Todo lo que debes saber para quedarte embarazada

Lo que realmente funciona es tener relaciones ovulando

     
  El comienzo de una nueva vida, el embarazo, es un acontecimiento mágico una fantástica historia que empieza cuando uno de los espermatozoides del hombre consigue encontrarse y fundirse con un óvulo femenino. A partir de ese extraordinario instante esa diminuta célula empieza a crecer para llegar a convertirse en un bebé. Ahora que quieres ser mamá, ¿sabes todo lo necesario para quedarte embarazada rápidamente?   Todo lo que debes sabes para quedarte embarazada
 
Ángela del Tío
       
     

 

A mitad del ciclo menstrual, uno de los dos ovarios de la mujer libera un óvulo que llega hasta una de las dos trompas de Falopio. Es allí donde se va a producir la concepción, y adonde tienen que llegar los espermatozoides depositados en la vagina durante el coito o relación sexual. Ocurre en el momento en el que uno de ellos penetra en el interior del óvulo. Para conocer algunos de los secretos de ese momento, contamos con la ayuda de la doctora Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de la clínica Ginefiv.
 
 
 

El organismo femenino ayuda a la concepción

 
Mientras la mujer no está ovulando, el moco de la cérvix, por donde tienen que pasar los espermatozoides tras la eyaculación dentro de la vagina, es espeso y escaso, de forma que dificulta el paso de estos. Sin embargo, cuando del ovario se desprende un ovocito listo para ser concebido, el moco se vuelve más acuoso y transparente.
 
Así "los espermatozoides pueden atravesar con facilidad el cuello uterino y viajar por el útero hasta las trompas de Falopio", afirma la doctora Verdú, donde el óvulo les está esperando; el óvulo es inmóvil, y el viaje que realiza desde el ovario hasta el tercio de la trompa lo hace gracias a los movimientos de dicha trompa.
 
 
 

Para concebir, hay que "acertar" en el día

 
El óvulo, se trata de una célula muy grande y con una "esperanza de vida" corta, entre 24 y 36 horas. "Los espermatozoides, en cambio, son células más pequeñas y más resistentes, que pueden vivir dentro del aparato reproductor femenino  cuatro o cinco días después de la relación sexual", explica la doctora Victoria Verdú.

Por lo tanto, la concepción es un ejercicio de sincronización y, por qué no decirlo, de suerte: a veces cuando los espermatozoides llegan a las trompa en busca de un óvulo y se encuentran que no hay "nadie" esperándoles, pueden estar incluso varios días, dando vueltas. Si en esa espera se produce la ovulación, quizás tenga lugar una fecundación. Si no, morirán.
  Lo que realmente funciona es tener relaciones ovulando
 
 

Sólo un espermatozoide fecunda al óvulo

 
Sólo un espermatozoide fecunda al óvulo   Durante el coito, el varón puede llegar a eyacular entre 300 y 500 millones de espermatozoides. De esos apenas 3 millones atraviesan la cérvix. Muchos se pierden por el camino, adheridos a los pliegues y a las cavidades del útero.

Apenas unos centenares consiguen llegar hasta la parte superior de las trompas de Falopio, donde se encuentra el óvulo. Pero de ellos, solo uno será el elegido. La membrana externa del óvulo, la llamada zona pelúcida, es dura.
     
La entrada se produce por la reacción de unas enzimas que se encuentran en las cabezas de los espermatozoides, que consiguen erosionar esa pared. Pero solo uno conseguirá romperla del todo. Una vez que un espermatozoide penetra en el óvulo, la capa que rodea al óvulo se endurece de tal forma que ningún otro espermatozoide puede penetrar.
     
