Cómo afectan los tóxicos en los periodos críticos de desarrollo fetal

Es la fase más vulnerable del ser humano

Los investigadores han advertido que el desarrollo óptimo del bebé que aún está dentro del vientre materno y del niño hasta los cinco años es muy delicado. A menor desarrollo del niño, se produce más toxicidad de los agentes contaminantes. Lo más importante es que la exposición al tóxico se produzca fuera de los denominados periodos críticos del desarrollo, cuando el ser humano es más vulnerable. 

Periodos críticos del desarrollo del feto

Qué son los periodos críticos del desarrollo

En las diferentes fases del desarrollo del niño puede haber exposición a algún factor tóxico, incluso antes de la ser concebido. Por eso es tan importante que los futuros padres y madres en edad fértil no estén expuestos a contaminación medioambiental, ya que puede influir en el futuro desarrollo de su bebé, incluso en su vida adulta.

  • Antes de la concepción. Es la etapa preconcepcional, cuando aún “somos” células germinales de nuestros padres: espermatozoides y óvulos por separado, antes de la fusión de los gametos. Es muy conveniente acudir a una consulta preconcepcional antes de la gestación para que la futura embarazada evite riesgos tóxicos (alcohol, tabaco, riesgos laborales…). También para recibir consejos de salud: ingesta de ácido fólico (para prevenir los defectos del tubo neural) y yodo, alimentación sana y ejercicio físico.
  • Concepción. Es el momento de la fecundación del óvulo, que va a implantarse posteriormente en el endometrio materno, una de las fases más delicadas y desconocidas del embarazo.  En las dos semanas que dura este proceso, la exposición del ovocito fertilizado a tóxicos ambientales puede causar su muerte y desembocar en un aborto espontáneo, sólo detectable si empleamos tecnología bioquímica. Si el ovocito es capaz de superar el impacto de la contaminación, podrá desarrollarse; si no, el embarazo no será viable.
  • Fase de embrión y feto. Son unas 38 semanas de gestación (descontando la fase de fecundación e implantación embrionaria).
  • Recién nacido y bebé. Los niños pequeños, especialmente los recién nacidos, muy frágiles ante los agentes contaminantes externos.

Desde el útero y hasta los cinco años

El periodo clave para la formación y maduración de los órganos del niño se alarga hasta los cinco años de vida. Los periodos críticos son más intensos, más vulnerables, cuanto más precoz es la fase del desarrollo. Por eso es tan importante identificar estos periodos críticos del desarrollo del niño para protegerle de la exposición a agentes tóxicos en cualquier fase de su crecimiento. Es lo que los expertos llaman “susceptibilidad biológica especial” del niño. Además, el impacto de los agentes tóxicos que están en el medioambiente es diferente en cada organismo, sea cual sea su edad. Cuando el niño se convierta en adulto, la exposición a estos mismos tóxicos no le afectará de esta manera tan importante.

Y es que el proceso de desarrollo de un ser humano desde la concepción a la vida adulta es complejísimo. La cantidad de reacciones químicas y procesos biológicos necesarios para que se geste un bebé, nazca y se haga mayor nos da una idea del gran número de posibilidades de que algo no funcione bien. Y no sólo desde el punto de vista del ADN o la biología de nuevo ser humano, sino también de los agentes tóxicos o contaminantes que pueden frenar su desarrollo.

Pero incluso dentro de la misma etapa o periodo de desarrollo, el impacto de la contaminación o el tóxico es diferente según sea la genética del niño o la embarazada. Aquí entra en juego la base genética de cada individuo, el genotipo, que hace que los tóxicos se metabolicen de forma diferente según sea la carga genética del niñoSi el bebé está todavía dentro del útero materno y se produce la exposición a un agente tóxico, la genética de la madre también actúa sobre el impacto en el feto, modificando la toxicidad y la repuesta del organismo a esa contaminación.

 

Cómo lograr el desarrollo óptimo del niño

  • La buena salud antes del embarazo de ambos progenitores es fundamental.
  • Es muy útil acudir a una consulta preconcepcional para lograr un embarazo sano.
  •  La fase previa al embarazo y durante las primeras semanas de gestación ha de tenerse especial cuidado de no exponerse a contaminantes externos (alcohol, humo, metilmercurio, rayos X…).
  • Completa nuestro test de salud y obtén tu "Hoja Verde", un conjunto de recomendaciones personalizadas y adaptadas a tus necesidades, tanto si estás embarazada como si estás planificando una próxima gestación.

 

Con información de los doctores Juan Antonio Ortega, Carmen Cánovas Conesa, Esther Tobarra Sánchez, Juan L. Delgado Marín, Jesús Álvarez del Castillo y Offie Soldin
Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia) y Georgetown University Medical Center (EE.UU.)