Embarazada en reposo absoluto: Qué tengo que comer

Evita engordar mucho controlando raciones y los alimentos más calóricos

Reposo durante el embarazo

Cuando una embarazada ha de guardar reposo, ya sea porque tiene un problema de placenta previa, algún tipo de sangrado, diabetes gestacionalpreeclampsia o cualquier otra causa, debe adaptar su alimentación a los cambios. 

Por ejemplo, si es diabética debe controlar el consumo de azúcares. Pero además, "cuando se indica reposo a una mujer embarazada, disminuye el gasto energético total diario y se puede favorecer una ganancia de peso excesiva", señalan las doctoras Virginia Ortega, especialista en Ginecología y Obstetricia e Irene Bretón, especialista en Endocrinología y Nutrición, ambas del Hospital Gregorio Marañón (Madrid).

Embarazo con reposo: controlar la ganancia de peso


Cuando no se realiza ningún tipo de actividad física, los hábitos alimentarios deben adaptarse y hacerse más saludables. Pero hay que tener en cuenta que a las embarazadas no se les recomienda restringir el consumo de alimentos y que hacer dieta está desaconsejado.  "No es necesario hacer una dieta especial, pero si ajustar la ingesta de calorías al gasto energético y controlar la ganancia de peso, evitando la ingesta de alimentos que aporten gran cantidad de calorías y controlando el tamaño de las raciones. Si no se hace así, efectivamente corren el riesgo de que engorden más de lo que deben", afirman las especialistas del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

Alimentos básicos en un embarazo gemelar

Por ejemplo, conviene comer frutas frescas, verduras, carnes magras, pescados, lácteos desnatados o legumbres, que "aportan una gran cantidad de nutrientes con un menor aporte calórico", añaden las doctoras Virginia Ortega e Irene Bretón.

brochetas fruta

Controla los frutos secos y el aceite de oliva

Hay otros alimentos, como los frutos secos "que aportan nutrientes esenciales, pero no se deben tomar en exceso, porque también aportan bastantes calorías y se deben elegir sin sal y sin otras grasas añadidas".

Algo similar ocurre con el aceite de oliva: se puede cocinar con él, pero sin abusar y emplearlo con moderación al aliñar ensaladas y otros platos.

frutos secos

Evita dulces, refrescos y alimentos grasos

"Interesa evitar aquellos alimentos que aportan muchas calorías y pocos nutrientes, como los dulces o refrescos azucarados o los alimentos grasos", indican Virginia Ortega e Irene Bretón.

Estar en casa, sin apenas poder salir, aumenta la ansiedad y los deseos de picar entre horas. Por ello, se debe mantener en el frigorífico alimentos saludables, como verduras (zanahorias, tomates…), frutas, leche y yogures desnatados.

pastel

Cocina al vapor y asados, evita los fritos

A la hora de cocinar, hay que optar por los asados o los platos al vapor y a la plancha, y evitar los fritos. Si a causa del reposo la embarazada no puede cocinar, debe pedir a alguien que le prepare los alimentos.

También hay que evitar, en la medida de lo posible, los productos envasados o precocinados, que suelen aportar muchas grasas y estar elaborados con un exceso de sal.

plato de verduras

 

Angela del Tío