¿Cómo puedo evitar las varices en la gestación?

 

Durante la espera tan ansiada del nacimiento de un bebé, pueden surgir cambios en el cuerpo de la embarazada que ocasionen un deterioro físico y estético importante. Una de estas modificaciones son las temidas varices. Las varices se pueden localizar en distintos lugares del cuerpo, bien sea en las piernas, que es la más frecuente, o en la zona vulvar.

Los síntomas que produce el cuadro varicoso son consecuencia de la insuficiencia venosa originada por la gestación. Los síntomas consisten en la aparición de calambres en la zona afectada, dolor de piernas, sensación de piernas pesadas o quemazón al pasar largos periodos de tiempo sentada o de pie, sin realizar ninguna actividad física. Cuando el caso es más grave, se puede llegar a producir una sobreelevación de la piel que se encuentra por encima de la variz e incluso objetivarse la tortuosidad de la misma. También se puede ocasionar una atrofia y sequedad de dicha dermis produciendo un incómodo picor de la zona.

Por lo general, los casos de varices asociados al tercer trimestre de gestación pueden estar unidos a edemas en los tobillos o incluso pretibiales, en las piernas. Cuando el dolor de los miembros inferiores es intenso y continuo, y la hinchazón de los mismos se va incrementando paulatinamente, se debe acudir al especialista, puesto que en las embarazadas existe un alto riesgo de presentar una trombosis venosa profunda. Esto es debido fundamentalmente al estado de hipercoagulabilidad, a la disminución de circulación sanguínea (éstasis venoso) y a la lesión vascular: todo ello forma parte de la conocida Triada de Virchow.

El tratamiento de las varices se debe posponer al periodo de posparto, aunque puede ser valorado previamente por el cirujano vascular en aquellos casos alarmantes. Durante la gestación, las medidas que se deben emplear van a orientarse a la prevención de la aparición o del empeoramiento de las varices. Por consiguiente, se recomienda:

  • No pases largos periodos de tiempo de pie ni caminar de manera prolongada.
  • Intenta evitar una ganancia de peso importante durante la gestación.
  • Realiza ejercicio físico moderado diariamente: caminar durante una hora al día es fundamental para prevenir la aparición de las varices. Practicar deportes como la natación en los que se ejercite la musculatura, tanto de espalda como de abdomen, con el mínimo esfuerzo por parte de las embarazadas. La recomendación de ejercicio físico debe estar respaldada por el consentimiento del obstetra que está siguiendo el embarazo.
  • Evita el calor extremo en las piernas. Evita los baños calientes, jacuzzi o sauna.
  • Mantén los pies sobreelevados, con respecto al corazón, mediante el empleo de un cojín.
  • La utilización de medias o calcetines de compresión media-fuerte puede mejorar la circulación sanguínea favoreciendo la disminución de la sensación de pesadez de las piernas.
  • Se recomienda duchas de agua fría en las zonas afectadas.
  • Duerme apoyada sobre el lado izquierdo para evitar la presión sobre la vena cava, lo que mejora la circulación sanguínea tanto para la gestante como para el feto.
  • Intenta evitar la posición de cruzar las piernas al sentarse y el empleo de zapatos de tacón.

La utilización de flebotónicos puede ser útil en algunos casos indicados y estudiados por el obstetra para aliviar los síntomas de edemas y pesadez asociados a las varices, pero no evita ni cura la insuficiencia venosa.

Tengo varices vulvares
En el caso de las varices vulvares, los síntomas van a ser los mismos que cuando la localización es en las piernas, es decir, sensación de quemazón, escozor y pesadez. La sensación es mayor a medida que aumenta la mala circulación de la zona por el incremento del volumen y el peso abdominal. Es decir, los síntomas van a empeorar a medida que se aproxima el momento del parto. La prevención y el tratamiento son exactamente iguales que en el caso de las varices de miembros inferiores. Un consejo: evita el empleo de ropa ajustada que comprima dicha región.
 

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook