Preguntas antes del embarazo

Despeja todas tus dudas mientras preparas tu gestación

 

Quiero quedarme embarazada, ¿cómo preparo mi organismo?


Cuando una pareja comienza a plantearse el deseo de aumentar la familia, lo primero que debe hacer es ir a la consulta preconcepcional de su ginecólogo, para realizar una revisión completa con estudio citológico, ecográfico y analítico, si es preciso. Así, se establece un primer contacto con el especialista al hilo de ese deseo gestacional.

En estos casos, el médico te va a recomendar la toma de un complejo multivitamínico que permita preparar tu organismo para la nueva situación. Tu cuerpo necesita unos requerimientos incrementados de algunos elementos que son difíciles de ingerir con la alimentación que llevamos habitualmente. Por lo general, se aconseja la ingesta de este producto los dos o tres meses previos a la gestación.

Detallamos a continuación las recomendaciones que tu médico va a ir indicándote, aunque la recomendación más importante es que lleves una vida lo más saludable posible, para que así puedas continuar durante todo el embarazo el mismo control.

mujer mira ventana

Se aconseja ejercicio físico aeróbico regular, una dieta equilibrada y, sobre todo, mucha ilusión y felicidad. Si tu valor de índice de masa corporal no se encuentra dentro del rango de normalidad aconsejable, por exceso o por defecto, te debes plantear la posibilidad de acudir a un especialista en Endocrinología o a un dietista-nutricionista que te permita regular tu peso. Todo ello, con el objetivo último de que tu cuerpo sea el mejor templo para que anide una nueva vida.

¿Cómo puedo prevenir los defectos del tubo neural (espina bífida, entre otras patologías) antes de quedarme embaraza? ¿Cuándo debo empezar a tomar ácido fólico?


Los defectos del tubo neural son una de las pocas patologías que se producen durante el desarrollo de tu embrión, en las que tú como futura mamá puedes intervenir, es decir evitar. Se ha demostrado que hasta un 50 a 70 por ciento de los defectos de tubo neural podrían ser prevenidos con suplementos de ácido fólico en las mujeres que desean una gestación y en las ya embarazadas.

Pero, ¿cómo puedo evitarlo? ¿Qué medidas hacer para que no le pase esto a tu bebé? La respuesta es bastante sencilla: el empleo de una dieta rica en folatos y comenzar a tomar suplementos, los dos o tres meses previos a la concepción de tu bebé, influye de manera importante. Los alimentos ricos en folatos que se pueden incrementar en la dieta de la mujer que se plantea quedarse embarazada o ya encinta. Fuentes de folatos son: espárragos, remolacha, espinaca, guisantes, coles de bruselas, brócoli, lechuga romana, repollada, tomates, aguacate, cacahuetes, naranja, fresas, plátano, pan blanco e integral… Si bien es cierto, que es muy difícil con las actividades laborales y personales que llevamos en la sociedad actual, que se pueda realizar una dieta tan completa como la anteriormente expuesta. Debido a ello, los obstetras aconsejamos el empleo de suplementos en ácido fólico previo y durante la gestación.

Es un acto muy sencillo de realizar diariamente, tomar una vitamina todos los días, pero que tiene tanta importancia que no nos damos cuenta de ello. A veces, las cosas más sencillas son las más importantes en la vida.

 

¿Qué cosas no debo hacer nunca cuando busco un embarazo?


El problema del embarazo y de la búsqueda del mismo es la disminución del abanico de libertad que se genera en ese momento en tu vida. No sólo es por las limitaciones que te pones tú misma sino también por las que surgen de la gente que te quiere y se preocupa por ti, tu pareja, tu familia, tus amigos… Y tanta, tanta gente que opina sobre lo que vas a vivir.

Lo más importante es que conozcas lo que realmente es perjudicial para tu cuerpo y tu salud si vas en búsqueda de un embarazo. Por supuesto, y al igual que en el embarazo, el consumo de productos tóxicos, drogas, está completamente desaconsejado durante esta época.

