Se me cae el pelo en el posparto, ¿qué puedo hacer?

Hierro y vitaminas que ayudan a frenar la caída

Durante el embarazo los niveles de nuestras hormonas cambian. Estos cambios hormonales tan intensos afectan a todo nuestro organismo y la piel o el pelo también van a sufrir sus efectos, provocando unos cambios importantes durante esta etapa. Y durante el posparto o cuarentena notarás una intensa caída capilar. Te explicamos cómo frenarla: cuidados capilares y alimentación suplementos vitamínicos. Pero empecemos por el principio...

Por qué cambia el pelo durante el embarazo 


Evitar la caída de cabello en la cuarentena o puerperio

Habitualmente durante el embarazo, sobre todo a partir del segundo trimestre, notamos que nuestro cabello está más fuerte, más denso, más bonito e incluso, nos da la impresión de que tenemos más cantidad y no se nos cae. Todo es efecto de las hormonas del embarazo, fundamentalmente la progesterona, hormona encargada de que el embarazo se mantenga y pueda llegar al final de la gestación.

Progesterona, la "embellecedora" capilar

La progesterona es una hormona clave en el ciclo femenino. Nuestro cuerpo empieza a producirla en la pubertad y es la responsable del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios femeninos. Durante la vida fértil de la mujer siempre se produce un aumento importante de los niveles de esta hormona en sangre después de la ovulación ya que su misión fundamental es preparar el útero para que se implante el óvulo fecundado y más adelante, mantener la gestación.

Cuando se produce el embarazo, en un primer momento, la progesterona se sigue segregando a partir del cuerpo lúteo en el ovario, pero más adelante la encargada de esa secreción es la placenta, aumentando los niveles de la hormona en sangre de forma muy importante. Y además, la progesterona produce unos efectos muy beneficiosos en el pelo de las embarazadas.

Cómo crece nuestro pelo


El crecimiento del cabello no se hace de forma uniforme sino que pasa por tres etapas de desarrollo. Podríamos decir que cada pelo de una melena se encuentra en una etapa diferente. Por eso no notamos habitualmente diferencias importantes en nuestra masa capilar. Este es el proceso de desarrollo del cabello:

  • Primera fase o anágeno: La raíz del pelo da lugar a un pelo que crece durante 3 o 4 años.
  • Segunda fase o catágeno: La raíz con el cabello dentro se va acercando a la superficie del cuero cabelludo.
  • Tercera fase o telógeno. Es la fase en la que el pelo se cae. La raíz del cabello vuelve a capas más profundas y da lugar a otro nuevo folículo capilar.

Consejos para cuidar el pelo en el puerperio o cuarentena

¿Por qué se cae el pelo en la cuarentena?

Durante el embarazo por la acción de las hormonas, el pelo se mantiene más tiempo en la primera fase o de crecimiento, de manera que se cae menos, dando la impresión de pelo más abundante y bonito. Cuando damos a luz las hormonas del embarazo disminuyen, particularmente la progesterona, de forma que esta situación cambia bruscamente y entre el primer y el tercer mes desde el parto podemos empezar a notar que el pelo se empieza a caer mucho más de lo normal. Los cabellos que se han mantenido en la fase de crecimiento empiezan a pasar a la siguiente fase o de reposo y se caen. Tampoco ayuda el déficit de hierro, bastante frecuente en el embarazo y  posparto.

Consejos para cuidar el cabello en el posparto 


Trucos para evitar la caída capilar de la cuarentena

¿Puedo impedir esta incómoda caída capilar? Realmente no, se trata de un cambio hormonal propio del embarazo y el posparto. Sólo te resta tener paciencia. Aunque sí podemos poner en práctica algunos cuidados y recomendaciones que nos pueden ayudar bastante:

  • Cuida tu alimentación en el posparto. El pelo hay que empezar a cuidarlo desde dentro y la alimentación es clave para esto. Una dieta sana, con el aporte correcto de todos los nutrientes es fundamental y el mejor ejemplo es nuestra dieta mediterránea.
  • No te empeñes en hacer dietas de adelgazamiento, sobre todo si estás dando lactancia materna a tu bebé. Los requerimientos son mayores ahora y cualquier dieta restrictiva puede suponer que tu cuerpo no reciba todos los micronutrientes que necesita.
  • Mantén un buen aporte de hierro y calcio, tomando alimentos ricos en ambos minerales.

Vitaminas y minerales que ayudan

Puedes tomar algún suplemento vitamínico específico para el posparto. Suelen aportar todas las vitaminas necesarias para ayudar a recuperar tu organismo del sobreesfuerzo que suponen el embarazo y el parto o la lactancia. Si tienes déficit de hierro, tu médico o ginecólogo te prescribirá el tratamiento adecuado.

  • Puede ser un buen momento para cambiar tu "look". Un corte de pelo cómodo y moderno te hará verte más favorecida y dejarás de ver cómo por todas partes hay pelos que limpiar.
  • Lava el pelo con suavidad, evita secarlo con el secador con aire caliente e incluso, si puedes, deja que se seque al aire. También es mejor dar un descanso a la plancha o los rizadores de pelo.
  • El pelo mojado es muy frágil, así que cuando tengas que desenredarlo tras el lavado utiliza peines de púas anchas y suaves.
  • Cepilla el pelo con suavidad, con un cepillo suave de puntas redondeadas. Evita los tirones y el cepillado brusco.
  • Quizá sea buena idea dejar descansar el pelo de tintes durante un tiempo, generalmente debilitan aún más el pelo.
  • Es preferible que no recojas tu melena con colas de caballo, trenzas o moños muy tirantes.
  • No utilices pelucas o extensiones.
  • Consulta con un especialista la posibilidad de utilizar champús o lociones anticaída, infórmale si estás dando al bebé lactancia materna.

La buena noticia es que esta situación es transitoria y en unas semanas tu pelo volverá a su ritmo normal de crecimiento y dejará de caerse en exceso. Por ello, ten paciencia: en unas semanas notarás como el cabello se cae menos y todo vuelve a la normalidad.

 

Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)