Preparando al padre para la llegada del bebé

Acompaña a tu pareja en todo este maravilloso viaje

¿Preparar al padre...? Sí, has leído bien. Cuando una pareja da la noticia a sus allegados de que están esperando un hijo, a menudo toda la atención se centra en la futura madre. Siempre pensamos que la embarazada se tiene que cuidar, asistir a cursos o prepararse para la llegada del bebé. Y casi siempre dejamos un poco olvidado al papá, que tiene que prepararse para este importante cambio en su vida, tanto como su pareja. La crianza es cosa de dos.

Lo bueno empieza ahora 


Cómo preparar al papá para el nacimiento y cuidados de su hijo

Durante el embarazo tanto ella como él deben prepararse para pasar de ser hijos a ser padres. Mientras que a la embarazada todo el mundo la mima o le dice lo maravilloso que es ser madre, al padre se le suelen dan mensajes negativos: “Se acabó lo bueno”, “Esto es una condena de por vida” o “Vete olvidado de salir...”. Y esos comentarios desafortunados pueden hacer que el padre viva el embarazo con bastante estrés y miedo.

Hay muchas facetas del embarazo que la madre vivirá en primera persona y el padre como acompañante, otras las vivirán los dos como protagonistas, pero para todos los momentos del embarazo, parto y crianza es importante que ambos se preparen, conozcan lo que va a pasar y estén al tanto de las cosas que serán o no, normales.

Juntos a consultas, pruebas y clases de preparación al parto

Es importante que el padre acuda a todos los controles del embarazo junto con la madre. Es cierto que solemos animar al padre a que vaya a las ecografías o las consultas que creemos importantes, pero realmente, el papá es importante en todos los controles, consultas con obstetra, consultas con la matrona, ecografías o analíticas. Acompañar a la mamá desde el primer momento hace que tome conciencia del importante cambio que supone la llegada de un nuevo miembro de la familia.

Y por supuesto, es muy importante que acudan juntos a los cursos de preparación maternal. El papá también necesita estar informado, igual que lo tiene que estar la mamá. De poco sirve que ella esté informada y tranquila si el progenitor no lo está y todo lo que pasa en el embarazo o el parto le parece anormal o extraordinario.

Es un buen momento para dejar de fumar 


Es un buen momento para empezar a cuidarse: si el padre aún no ha dejado de fumar no encontrará mejor ocasión. La mamá agradecerá este detalle. Y si ella fuma, le será más fácil ir dejándolo. Evitarás así todos los efectos nocivos que el tabaco tiene en los fumadores pasivos, sobre todo en los niños y bebés.

Por otra parte, hacer ejercicio y cuidar la alimentación son pilares del bienestar de la madre y el bebé durante el embarazo. Todo es más fácil si se hace en pareja, salir a caminar un rato cada día o tomar las mismas comidas es una buena elección.

Esto no significa que no se separen la madre y el padre en ningún momento, es importante que sigáis teniendo ratos para salir con vuestros amigos. Seguro que con ellos el papá se puede desahogar, igual que lo hará la mamá con sus amigas. Cambiar de punto de vista es saludable y nos da un respiro en un periodo tan intenso como es éste.

El padre ayuda a la madre embarazada ante la gestación y el parto

Y en cuanto llegue el momento de realizar el famoso masaje del periné -a partir de la semana 34- una buena idea es que el progenitor ayude a la madre a realizarlo; el objetivo es facilitar el parto vaginal. Posiblemente ella esté ya con un abdomen voluminoso y apenas consiga realizarlo sin ayuda. 

Prepara las cosas de tu hijo

  • Papá, no te quedes a un lado cuando empecéis a hacer las compras para el bebé.
  • Involúcrate en la decoración de su habitación o en la elección de sus juguetes.
  • Visita alguna tienda de bebés, en solitario o con algún amigo o familiar cercano; elegir algunas de las piezas del ajuar del bebé te hará sentir tan protagonista como la mamá.

Aprende a apoyarla en el parto


Bebé recién nacido y los cuidados de su padre

Durante el parto el papel del padre es fundamental. Las matronas sabemos muy bien que una mujer acompañada por su pareja, cuando éste está bien informado, es una mujer que afronta el parto con mucha más confianza y tranquilidad. La madre necesita del apoyo de su pareja, de su comprensión y de la tranquilidad que le proporciona esta compañía. Esta vivencia tan intensa crea unos lazos muy fuertes y la creación del vínculo con vuestro bebé es más fácil si pasáis juntos este trance.

Aprovecha tu baja paternal para estrechar lazos

Y después del parto tenemos la suerte de contar con unas semanas de baja por paternidad. Es un momento muy delicado, la mamá no se encontrará del todo bien, ni anímica ni físicamente y el apoyo del papá va a ser fundamental para su recuperación, posiblemente cuente con su ayuda para casi todo, ella tiene bastante con la lactancia, que los primeros días es todo un reto.

Una vez pasadas las primeras semanas las cosas se van calmando, pero no por ello deja de ser importante el papel del padre. Como hemos dicho, la crianza es cosa de dos y el bebé necesita sentirse querido y cuidado por ambos.

Natividad García
Matrona del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)