y el menor cociente intelectual del niño. Estas patologías pueden depender una alteración (por ejemplo, por falta de yodo) desarrollo del sistema nervioso del niño.

Las manifestaciones clínicas van a depender del grado de hipotiroidismo del niño. No es lo mismo un hipotiroidismo franco (o severo) que uno subclínico. En el caso de los hipotiroidismos subclínicos hay indicios que sugieren que pueden provocar estas enfermedades en los niños. Por eso, en el caso del yodo, más vale prevenir que curar. No hay duda que el déficit de yodo genera hipotiroidismo en la madre y en el hijo.

¿Cuáles son las conclusiones del estudio Tirogest, cuyos primeros datos se presentaron recientemente?


El estudio Tirogest, realizado en España aún no ha sido publicado, pero ya hay algunos resultados preliminares. Se ha analizado la suplementación de yodo en mujeres españolas de varias ciudades y la conclusión es que esta suplementación es defectuosa. También ha estudiado la función tiroidea de estas mujeres: se han detectado muchas mujeres con hipotiroidismo en el embarazo y ha sonado la alarma. El hipotiroidismo encontrado es tanto subclínico (ligero) como clínico (severo).

El estudio ha sido dirigido por doctor Sergio Donnay, del Área de Conocimiento Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), jefe del servicio de endocrinología del Hospital de Alcorcón,  va a presentar más datos sobre este estudio en nuestro próximo congreso, que se celebrará el mes de octubre en Málaga.

El pasado 25 de mayo fue el día Internacional del Tiroides y tuvimos un acto académico en la Universidad Complutense. El doctor Donnay presentó estos datos. Además, hablamos de otro estudio hecho en Madrid, por el equipo del doctor Alfonso Call, del que también se dieron datos preliminares, que demuestra que sólo el 20 por ciento de las gestantes tiene niveles de yodo en orina normales.

¿Cuál es el dato más llamativo del estudio Tirogest?


Lo más llamativo es que a las embarazadas –participaron 250 gestantes de toda España– no se le vigila la función tiroidea durante la gestación, lo que conduce a un mal diagnóstico del hipotiroidismo. Esto significa que puede haber complicaciones ligadas al déficit de yodo, como por ejemplo parto prematuro, bajo peso al nacer o un peor desarrollo cerebral del bebé, como hemos apuntado antes.

Y esto significa también que necesitamos un cribado universal de hipotiroidismo antes y durante el embarazo, que es lo que postulamos desde la SEEN: toda mujer que busque una gestación debe cuidar y revisar su función tiroidea. ¿Cómo? Mediante una consulta pregestacional con su médico de cabecera, su endocrinólogo o ginecólogo. Es mucho más efectivo conocer si existe algún problema y solucionarlo antes de que la paciente se quede embarazada.

¿Cuál es la mejor dieta para mejorar los niveles de yodo?


La mujer debe conocer los alimentos ricos en yodo como los lácteos y pescados de mar. Y además tomar sal yodada… Si consiguiéramos que las autoridades sanitarias promocionaran que se yodara toda la sal que consumimos, sería un paso importantísimo para la prevención del hipotiroidismo en España.

El tipo de preparación de algunos alimentos, como la cocción, hace que se pierda mucho yodo. Por ello, lo más seguro es que la mujer tome suplementos para asegurarse el yodo en esta etapa.

En las zonas de mar, las mujeres tienen mejores niveles de yodo, según hemos podido comprobar en Galicia; pero también es cierto que en Madrid se come muy buen pescado. En general, en el interior de España los niveles de yodo son más bajos.

dieta yodo

¿Cómo debe ser la suplementación de yodo de las embarazadas?


Han de tomar 200 microgramos de yodo unos meses antes de concebir y luego durante toda la gestación. Si yo hubiera podido hablar con mi madre el día que se quedó embarazada de mí, le habría dicho que tomara 200 microgramos de yodo todo el embarazo. Ese sería, junto con el suplemento de ácido fólico, el mejor consejo para la cualquier futura madre. Y si alguna gestante padece hipotiroidismo, necesita tomar un tratamiento específico que le prescribirá el médico.

¿También yodo durante la lactancia materna?


Sí, también habría que tomar suplementos de yodo en esa etapa porque la leche de la madre alimenta al bebé y tiene que llevar todos los nutrientes. El niño necesita que se le proporcione yodo a través de la alimentación. Son periodos muy críticos en el desarrollo del niño.

Seguimos la línea de trabajo que empezó la Dra. Gabriela Morreale hace 40 años. Por eso insistimos en la necesidad de que la sal sea yodada de forma universal. ¡A ver si lo conseguimos!