Tratar el hipotiroidismo antes del embarazo es clave

hipotiroidismo en el embarazo

En un estudio muy reciente realizado en la Universidad Complutense de Madrid se ha observado la importancia de la hormona tiroidea en el desarrollo cerebral inicial del embrión. Su insuficiencia está claramente relacionada con las alteraciones del aprendizaje y memoria de los niños a lo largo de su vida.

Cuando el hipotiroidismo de la madre es muy importante puede ocasionar lesiones irreversibles en el cerebro en desarrollo, ocasionando lo que los médicos denominamos "cretinismo". No es más que la manifestación de alteraciones profundas en la capacidad mental y en las funciones neurológicas. Parece ser que el sistema endocannabioide presente en nuestros cerebros estaría implicado en estas alteraciones cognitivas.

Las embarazadas hipotiroideas pueden serlo por causas genéticas o por su medio ambiente. En España hay zonas con un déficit muy importante de yodo que, como sabéis, es imprescindible para la formación de las hormonas tiroideas. En estas zonas endémicas, además existe una alimentación poco variada y con alimentos como el boniato o el maíz que impiden que el yodo sea bien utilizado por el cuerpo humano, o que la fumigación de los campos se haga con ciertos herbicidas que actúan como anuladores de la función endocrina de las hormonas tiroideas.

Corregir la glándula tiroidea

Sea cual sea la causa que haga que la glándula tiroidea reduzca la producción de sus hormonas, esto tiene consecuencias dramáticas para las mujeres embarazadas. Los niños nacidos de madres que sufren hipotiroidismo durante el embarazo tienen un cociente intelectual bajo y un desarrollo psicomotor deficitario. Son, por decirlo de alguna manera, los últimos de la clase.

Estudios previos realizados por diferentes grupos de investigación con ratas, demostraron que las alteraciones psicomotoras causadas por el hipotiroidismo en las primeras semanas de gestación (hipotiroidismo congénito) se asocian con alteraciones en el sistema endocannabinoide. Este sistema está distribuido ampliamente en nuestro cerebro y está implicado en funciones tan importantes como el control de los movimientos, la memoria y el aprendizaje, la regulación de la alimentación...

Los últimos resultados han mostrado que los animales hipotiroideos congénitos aprenden peor que los animales sanos. Si además a estos animales hipotiroideos se les proporcionaban moléculas que activan el sistema endocannabioide (moléculas agonistas) se observó que presentaban un deterioro en la memoria mucho mayor. Se sabe desde hace mucho tiempo que los que fuman cannabis -que contiene agonistas cannabinoides- de forma crónica tienen peor memoria.

Más adelante y para investigar si los déficits en el aprendizaje que se habían observado eran permanentes o se podían recuperar, se administraron hormonas tiroideas a los animales hipotiroideos. Los resultados reflejaron que las hormonas tiroideas no restituyen los déficits de aprendizaje una vez producidos.

Por todo ello es importante que toda mujer que desee quedar embarazada sepa cómo está su glándula tiroidea, y si está alterada sea tratada por su endocrino con las hormonas tiroideas necesarias para llegar a las primeras semanas de la gestación con unos niveles hormonales adecuados. Si la glándula está perfectamente debe iniciar la toma de yodo unas semanas antes de quedarse embarazada y mantenerlo durante todo el embarazo. Es muy importante tener niveles de hormona tiroidea suficientes las primeras semanas de gestación que es cuando se inicia el desarrollo del cerebro.

Dr. Miguel Ángel Herraiz Martínez
Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos y Catedrático de la Universidad Complutense, de Madrid