Embarazo semana 26

Debes estar alerta frente a los síntomas de infección urinaria

En semana 26 de embarazo tu bebé va cogiendo peso y agudiza sus sentidos: es capaz de oír dentro del útero, por ejemplo. Tú debes estar muy pendiente de una posible infección de orina, ya que puedes confundirla con molestias propias de la gestación. Te repetirán la prueba de la sobrecarga de glucosa si en el primer el resultado ha sido positivo.

Semana 26 de embarazo: cambios en el bebé

  • Tu hijo pesa unos 900 gramos y mide alrededor de 23 centímetros desde la cabeza hasta el final de la columna, sin contar las piernas, en la semana 26 de embarazo.
  • En este momento el feto tiene sus ciclos de sueño y de vigilia. Es decir, pasará grandes ratos durmiendo y no le notarás moverse. Y sin embargo, en otros momentos del día el movimiento será muy evidente. Pronto reconocerás este ritmo del sueño e identificarás en qué horas del día está más despierto.
  • Los cinco sentidos del bebé (visión, olfato, gusto, oído y tacto) ya están desarrollados. Háblale y ponle música a tu hijo, porque el feto es capaz de detectar el sonido y de reconocer la voz de mamá.

Semana 26 de embarazo: cambios en la madre

  • Necesidad frecuente de orinar

    Cada vez tienes más necesidad de orinar, debido a la compresión del útero sobre la vejiga. Y sin embargo, la cantidad de orina por micción no suele ser muy abundante. Es frecuente que te levantes una o más veces por la noche para ir al baño.

    A veces puede existir una infección de orina que se enmascara con los síntomas del embarazo, ya que ambas situaciones son muy parecidas.
Semana 26 de embarazo
  • Dolor o escozor por infección de orina

    Si te molesta o te escuece al orinar, deberías acudir al médico a que te realizase un análisis de orina. Mediante una analítica hecha en la consulta o en urgencias se puede saber si existe una infección urinaria en la gestante. ¿Cómo? Comprobando que aparecen nitritos o bacterias en la muestra recogida.

    Ante esta prueba positiva acompañada de síntomas (dolor al miccionar, orinar varias veces o tener sangre en orina), se puede comenzar un tratamiento antibiótico. Pero previamente es recomendable enviar una muestra de esa orina a Microbiología, donde confirmarán en unos días cuál es la bacteria causante de la infección -la más frecuente es la Escherichia Coli- y en qué cantidad se encuentra en tu orina. Dependiendo del germen causante de la infección, el especialista puede modificarte el antibiótico para dar con el más adecuado. Tras finalizar el tratamiento, deberás repetirte el urocultivo para confirmar que ya estás curada.
 

El arándano rojo en forma de jarabe o pastillas es eficaz para prevenir y tratar las infecciones de orina y totalmente seguro para tu bebé.

En el cuadro de infección aguda debes tomar dos pastillas diarias. Posteriormente y para prevenir recaídas, lo idóneo es una pastilla al día.
Semana 26 de embarazo: cambios madre
 
 

Semana 26 de embarazo: pruebas diagnósticas

Repetición de la sobrecarga de glucosa

Si la primera sobrecarga de glucosa te ha dado alterada, deberás repetirte la prueba pero esta vez la ingesta es de 100 gramos de glucosa, y las determinaciones se hacen a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas. Hacia la semana 26 de gestación ya están los resultados de la primera sobrecarga, y es precisamente cuando las pacientes con resultados alterados se realizan la segunda sobrecarga. Si ésta da positiva (o alterada), deberás pasar a las consultas de alto riesgo de Diabetes y Gestación.
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia. Hospital La Paz (Madrid).