Últimas novedades del impacto en el embarazo del coronavirus

23 Abr 2020
Control de la gestación en tiempos de coronavirus

Las embarazadas son un colectivo especialmente vulnerable frente a la pandemia por COVID-19. Al riesgo de contagio hay que añadir las consecuencias del confinamiento y del control de la gestación, que se ha reducido a lo imprescindible. Explicamos las últimas novedades científicas del coronavirus en el embarazo.

¿Por qué las gestantes son un grupo de especial riesgo frente al coronavirus?

Lo explica el documento científico-técnico actualizado por el Ministerio de Sanidad el pasado 17 de abril: "Las mujeres embarazadas experimentan cambios fisiológicos e inmunológicos que les hacen más susceptibles a cualquier infección viral y bacteriana". Además, según indica este informe, las infecciones "por otros virus respiratorios como el virus de la gripe u otros tipos de coronavirus como el SARS o el MERS, se han asociado a complicaciones en el embarazo. Por todo ello, las embarazadas se han incluido entre los grupos vulnerables frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y son uno de los grupos prioritarios de estudio".

El 80% de las gestantes con síntomas leves o asintomáticas

Por fortuna, el documento ministerial explica que ciertas "evidencias sugieren que la mayoría de las embarazadas podrían pasar la enfermedad de forma leve o asintomática". Y para respaldarlo, hace referencia a un estudio realizado en dos hospitales Nueva York entre 43 gestantes con COVID-19 durante dos semanas, entre el 13 y el 27 del pasado marzo. Estas son las conclusiones: el 80% de las embarazadas tenían síntomas leves, el 9% graves y el 5% de las gestantes estaban incluidas en el grupo de pacientes críticos. Son unos porcentajes muy similares a los de la población general. No hubo casos de recién nacidos infectados por el nuevo coronavirus entre las madres estudiadas en los test realizados el día del parto.

COVID-19: más riesgo trombos en las gestantes

Las embarazadas son más propensas a padecer trombos. Por eso, el documento del Ministerio de Sanidad advierte: "Dado que el embarazo es un estado de hipercoagulabilidad, COVID-19 se asociaría con un aumento de riesgo de tromboembolismo venoso en el embarazo". Una circunstancia que además se  puede agravar "por la situación de inmovilidad por el confinamiento" a la que se ven sometidas miles de gestantes. Eso significa que las embarazadas necesitan hacer ejercicio dentro de casa, y muy especialmente si tienen síntomas de la infección.

Transmisión madre-hijo: se sigue estudiando

No está totalmente descartada la transmisión vertical (madre-hijo) del COVID-19 a pesar de que no se haya detectado el virus en muestras de líquido amniótico, cordón umbilical o leche materna . En las escasas investigaciones realizadas, se detecta un número bajo de bebés infectados por coronavirus, y la mayoría de ellos tras el contacto con su madre. Aún así, los expertos no descartan que pueda haber alguna circunstancia que favorezca el contagio intraútero, al haberse reportado casos de algunos bebés infectados en el primer test tras el parto, sin que mediara contacto con su madre. Un reciente estudio realizado en Wuhan (China) en niños con coronavirus nacidos por cesárea concluye: "La transmisión vertical intrauterina es posible pero todavía falta evidencia directa".

Carmen Arnanz
Redactora experta en Salud