El tabaco es uno de los temas más conflictivos en la vivencia de una futura embarazada y una gestante, sobre todo por el sentimiento de culpabilidad que va creciendo en tu interior. Es verdad que los meses que estás intentando quedarte embarazada es el momento ideal para reducir el hábito tabáquico y/o dejar, incluso, de fumar, puesto que no tienes la ansiedad del bebé, pero tienes la ilusión del ideal que estás a punto de conseguir. Así que hay que aventurarse en esta etapa con otra meta tan saludable como es abandonar el tabaco.

Las bebidas alcohólicas ocasionales, de los fines de semana o reuniones muy esporádicas no ocasionan un problema a la hora de buscar un embarazo, pero lo que sí es preciso evitar es el consumo habitual y diario. En ocasiones, es preciso abandonar determinados lugares, ambientes o situaciones que llevan consigo asociar un vaso de alcohol y un cigarro para encontrar el sitio adecuado, de este modo, se facilita esta deshabituación que en algunos momentos es un poco arduo de llevar a su fin.

También existe una cultura muy extendida de la estética basada en los tatuajes o el empleo de piercings en diferentes partes del cuerpo. La realización de ambos procedimientos es bastante intervencionista, se manipula tu cuerpo con elementos punzantes y colorantes que aunque, se hagan en locales autorizados, desde un punto de vista sanitario, pueden ocasionar complicaciones como infecciones, hemorragias, cuadros alérgicos. Todo ello es preferible evitarlo en estos momentos.

Por último, en pacientes que presentan patología médica previa, enfermedades que precisan medicación que pueden perjudicar la evolución de una gestación incipiente, deben acudir a la consulta del especialista encargado, para ver si es necesario modificar los fármacos o incluso suspenderlos porque la situación basal sea adecuada o el embarazo mejore la circunstancia que padece la paciente.

¿La comida de hoy influirá en mi futuro embarazo?


La preparación de tu cuerpo para la nueva etapa que acontece con el embarazo también pasa por mantener una dieta equilibrada. Ese equilibrio se basa en las pautas básicas que se recomiendan a la población general.  

Seguir una dieta mediterránea, tan rica como la que poseemos en nuestro país, es más que suficiente para que tu cuerpo sea el lugar ideal para el asentamiento de una nueva vida.

Esto es muy fácil de decir, pero muy complicado de llevar a cabo, puesto que en la sociedad actual, con las prisas, los compromisos laborales y sociales que nos rodean y la ansiedad que se genera alrededor, comemos de todo tipo de alimentos ricos en grasas y azúcares.

A parte de lo anteriormente expuesto, se debe hacer especial hincapié, en el incremento de alimentos ricos en folatos y vitaminas, puesto que son los elementos que se precisan con más urgencia en los primeros meses de embarazo. El correcto desarrollo embrionario se ha visto favorecido por un adecuado aporte de ácido fólico en la dieta durante los meses previos a la gestación.

Se ha demostrado que en las mujeres, por lo general, no tienen cubiertas las necesidades de dichos elementos y es preciso suplementar con complejos multivitamínicos.

alimentación y embarazo

 

¿La higiene íntima debe ser especial antes de la gestación?


Surge una enorme cantidad de dudas cuando te planteas quedarte embarazada. Una de ellas es si debes incrementar los cuidados en la región vulvar y vaginal, o si existe algún problema si aparecen las incómodas infecciones fúngicas de dicha zona.

La higiene es fundamental, pero a lo largo de toda nuestra vida, tanto la época fértil como la no fértil, porque la zona íntima puede ser origen de infecciones que asciendan al aparato genital femenino interno y, ocasionen, problemas de mayor importancia, como es la enfermedad inflamatoria pélvica.

Esta patología puede verse relacionada con problemas de fertilidad a largo plazo, siempre y cuando hayan afectado a trompas u ovarios. Si bien es cierto, que la mayoría de las infecciones son por hongos y se tratan de manera sencilla con antifúngicos tópicos, siendo autolimitadas.

No es preciso modificar los hábitos habituales de higiene, es decir una ducha diaria es lo recomendado. El exceso de limpieza de la zona vulvovaginal también puede generar inconvenientes, puesto que se produce un deterioro del pH fisiológico existente en la vagina, lo que puede favorecer el sobrecrecimiento de los múltiples gérmenes (hongos, bacterias…) que conviven en nuestro interior. La higiene de dicha zona se puede realizar con agua y jabón de pH neutro para no alterar el fisiológico.

