Ácido fólico, aumenta tus niveles en el embarazo

No olvides tomar el suplemento prescrito por tu ginecólogo

El ácido fólico es una vitamina del grupo B. Su acción en el embarazo es fundamental. “Se ha determinado a través de numerosos estudios que las mujeres que consumen una cantidad adecuada de ácido fólico, desde antes de concebir y durante la gestación, reducen al mínimo el riesgo de tener un bebé con espina bífida”, explica Dayana Gomes Gomes, Licenciada en Nutrición y Dietética y vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (ADDINMA).
“El mayor beneficio lo obtendrá la gestante que tome ácido fólico antes de quedar embarazada, porque el tubo neural del feto se forma entre los 24 y 28 días después de la concepción. Y los defectos del tubo neural pueden ocurrir durante estas etapas tempranas del embarazo, lo que puede acarrear incapacidad de por vida o incluso la muerte del bebé”, señala la experta. Si quieres saber cómo proporcionar a tu organismo unas buenas dosis de ácido fólico, sigue leyendo…

Primer plato, una ensalada campera

La lechuga, los tomates, las patatas y los huevos son alimentos que proporcionan ácido fólico. Por regla general, nuestro organismo tiene muy pocas reservas de está vitamina, así que una dieta pobre en eta vitamina provoca carencias visibles en tan solo cuatro meses. En el caso de la mujer embarazada, estas carencias pueden tener consecuencias nefastas tanto para ella (abortos, partos prematuros…) como para el bebé (malformaciones del tubo neural del feto).