"Estoy embarazada, ¿qué puedo comer en Navidad?"

3
0
Qué puedo comer en Navidad
21 Dic 2017

Una vez más se acercan las Navidades y con ellas, las comidas, las celebraciones y las fiestas. Como muchas otras costumbres, todo siempre gira alrededor de un banquete. Este año te ha tocado pasarlas embarazada y no sabes cuáles de esos manjares están permitidos durante la gestación y cuáles no. Además, al ser una reunión de amigos y familia, muchos de ellos querrán opinar al respecto, creándote mayor confusión.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que una embarazada durante las Navidades debe de mantener una dieta equilibrada. Evidentemente una dieta equilibrada no es compatible con grandes comilonas y muchos dulces, por lo que deberás controlar esos dos aspectos.

Los pescados y mariscos

La mayoría de las dudas sobre alimentos prohibidos se centran en el pescado y los mariscos. El pescado en general tiene muchos beneficios para el embarazo y el desarrollo fetal por su elevado contenido en omega 3. Solo algunos tipos de pescado durante el embarazo se recomiendan no consumirse en exceso por su mayor concentración de mercurio, como el pez espada, el cazón, y el bonito entre otros. NO están prohibidos, pero sí que debe de limitarse su consumo.

En cuanto al pescado crudo entre los cuales se encuentran los ahumados, salazones y mojamas, el miedo se centra en el contagio de anisakis. El anisakis es un parásito que vive con el pescado, generalmente en sus tripas, y que no va a afectar de ningún modo al feto. El problema del anisakis es que puede generar una infección en la mujer embarazada e incluso una reacción alérgica severa, y desencadenar por lo tanto malestar en la madre que puede llegar a ser grave y por ello afectar al feto. El anisakis muere habitualmente por el calor, pero también tras la congelación de los alimentos a menos 20ºC, por lo cual podemos consensuar que si los pescados están cocinados o si previamente han sido congelados la mujer embarazada puede ingerirlo sin ningún tipo de problema. Para que la congelación sea totalmente segura debería ser al menos durante siete días, y así no tenemos que buscar a cuánto refrigera nuestra nevera y qué tipo de congelación realiza. Si vas a comer pescado crudo en algún restaurante, debes de saber que la ley nacional obliga a que todos estos pescados hayan sido previamente congelados, por lo que podemos asumir que están libres de anisakis.

Otro punto lo formarían los mariscos. Lo más habitual es tomar los mariscos a la plancha o cocidos, con lo cual no tendríamos absolutamente ningún problema en ingerirlos ya que las potenciales enfermedades transmisibles, como el anisakis, serían aniquiladas con altas temperaturas. Lo que sí debería evitarse es la ingesta de estos alimentos crudos, como las ostras, así que durante la gestación mejor no comerlas. Existe un riesgo añadido que es la posibilidad de una toxiinfección alimentaria, que aunque poco probable, es más frecuentemente asociada a mariscos.

Las carnes

Por último deberíamos de hablar de las carnes. Las carnes, principalmente la de cerdo, pueden contagiar a la embarazada la toxoplasmosis. La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito que en la mujer embarazada no va a generar prácticamente ningún síntoma pero que puede traspasar la placenta y generar una afección grave en el feto. La toxoplasmosis muere o bien por frío o bien por calor, con lo cual los alimentos deben o cocinarse mucho, o congelarse previamente. En el caso de que hayamos decidido que nuestro plato principal en estas fiestas sea carne, esta puede ser ingerida muy bien cocinada, o si nos gusta tomarla menos hecha, congelada previamente.

Patés y quesos

Por último, hablaremos de los patés y quesos, que se emplean muy frecuentemente en estas fiestas. Los patés, al ser un derivado cárnico, pueden también transferir toxoplasmosis, aunque cuando han sido envasados han pasado los controles de sanidad oportunos y podemos decir que son seguros para su consumo. Estos patés habitualmente han pasado por el proceso de pasteurización, el cual asegura la eliminación de cualquier tipo de bacteria y parásito. Los patés pueden ser causa de transmisión de listeria, una bacteria que puede contaminar algunos alimentos tanto de origen animal como vegetal. La listeria se elimina con el proceso de pasteurización. Por ello, los patés envasados no deberían de ser peligrosos para ninguna embarazada. Pero aquellos que no han sido cocinados o pasteurizados, o los caseros, por seguridad, deberían de evitarse durante la gestación.

En cuanto a los quesos, es seguro tomar todos aquellos que han sido pasteurizados, porque están libres también de la bacteria listeria. Pero se deben evitar solo aquellos realizados con leche cruda. Del mismo modo, los quesos artesanos o caseros deberían de eludirse en el embarazo.

Una embarazada puede disfrutar de las fiestas, de las comidas, de los amigos y de las celebraciones. Con un poco de sentido común y de cuidado, prácticamente todos los alimentos pueden ser ingeridos. Si aún así hay algún alimento que no da tranquilidad o confianza, es mejor mantenerlo al margen.

La única prohibición que deberían tener en cuenta todas las embarazadas es que en su estado no pueden permitirse ni una gota de alcohol.

Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.