¿Cómo puedo calcular los días fértiles de mi ciclo?


Durante el ciclo menstrual de una mujer, existen unos días que son más propicios que otros para la fertilidad. Por ejemplo, el día de la ovulación se suele corresponder, en personas con menstruaciones regulares, al 14º día antes de que te venga la regla. Los días próximos al mismo son los que denominamos de mayor fertilidad.

Pero cuando una pareja busca un embarazo, por lo general, se comienza con una frase similar a ésta: "Vamos a empezar a intentarlo…", y cuando se llevan dos o tres meses y todavía no se ha conseguido, comienza esa fase de preocupación: "Seré demasiado mayor…", "Habremos esperado mucho…", "Nos pasará algo…", "¿A que no ovulo bien?". Y esta última frase es la que desencadena un sinfín de actividades.

Se empieza a dar mucha importancia a cuándo viene la regla, si duele o no la ovulación, si se tiene flujo más filamentoso a mitad del ciclo o, si bien, es preciso emplear algún método no natural para saber cuáles son los días de máxima fertilidad. Al llegar a este punto, se pierde toda la naturalidad de las relaciones sexuales de la pareja.

Es muy importante conocer tu propio cuerpo cuando te quieres quedar embarazada, pero lo más importante de todo, es no perder la esencia del amor y que las relaciones no sólo sean un mero trámite para tener un bebé, sino una fuente de unión con tu pareja. Al sistematizar las muestras de afecto por: "Hoy toca", "Hoy no", se reducen el número de relaciones, la ilusión por las mismas y por conseguir el anhelado embarazo.

Por consiguiente, aunque lo ideal es mantener un mayor número de relaciones sexuales en los días próximos a la ovulación: no perdáis ninguna oportunidad durante el ciclo para demostraros vuestro amor, porque ese puede ser el momento ideal para quedarte embarazada.

ovulación y días fértiles

 

¿Cuánto tiempo suele pasar hasta que se consigue un embarazo? Si no lo logro en ese plazo, ¿cuándo debo consultar al médico?


consulta preconcepcional

El tiempo necesario para conseguir una gestación varía en función de un gran número de parámetros, tales como, la patología previa tanto de la mujer (alteraciones en la ovulación, síndrome de ovario poliquístico, amenorreas…) como del hombre (alteraciones en las características basales del semen, estrés…), número de relaciones sexuales llevadas a cabo al mes… Pero se considera que es normal una búsqueda de gestación de hasta un año. Es decir, si al finalizar esos doce meses, teniendo relaciones sin protección no se ha conseguido un embarazo, entonces es cuando se deben comenzar los estudios de esterilidad para valorar si existe o no cualquier alteración orgánica asociada a este hecho

Lo que es más importante, no sólo es saber cuándo se debe acudir al ginecólogo si no te quedas embarazada. Cuando una pareja se plantea esta nueva meta, se tendría que hacer una revisión completa, a no ser que se tenga una previa hace menos de un año. Así, pueden resolverse  alteraciones que se diagnostiquen en la consulta preconcepcional.

Cuando sospecho que estoy embarazada, ¿cómo debo hacerme el test casero de embarazo para que los resultados sean más fiables?


El test de gestación que se venden en las farmacias, de orina, es exactamente igual que el que se realiza en los centros sanitarios, tanto de atención primaria como hospitalarios.

Lo que valoran son las cifras de la hormona del embarazo en dicha muestra. La cantidad de la misma en etapas precoces de gestación, puede variar en función de la concentración de la orina a lo largo del día.

Se aconseja realizar dicha prueba con la primera orina de la mañana. De esta manera se consigue la mejor sensibilidad de la prueba, y cuando salen dos rayitas en paralelo, significa que ¡estás embarazada! En este momento te empezarán a temblar las piernas y tendrás que sentarte para reflexionar sobre la suerte que has tenido y el futuro tan maravilloso que te espera.

Miriam de la Puente y Diana Cuenca Gómez
Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)