     
     

La fecundación: así surge un ser único en el mundo

 
Pero aún falta un paso más para el nacimiento del nuevo ser, la fecundación: el espermatozoide se desprende de la cola y la cabeza avanza hasta el núcleo del óvulo para fundirse. Y en ese preciso momento es cuando aparece una nueva célula, diferente y única: el cigoto, con una carga genética distinta a la de cualquier otro ser, con 46 cromosomas, la suma de los 23 que aportó el ovocito materno y otros tantos del espermatozoide paterno, con toda la información para crear un bebé: el sexo, el color de sus ojos y pelo, como serán sus facciones…
 
 
 

Cómo se produce la gestación de gemelos

 
Los embarazos dobles se producen porque la mujer libera dos ovocitos al mismo tiempo en lugar de uno, y dos espermatozoides los fecundan. En estos casos se forman dos gemelos bicigóticos no idénticos que pueden ser del mismo o de diferente sexo.  O también porque el óvulo fecundado se divida en dos cigotos, lo que da lugar a dos gemelos completamente idénticos: tendrán el mismo sexo y genéticamente será iguales.
 
 
 

Embarazo: las posturas en el coito o después del mismo no influyen

 
Científicamente no se ha demostrado que la concepción se favorezca porque el hombre o la mujer adopten determinadas posturas al mantener relaciones sexuales, ni porque ella  permanezca tumbada unos minutos tras el coito o con las piernas en alto.
 
 
     
  "Lo único que realmente funciona es mantener relaciones sexuales cuando la mujer está ovulando. Y en este sentido los tests de ovulación -que dicen los días en que la mujer está ovulando-, pueden ayudar", señala la especialista.  
     
 
 

 

 

Es importante que la mujer esté sana antes del embarazo

     
También si la futura madre mantiene una vida sana favorece la concepción. Dentro de ese estilo de vida saludable es muy importante que tenga un peso adecuado y que no fume.

Lo ideal es que el índice de masa corporal (IMC, medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo, que se calcula dividiendo el peso en kilos por la talla en m2) se encuentre entre 20 y 23.

Por ello es importante para la pareja realizar una consulta preconcepcional, que garantice la salud de la futura mamá.
  Es importante que la mujer esté sana antes del embarazo
 
"Cuando es superior a 25, la fertilidad femenina baja un 5 por ciento. Si el IMC es superior a 30 entonces las posibilidades de quedarse embarazada caen un 33 por ciento. Con un IMC de 35 descienden un 50 por ciento", afirma la doctora Verdú.
 
Por otra parte, cuantos más ovocitos tenga la mujer en sus ovarios -lo que se conoce como reserva ovárica- más posibilidades hay de concebir. Pero esta reserva se puede ver reducida si la mujer fuma, ya que se sabe que el tabaco "mata" los ovocitos. Se ha demostrado que cuando en un cultivo de laboratorio, los ovocitos entran en contacto con sustancias presentes en un cigarrillo, mueren.
   
 

 

 

La abstinencia sexual del hombre no siempre ayuda a concebir

 
En las clínicas de reproducción asistida cuando una pareja acudía con problemas para concebir, se aconsejaba que el hombre mantuviera una abstinencia sexual entre dos y cuatro días antes de que la mujer ovulara… Sin embargo en algunos casos ese consejo se ha revisado. Cuando el hombre lleva una vida sedentaria, es fumador o está sometido a mucho estrés, se ha observado que la calidad de los espermatozoides disminuye con los días. Y en estos casos ahora se recomienda solo un día de abstinencia sexual.
 
 
 

El estrés influye en las posibilidades de quedarse embarazada

 
Para los expertos no es ningún secreto que el estrés femenino está relacionado con una menor fertilidad, aunque existen muy pocos estudios al respecto y contradictorios entre sí. La causa de esa posible infertilidad provocada por la ansiedad está en las hormonas. Así las mujeres que tienen niveles elevados de cortisol -hormona que junto con la adrenalina acompaña a las situaciones de estrés-, presentan ciclos menstruales muy irregulares, lo que siempre dificulta la ovulación.

También cuando se viven momentos muy tensos se libera más prolactina, una hormona que inhibe la ovulación. Y la ansiedad emocional influye en el hipotálamo, una glándula que regula el ciclo menstrual.