El riesgo de mortalidad de la madre se duplica si tiene anemia en el embarazo

05 Abr 2018
Anemia en el embarazo

Las mujeres embarazadas que sufren anemia severa tienen el doble de riesgo de morir en el embarazo o en primera semana del posparto respecto a las gestantes que no la padecen. Es el resultado de la mayor investigación realizada hasta el momento y publicada en la revista The Lancet Global Health. La muestra estudia a más de 300.000 mujeres en 29 países de todo el mundo. Los resultados de este estudio indican que la prevención y el tratamiento de la anemia en el embarazo han de ser una cuestión de salud pública mundial. La anemia afecta a 32 millones de mujeres embarazadas en el mundo: su incidencia llega a la mitad de las gestantes en países con rentas medias o bajas. Por tanto produce muertes maternas en embarazadas tanto en países pobres como en el primer mundo.

Más posibilidades de morir tras el parto

Al ser la anemia es uno de los problemas médicos más comunes durante la gestación, los expertos proponen que se identifiquen y se traten los casos cuanto antes para evitar estos problemas:

  • Si una mujer tiene anemia en alguna fase del embarazo o en los primeros siete días de posparto tiene más riesgo de morir, según los resultados de esta investigación.
  • La anemia se ha asociado a un incremento de la incidencia de hemorragia durante el parto y posparto.
  • La incidencia de esta enfermedad es independiente del nivel de renta de los países, lo que da una idea de la importancia de su tratamiento urgente de cara al parto.

En este estudio internacional, dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres, han participado investigadores españoles: Javier Zamora y Borja Manuel Fernández, de la Unidad de Bioestadística  Clínica del hospital Ramón y Cajal (Irycs), y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp).

Prevención y tratamiento de la anemia

Los autores de este estudio indican sus resultados cambiarán las políticas mundiales de tratamiento de la anemia en las embarazadas para evitar muertes prevenibles. En las consultas de Ginecología se suelen detectar los casos de embarazadas anémicas, especialmente a partir del segundo trimestre de gestación. Las pautas de prevención, que a partir de ahora habrá que mejorar, incluyen:

  • Suplementos de hierro en caso de diagnosticarse anemia.
  • Dieta que incluya alimentos ricos en hierro.
  • Mejorar los cuidados prenatales en los países menos desarrollados.
  • Tratamiento de la anquilostomosis, una infección causada por nematodos (un tipo de gusanos) en países tropicales. Esta enfermedad afecta el intestino delgado y los pulmones y puede producir anemia severa.
  • Acceso a servicios de transfusión sanguínea en los casos que lo requieran.