Puerperio, posparto o cuarentena: Cosas que no te dijeron

La ayuda de la matrona es clave para "remontar"

El puerperio, posparto o cuarentena es el gran desconocido de las madres. En este periodo el organismo materno va recuperando su normalidad después del parto. Suele durar alrededor de seis semanas (unos cuarenta días) y en esta etapa la mujer se enfrenta a cambios hormonales que le afectan desde el punto de vista físico y también emocional. Hay mucha información sobre el embarazo y el parto pero muy poca sobre "el día después". Estas son las cosas que no te dijeron sobre el posparto:

Llama a tu matrona si te encuentras mal


  • Muchas madres no lo saben pero llamar por teléfono o consultar a la matrona en el centro de Salud durante la cuarentena es muy importante. Sirve para resolver problemas físicos (puntos, lactancia, dolores que no cesan...) y anímicos. Un  recién nacido suele sobrepasar a cualquier madre primeriza. El mismo consejo sirve para el ginecólogo: buscar ayuda cuando sea necesario.
  • Es curioso, ahora que a tienes a tu hijo en brazos y le ves la carita, compruebas cómo no todo es de color de rosa. La visión idealizada de la maternidad choca con los primeros días de cuarentena: poco sueño, llantos del bebé, los primeros compases de la lactancia, los cuidados del pequeño...
  • Las mamás primerizas se encuentran ante situaciones que nadie les había contado y las emociones son una montaña rusa durante estos primeros días. La ayuda de tu pareja también es fundamental en este periodo.

Puerperio, cosas que no te dijeron

¿Por qué sangro durante el puerperio?


El sangrado no acaba con el parto. Tanto si ha sido vaginal como por cesárea, se expulsa una secreción llamada loquios. La herida que queda en el útero al desprenderse la placenta es la causante de la mayor parte de este flujo que se produce en los primeros días de la cuarentena, compuesto por sangre, mucosa y restos de las paredes del útero.

Los loquios pueden ser más o menos intensos y suelen durar en torno a dos semanas, pero en esto cada mujer es diferente. Lo que puede favorecer que acaben antes es la lactancia, ya que con ella la madre segrega oxitocina, una hormona que hace que el útero se contraiga y vuelva a su estado normal.

¿Es normal tener contracciones en el posparto?


Y tampoco acaban las contracciones... En los primeros días del puerperio es normal tener contracciones que pueden ser más o menos intensas y frecuentes y que irán remitiendo a medida que pasan los días. Son los entuertos o contracciones posparto que ayudan al útero a contraerse y a recuperar su tamaño anterior al embarazo. También garantizan que el útero va a expulsar los restos de sangre y algunas membranas que quedan tras el parto.

Las mujeres que hayan tenido más hijos o las que hayan dado a luz gemelos o trillizos suelen sufrir entuertos más intensos y más frecuentes, porque su útero se ha hecho más grande y está más distendido.

Los entuertos aparecen aunque el parto haya sido por cesárea, porque también es necesaria la involución uterina que devuelva al útero a su tamaño habitual.

Postura correcta al pecho

¿Cómo consigo que mi hijo se agarre bien al pecho?


Para muchas madres resulta difícil comenzar la lactancia, muchas veces por falta de información y de práctica. Un mal agarre del niño al pecho suele ser la primera dificultad que puede surgir en el establecimiento de la lactancia materna. Cuando el bebé no succiona correctamente, puede provocar los problemas de la lactancia más comunes: grietas en los pezones, mastitis o inflación de la mama, escasez de leche materna…

Para que el bebé se alimente correctamente debe coger el pezón y parte de la areola, porque si sólo se agarra al pezón no estimulará la subida de la leche y, además, causará lesiones a su madre. Si no sabes cómo hacerlo, consulta con tu matrona para corregir el enganche de tu bebé y conseguir que la lactancia materna se implante correctamente y podáis disfrutar de sus ventajas tanto tú como tu hijo.

¿Cuándo recuperaré mi figura?


Tienes que darte un tiempo. En el parto se pierden muchos kilos, los que pesa el bebé y algo más con la placenta o el líquido amniótico, pero lo cierto es que el peso que has ganado en el embarazo no se va a ir de golpe. La recuperación llevará su proceso y esta es otra de las preocupaciones de las madres en el puerperio. El útero todavía tiene que contraerse, los órganos internos tienen que recolocarse, la piel está flácida y la tripa necesita recuperarse. No vas a poder usar tu ropa anterior al embarazo tan pronto, te llevará un tiempo volver a ponerte en forma. En cuanto a la faja posparto, espera una semanas antes de ponértela por primera vez. Los ginecólogos recomiendan su uso unos días antes de acabar la cuarentena.

