Colina: Un nutriente esencial para el embarazo

Mejora las funciones cognitivas del bebé

El bebé necesita colina para su correcto desarrollo cognitivo. Y este nutriente esencial llega hasta feto a través de la alimentación materna.

Nutrientes básicos para la embarazada


Fuentes de colina para la embarazada

Durante la gestación, los micronutrientes más importantes que la madre debe ingerir para un buen desarrollo fetal son los siguientes: ácido fólico, vitamina B12, yodo, hierro, calcio, vitamina D, omega 3, magnesio, zinc y colina. Son compuestos esenciales para la vida humana que no son sintetizados por el organismo humano, por lo que dependemos de la alimentación para obtenerlos.

Cómo se obtiene la colina

La colina fue identificada como nutriente esencial en 1998 por el Institute of Medicine (IOM). Forma parte del grupo de vitaminas B y tiene mucha similitud con los ácidos grasos esenciales. Endógenamente se sintetiza muy poca colina, por lo que debe ser obtenida de manera exógena, es decir a través de la dieta materna.

Cuáles son los alimentos ricos en colina 


En la dieta, las mayores fuentes de colina son el huevo, las carnes (hígado de ternera y pollo, entre otras) y el pescado (especialmente el bacalao). También podemos encontrar colina en la soja, el germen de trigo, los lácteos, cacahuetes, espinacas y brócoli.

Huevo frito, el alimento con más colina

Los alimentos que mayores dosis de colina tienen dependen de su forma de cocinado para establecer una menor o mayor concentración de este micronutriente. Así, podemos ver cómo el huevo frito es el que más colina tiene, seguido del huevo cocido y del huevo escalfado.

Cuál es la dosis de colina recomendada

La dosis  diaria recomendada de colina varía según las distintas etapas de la vida y el sexo de la persona. En el embarazo y la lactancia, las dosis recomendadas aumentan para poder abastecer al feto y al recién nacido, además de favorecer su crecimiento y desarrollo. Las dosis recomendadas en la gestación son de 480 Ul/día y durante la lactancia, de 520 Ul/día, según las recomendaciones de la European Food Safety Agency (EFSA).

Alimentos ricos en colina

Colina: Cómo beneficia el buen desarrollo del bebé  


Colina en el bebé: depende de la alimentación materna

El feto adquiere la colina de la madre. A su vez, la madre adquiere la colina de la dieta y la transforma en fosfatidilcolina (FC) en el hígado. La FC fosfatidilcolina es la forma principal en la que pasa  la colina a través de la placenta al feto.

En el feto, la colina desempeña un papel fundamental, al desarrollar tres funciones:

1. Crecimiento fetal

La FC es un constituyente principal de las membranas celulares. Se requieren grandes cantidades  de colina para favorecer la división celular y el desarrollo de los tejidos fetales.

2. Desarrollo del sistema nervioso central

La acetilcolina, un derivado de la colina ayuda al desarrollo del hipocampo y otras regiones cerebrales, actuando como neurotransmisor y favoreciendo el desarrollo de la memoria, el aprendizaje y la atención. Adicionalmente, otro derivado de la colina, la esfingomielina, es un componente de la mielina que actúa cubriendo los axones de las neuronas fetales y facilitando un procesamiento de la información más rápida.

3. Metilación del ADN fetal

Esta función forma parte de la modificación de la epigenética. La colina se transforma en betaína y sus grupos metilos pueden ser añadidos a las regiones de ADN dentro de la placenta y del genoma fetal. Esto tiene influencia en la expresión de algunos genes y la síntesis de proteínas, teniendo efectos a largo plazo sobre la salud del bebé. 

Beneficios de la colina en el embarazo basados en la evidencia


Colina en el desarrollo óptimo del bebé

1. Disminuye el riesgo de defectos de tubo neural como la espina bífida

Según un estudio, las gestantes que ingirieron tomaron colina en el embarazo tuvieron la mitad de riesgo de tener un bebé con espina bífida en comparación con las que no tomaron colina. Es decir, disminuyeron en un 50% el riesgo de tener un bebé con defectos del tubo neural  si las comparamos con el grupo placebo [que no tomó colina]. Estos hallazgos fueron independientes de la ingesta de folatos en el embarazo.

2. Menor riesgo de preeclampsia 

Las gestantes que tomaron más colina (930 frente a 480 mg/al día) desarrollaron menos preeclampsia (hipertensión arterial y proteínas en la orina) porque disminuía la expresión placentaria del llamado biomarcador antiangiogenico sFLT1. 

3. Facilita la respuesta al estrés de los recién nacidos

Se ha demostrado que una mayor ingesta de colina materna facilita la respuesta del bebé al estrés a través de mecanismos epigenéticos. Los bebés nacidos de madres que consumían una mayor cantidad de colina (930 mg/día) tenían concentraciones circulantes un 33% más bajas de la hormona del estrés denominada cortisol, en comparación con los bebés nacidos de madres que consumían 480 mg/día de colina. 

4. Menos enfermedades en el recién nacido

Según datos de estudios tanto en humanos como en animales, es esperable que una menor reactividad al estrés en los bebés cuyas madres tomaron colina en el embarazo, disminuya también la vulnerabilidad de los hijos. Estos niños tuvieron menos enfermedades relacionadas con el estrés como hipertensión, obesidad, diabetes tipo 2 y depresión. Además, registraron mejores resultados del aprendizaje, al mejorar de manera beneficiosa la memoria, el proceso de aprendizaje y atención.

Colina y sus beneficios para el recién nacido

Beneficios de la colina en el desarrollo del bebé

5. Mejora las funciones cognitivas

En modelos animales se ha demostrado que los ratones hembra que tomaban colina en el embarazo tenían crías con mejores niveles cognitivos y de memoria, y que éstos se mantenían con los años.

6. Mejora la velocidad para procesar información en los niños

Se estudió un ejercicio de atención visual para medir el tiempo de reacción del movimiento ocular a secuencias de estímulos visuales a las edades de 3, 6, 9 y 12 meses. En cada edad, los bebés nacidos de madres con mayor ingesta de colina mostraron un tiempo de reacción medio más rápido y, por lo tanto, una velocidad de procesamiento de la información más rápida.

 7. Beneficios a largo plazo en la infancia

Un gran estudio de cohorte prospectivo informó de una mejor memoria visual en niños de 7 años de madres con la ingesta de colina en la dieta más alta (en comparación con la más baja) durante el embarazo. 

​​Dra. María de la Calle Fernández-Miranda
Jefe de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Paz (Madrid)