Cómo "sobrevivir" a la Navidad estando embarazada

Nada de brindis y pocos dulces, sólo si no tienes diabetes

La Navidad es una época entrañable. Nos apetece ver a nuestros seres queridos y el ambiente navideño nos hace querer compartir la alegría con todos los que nos importan. Las ciudades se engalanan para el momento: es frecuente realizar visitas o actividades que sólo es posible realizar en esta época. También es la época de las comidas familiares, de empresa, con los amigos. Este año estás embarazada, así que todos querrán verte y estar contigo. Te damos unos consejos para "sobrevivir" a las celebraciones y reuniones familiares con un embarazo en marcha, ya sea de pocas semanas o meses, o bien con un abdomen abultado:

Cómo celebrar la Navidad estando embarazada

Eventos sí, pero sólo los imprescindibles


  • Sí, parece un poco brusco, pero estás embarazada y necesitas cierta tranquilidad.
  • Intentar contentar a todo el mundo hasta quedar exhausta no es la mejor opción.
  • Hay eventos que no puedes evitar, pero los demás discúlpate elegantemente y evítalos.
  • Puede que tantos compromisos y actividades supongan un estrés más que una agradable reunión y que hagan que termines agotada.

Realiza actividades tranquilas en Navidad


Una de las mejores actividades durante el embarazo es pasear y durante la Navidad las ciudades se llenan de luz y de actividades en sus calles. ¿Qué mejor manera de hacer ejercicio que pasear viendo las luces navideñas o los mercadillos? Eso sí, evita aglomeraciones y no quieras ver todo en un día. Mejor un paseo tranquilo y agradable que una caminata agotadora.

Las compras navideñas, poco a poco


  • Es inevitable realizar compras para Navidad, pero piensa que es mejor hacer las compras en varios días que todo a la vez.
  • Planifica con tiempo los regalos y ve haciendo las compras las semanas previas a Navidad, no dejes todo para el último día.
  • También puede ser una buena opción la compra por Internet, si lo haces con tiempo podrás aprovechar las ofertas previas y te lo llevarán a casa.

¿Celebración en casa o fuera?


Este año posiblemente, es mejor que no te encargues de organizar cenas o comidas, evitarás tanto el estrés de los preparativos como el esfuerzo de la limpieza posterior. Ser anfitriona es muy duro y te impide descansar cuando lo necesites. Si no te queda mas remedio, pide ayuda a algunos de los invitados de mas confianza para la preparación de los platos, la decoración de la mesa o la limpieza.

Viste cómoda en los eventos


Claro que quieres ser la más guapa de la fiesta, pero piensa que en tu estado ciertos tejidos son realmente molestos. Procura utilizar fibras naturales: ten en cuenta que sudas más que en condiciones normales, no te abrigues en exceso si vas a estar en un ambiente cálido. La ropa muy ajustada puede resultarte molesta al cabo de un rato, estarás sentada bastante tiempo ya que estas celebraciones se suelen alargar más de lo recomendable en tu estado.

Algo parecido pasa con el calzado. Elige un tacón cómodo, ni demasiado alto ni demasiado bajo, huye de los zapatos muy altos, sandalias con tiras o cordones para atar, por ejemplo, seguramente se te hincharán los pies y terminarás con las tiras clavadas haciendo que apenas puedas andar.

Embarazada arreglada para celebraciones, fiestas y eventos

Ganancia de peso, la justa


Según algunas encuestas, cada español gana entre 2 y 5 kilos en Navidad, mucho ¿verdad? Es difícil que consigamos que la ganancia de peso en esta época sea cero, pero durante el embarazo una ganancia excesiva hace que aumente el riesgo de diabetes gestacional o hipertensión, por ejemplo, sin contar con los problemas posteriores para deshacernos de dichos kilos.

Aunque también nos podemos dar un caprichito es mejor mantener nuestra dieta. Cinco comidas al día, dieta sana, algo de ejercicio y no pasarnos en las comidas o cenas serán la mejor forma de no terminar la Navidad con un sobrepeso nada recomendable.

Descansa todo lo posible estas fiestas

Es importante que mantengas el ritmo de sueño habitual. Durante el embarazo es muy frecuente que tengamos problemas para dormir bien. Si a eso le sumamos que con las celebraciones nos acostamos mas tarde y salimos de nuestra rutina, los excesos en la comida y el cansancio de tanta actividad es posible que todavía durmamos peor. Intenta mantener tu rutina siempre que puedas y descansa en cualquier momento del día en que te encuentres fatigada.

¿Qué puedo comer en una celebración?


Las recomendaciones de alimentación en el embarazo son bastante claras. Hay varias infecciones que se pueden adquirir al ingerir alimentos y que se pueden (y se deben) evitar en las fiestas y celebraciones. Por eso, tendrás que tener algunas precauciones antes de sentarte a una mesa de celebración:

  • Lácteos: Se pueden consumir si están realizados con leche pasteurizada, si no lo tienes claro mejor no comerlo.
  • Carnes o embutidos crudos o medio crudos: No los consumas.
  • Frutas u hortalizas crudas: Siempre muy bien lavadas, incluso las ensaladas de bolsa. No te fíes de una ensalada o gazpacho que no tienes claro si está correctamente elaborado.
  • Pescado crudo, ahumado, marinado, ostras, mejillones o almejas crudas no se deben consumir.
  • Huevos crudos o preparaciones con ellos como mahonesas caseras, "mousses" o merengues: No los tomes.
  • Patés refrigerados: No los consumas.
  • Algas: no son recomendables, pueden aportar una excesiva cantidad de yodo.
  • Pescados muy grandes, como el atún o el pez espada: No son recomendables por la gran cantidad de mercurio que acumulan en su carne.

Como norma general los alimentos crudos no son recomendables en el embarazo. Lo ideal es tomar todos los alimentos bien guisados.

Y muy importante para toda embarazada que se enfrenta a una celebración, cena, comida o evento en familia o con amigos:

  • Dulces: Siempre con moderación puedes tomar algunos típicos dulces navideños. La condición indispensable para su consumo es que no tengas diabetes gestacional.
  • Alcohol: Consumo cero. Cualquier bebida alcohólica está desaconsejada durante el embarazo, ya el alcohol afecta al bebé y no es seguro para el feto.
  • Tabaco: Totalmente desaconsejado. Lo ideal es cero, como en el caso del alcohol, que tampoco es seguro para el feto. El tabaco daña la placenta y, por tanto, a nuestro bebé. Así que ya sabes, mejor una buena charla en buena compañía sin tabaco ni alcohol, ni si quiera para hacer un brindis.
Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)