Preparando el primer paseo con tu recién nacido

Parques y entornos naturales, lo más aconsejable

Por fin tenemos a nuestro bebé en casa y llega la hora de organizar nuestra vida contando con el nuevo miembro de la familia. El paseo del bebé es una actividad muy beneficiosa, tanto para el bebé como para la mamá, que os ayudará a ir organizando la nueva rutina diaria.

Primera salida del recién nacido

¿Cuándo pueden empezar a pasear los recién nacidos?

Desde el primer día, salvo que el pediatra lo desaconseje. Los bebés pueden y deben salir de paseo a diario, el paseo les calma y relaja.

Pero no solo es beneficioso para el bebé, también lo es para la mamá. Después del parto la mamá necesita moverse, tomar el aire o relacionarse con otras personas y el paseo es el momento en que puede realizar todas estas actividades.

Evita las aglomeraciones

Las primeras semanas es preferible evitar lugares muy concurridos y ambientes cargados, en los que nos podemos encontrar personas acatarradas o con alguna enfermedad respiratoria, con las que el bebé no debe estar en contacto.

Su sistema inmune aún es inmaduro y hay que ser prudentes. Los mejores sitios para pasear con un bebé son las zonas verdes, parques, jardines o zonas abiertas. Evita lugares muy ruidosos o con mucha polución.

¿Cuánto debe durar el paseo?

Al principio los paseos pueden ser, simplemente, dar la vuelta a la manzana de tu casa, no te alejes demasiado. Seguramente aún te cansarás con facilidad y estarás molesta, además aún no tienes mucha seguridad con el bebé. Por eso es preferible no alejarte demasiado.

Si te empiezas a sentir más cansada o el bebé llora volverás a casa rápidamente y te sentirás más tranquila sabiendo que estás a poca distancia del entorno seguro de tu hogar. Según pasan los días vamos ganando seguridad en el cuidado del bebé, nos vamos conociendo y nuestro estado general mejora claramente, entonces podemos hacer dos paseos más cortos en lugar de uno muy largo los primeros días, un paseo por la mañana y otro por la tarde, tranquilos y sin prisa.

Cómo y cuándo pasear con un recién nacido

Cosas imprescindibles para el paseo del recién nacido

  • En primer lugar, necesitamos sentirnos con fuerzas para poder salir a pasear. Si estamos muy cansadas o doloridas puede ser que no disfrutemos del paseo y estemos deseando volver a casa. Si no te encuentras bien, plantea un paseo corto o espera a encontrarte mejor para salir.
  • Un carrito adecuado para pasear al bebé es muy importante, busca uno que cumpla tanto con las necesidades del bebé como con las tuyas.
  • El bebé debe ir en su capazo, bien protegido, pero también es importante que éste le resulte cómodo a la persona que le pasea.
  • Un protector de lluvia que se adapte bien a tu carrito.
  • Coloca la capota del carrito, evitaras que al bebé le dé el sol o el viento directamente o que le pueda caer algún objeto.
  • Coloca el carrito de forma que puedas ver al bebé, aunque tu carrito te ofrezca otra posibilidad; las primeras semanas es importante que vigiles al bebé directamente.

Cómo abrigar al bebé

Escoge ropa cómoda para los dos, adecuada a la estación en la que nos encontremos. El bebé debe llevar una prenda de ropa más que la mamá, si es verano no tiene sentido sacar al bebé de manga larga y metido en un buzo por ejemplo… Lleva siempre una mantita extra, por si baja la temperatura y el bebé necesita más abrigo.

 

Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)