Puerperio
  Situaciones fisiológicas
    Episiotomía
    Hemorroides
    Hematoma periné
  Desgarros vaginales
  Desgarros de periné
  Contracciones
  Dolor mamario
   

Puerperio: Contracciones o Entuertos

Contracciones.
   
 
     
  Son los llamados popularmente "entuertos" y se deben a las contracciones uterinas producidas tras el parto. Estas contracciones garantizan la evacuación del útero de restos hemáticos (sangre) y de algunas membranas. Cuanto antes se contraiga el útero, antes dejará de sangrar la mujer tras el parto. 
 
     
   
  Lo que persistirá durante el primer mes es un manchado continuo llamado "loquios", pero no un sangrado abundante propio de los primeros días tras el parto. 
   
  El útero, como ya se explicó anteriormente, es un órgano de 70 gramos que al final del embarazo llega a pesar 1100 gramos. Por tanto, la vuelta del útero a su tamaño habitual la conseguirá mediante las contracciones. Es el llamado proceso de "involución uterina". Los primeros días la mujer puede notar un bulto duro entre el ombligo y el pubis, que poco a poco va a ir disminuyendo de tamaño: ese es el útero.
   
  Los primeros días estas contracciones son más molestas, pero más adelante se hacen casi imperceptibles. La intensidad de las contracciones uterinas es similar a la del parto, pero en el puerperio ya no existe epidural y además hay un bebé y familiares alrededor, que pueden hacer que los entuertos sean más insoportables.

Además, la mujer observará que cuando pone a mamar al bebé el útero se contrae, produciendo dolor abdominal y un pequeño sangrado. Esto es debido a la oxitocina que se libera durante el proceso de secreción de la leche.

Las mujeres que ya han tenido más hijos (multíparas) o las que han tenido gemelos o trillizos tiene un útero más grande y más distendido y por tanto las contracciones serán más intensas y más frecuentes. Por eso dicen que "con cada hijo duelen más los entuertos". También suelen doler más estas contracciones tras una cesárea.

Si los "entuertos" son muy dolorosos se puede tomar un analgésico. La mujer debe intentar relajarse y respirar como durante el parto.