¿Puedo hacer ejercicio físico durante la cuarentena?


Aunque cada persona es diferente, la recomendación general es que la mujer necesita dejar pasar entre cuatro y seis semanas antes de realizar actividades físicas, es decir dejar que el cuerpo se vaya recuperando durante la cuarentena y después comenzar con el ejercicio físico. Cuando estés preparada, es mejor comenzar con rutinas de baja intensidad, sobre todo dirigidas a fortalecer el suelo pélvico.

Tras el parto se produce un debilitamiento de la zona core del cuerpo (la musculatura de la zona media corporal, que incluye los abdominales, los músculos de la espalda baja y cadera), pero lo mejor es pasar un proceso adecuado de recuperación, ya que tras el parto la anatomía ha cambiado y la zona lumbar sufre bastante tensión. Por ello, los especialistas recomiendan una combinación entre Pilates y ejercicios hipopresivos.

Hay mujeres que recuperan su estado de forma a las pocas semanas, pero a otras madres les cuesta más. Sobre todo porque ahora la tienes una nueva responsabilidad que te ocupa mucho tiempo, tu hijo.

¿Cuándo me quitarán los puntos?


Si en el parto has sufrido desgarro o te han practicado una episiotomía necesitas cuidar esa zona durante el puerperio para recuperarla cuanto antes. El dolor puede disminuir en unos días, pero el tiempo de curación varía según el tamaño de la incisión.

Los puntos que te han dado para unir de nuevo la piel y el músculo de la zona suelen durar unas tres semanas, en las que tendrás que tener cuidado para que no se suelten y no se infecten. Al estar hechos de material reabsorbente se disolverán solos y no necesitarás que el médico los quite. Y ya sabes, si tienes cualquier duda, no tardes en acudir a tu matrona para que te oriente.

El posparto en familia

¿Por qué me siento sin fuerza, triste y lloro por cualquier cosa?


Es normal sentirse cansada y, a veces, superada por las emociones. La falta de sueño del posparto, las nuevas responsabilidades y las atenciones que el bebé requiere acaparan todo el tiempo. Además, la revolución hormonal que el cuerpo de la madre experimenta durante el puerperio tampoco ayuda. Esa presión puede hacer que las madres estén tristes sin motivo aparente y con ganas de llorar. ​​​​​​

Cuando los síntomas no remiten y la mujer entra en un estado de melancolía, ansiedad y tristeza extrema, con pensamientos negativos que impiden seguir con el día a día, puede derivar en un trastorno psiquiátrico más o menos grave conocido como depresión posparto. Entonces es necesario acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

Para evitar la depresión posparto no dudes en pedir ayuda a tu pareja, familia o amigos, habla sobre tus sentimientos con ellos. No trates de ser perfecta, saca tiempo para ti (aunque sea un rato al día), descansa todo lo que puedas (aprovecha para dormir cuando el bebé duerma) y habla con otras madres.

¿Puedo quedarme embarazada durante la cuarentena?


Es otro miedo lógico porque acabas de tener un bebé. Estás en una etapa es poco fértil. Acabas de dar a luz y es muy probable que no se produzca la ovulación, por lo que hay pocas posibilidades de quedarte embarazada durante el posparto, pero no es imposible. En algunos casos sí existe ovulación en la cuarenta y tú no lo controlas porque no existe una menstruación previa que te dé una referencia.

Las creencias populares de que durante el puerperio no es posible el embarazo y que la lactancia materna funciona como método anticonceptivo natural sólo se basan en evidencia científica si se tienen en cuenta estos requisitos:

  • Realizar lactancia materna a demanda (incluyendo las tomas nocturnas)
  • Que se realice durante los seis primeros meses de vida del bebé 
  • Y sin que aparezca tu menstruación en todo ese tiempo

Es cierto que durante la lactancia materna la mujer produce prolactina, una hormona que interviene en este proceso y que favorece una disminución de la ovulación. También es verdad que durante los seis meses posteriores al parto son más frecuentes los ciclos menstruales sin ovulación, pero no debes confiarte si no quieres quedarte embarazada en este periodo. Lo mejor es tomar precauciones si no cumples con alguna de las condiciones mencionadas.

Dori Delgado