Embarazo semana 41 y 42

Si no notas contracciones, te provocarán el parto

Semana 41 y 42 embarazo

El final de la aventura: semanas 41 y 42 de embarazo

Si aún no tienes contracciones, te inducirán el parto porque el bebé necesita nacer ya.

Intenta mantener la calma todo lo posible y ver el lado bueno de las cosas.

¡Te falta muy poco para ver la cara de tu bebé!

Semanas 41 y 42 de embarazo: cambios en el bebé


Tu hijo pesa unos 3.500 gramos y mide cerca de 50 centímetros en las semanas 41 y 42 de embarazo. El desarrollo fetal se ha completado y el bebé no puede estar más tiempo dentro del útero.

Semanas 41 y 42 de embarazo: cambios en la madre

  • Probablemente estarás, además de cansada, nerviosa porque ya ha pasado la fecha probable del parto: la semana 40 de embarazo. Debes saber que si todo transcurre bien, se contempla esperar hasta la semana 41+3 días o hasta la semana 42, dependiendo de los centros.
  • A partir de este momento ya se considera un embarazo cronológicamente prolongado y es motivo de inducir el parto. No desesperes e intenta tener una actitud positiva: después de nueve meses, tan sólo vas a tener que esperar unos días más para ver la carita de tu bebé.

Semana 41 y 42 de embarazo: pruebas diagnósticas

Semana 41 y 42 de embarazo: pruebas diagnósticas

¡No me pongo de parto!

Algunas embarazadas tienen un fallo en el mecanismo de la puesta en marcha del parto. Por eso, tras realizarle en las semanas previas las monitorizaciones del bebé y exploraciones vaginales, si llegada la semana 41 o 42 no te has puesto de parto espontáneamente, te ingresarán para inducírtelo. ¿Cuál es la razón? Se considera que a partir de este momento son muchas las complicaciones fetales, generalmente derivadas de una insuficiencia de la placenta, que ya no es capaz de alimentar al feto en estas semanas de la gestación.

Cómo se provoca un parto

Tras el ingreso en la planta, se te realizará un registro o monitorización, un electrocardiograma y una exploración ginecológica.

Si todas estas pruebas son normales, te pondrán una medicación de prostaglandinas en el fondo de la vagina para madurar el cuello del útero. Esta medicación se administra en forma de gel, en forma de cintilla que se enrolla alrededor del cuello o en forma de pastillas.

A la media hora de la administración de prostaglandinas, te harán un registro; pasadas seis horas, te repetirán el registro y te harán una exploración. Si el cuello se ha dilatado o acortado, te pasarán a dilatar. Si no hay cambios, esperarán unas horas más para que la dilatación comience con el mejor cuello posible.

Si cuando te ingresan en el hospital tienes contracciones o el cuello dilatado, te pasarán directamente a la sala de dilatación…

¡ Enhorabuena, ya estás de parto!

Dra. María de la Calle Fernández-Miranda Responsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)