Cómo afecta la obesidad a la fertilidad

El sobrepeso y la obesidad dificultan que te quedes embarazada

La obesidad o tener unos kilos de más pueden afectar a tu fertilidad e impedir que te quedes embarazada. La grasa corporal, al producir algunas hormonas, influye en el ciclo menstrual y en la ovulación. Con la ayuda del Dr. José Luis Prieto Alonso, ginecólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid, te contamos por qué si eres obesa puedes sufrir infertilidad.

El sobrepeso y la obesidad se relaciona con infertilidad y reglas irregulares 


mujer con sobrepeso

Muchos estudios han demostrado que la obesidad y la grasa corporal se relacionan con periodos menstruales irregulares y la falta de ovulación o anovulación, lo que impide que la mujer se quede embarazada. Incluso se ha comprobado que reduce el éxito en los tratamientos de reproducción asistida. ¿Por qué ocurre?

Primero, veamos qué es la obesidad. Para saber si una mujer es o no obesa, debe primer calcular su Índice de Masa Corporal, que correlaciona talla y peso

 Se considera que hay obesidad cuando el IMC es superior a 30 y sobrepeso cuando supera los 25.

“La obesidad puede afectar a la fertilidad femenina de varios modos. Para empezar, por producir alteraciones hormonales por un hipertrogenismo”, nos explica el doctor José Luis Prieto, ginecólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid. Es decir, causa un aumento de una hormona fundamental en el sistema reproductivo de la mujer: el estrógeno.

Tener muchos estrógenos puede ser la causa de la infertilidad


 Los estrógenos son las hormonas que regulan el ciclo menstrual y el desarrollo de las algunas características sexuales que aparecen con la pubertad, como el desarrollo de los pechos y el crecimiento del vello púbico. Existen diferentes tipos de estrógenos, pero el más importante para la fertilidad es el estradiol.

El estradiol se produce principalmente en los ovarios. En la fase folicular que comprende desde el inicio de la regla hasta la ovulación, el estradiol se produce en los folículos, donde se encuentran los óvulos. El estradiol estimula el crecimiento y engrosamiento del endometrio (el recubrimiento interno del útero). 

Pero no solo se produce en los ovarios: también se generan en otras áreas del cuerpo.

“Se produce también en la grasa subcutánea y ese exceso de estrógeno puede alterar el funcionamiento normal del ciclo menstrual y la ovulación”, señala el Dr. José Luis Prieto.

Obesidad y síndrome de ovario poliquístico


Se calcula que la obesidad aumenta hasta cuatro veces la frecuencia de las alteraciones menstruales en mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos (SOP). “La obesidad puede ser una consecuencia de un síndrome de ovarios poliquísticos”, afirma el Dr. Prieto. “El SOP es una enfermedad compleja que lleva asociada entre otras una resistencia a la insulina, que provoca obesidad", añade.

Incluso, aunque la mujer tenga ciclos regulares, la obesidad afecta a la calidad de los ovocitos y a la maduración del endometrio.

De hecho, las mujeres con obesidad que además padecen SOP tiene dificultades para quedarse embarazadas incluso con tratamientos de reproducción asistida.En cualquier tratamiento de fecundación in vitro es imprescindible la estimulación ovárica para poder obtener ovocitos, para fecundar. Pero en las mujeres con SOP no siempre da un buen resultado. A menudo, no se consiguen un buen número de ovocitos y son más pequeños. Además, una vez que se lleva a cabo la fecundación in vitro, los embriones que se obtienen son de menor tamaño, por lo que se reduce la posibilidad de que el embarazo termine con éxito   

Mujer en una báscula con cinta métrica

La obesidad afecta al embarazo

Una vez que se ha conseguido el embarazo, la obesidad también tiene una repercursión en el embarazo. De hecho, las mujeres obesas tienen más riesgo de aborto.

“La obesidad es un factor asociado a diabetes gestacional e hipertensión, lo que puede dificultar la evolución de un embarazo”, cuenta el Dr. José Luis Prieto Alonso.

"¿Si soy obesa y quiero quedarme embarazada, qué tengo que hacer?"

"En una mujer sin ningún problema, más que una ligera obesidad, una dieta mediterránea y media hora de ejercicio físico diario, que bien puede ser caminar, serían suficientes para ayudar a su fertilidad.

En mujeres con problemas de obesidad o SOP deben tener un tratamiento más específico y multidisciplinar, seguido por endocrinos y ginecólogos”.

Dr. José Luis Prieto Alonso, ginecólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid

Ilustración doctor

 

Caridad Ruiz
Redactora experta en salud