Música “vía vaginal” para estimular al bebé a partir de la semana 16 de embarazo

Los fetos sacan la lengua al máximo al “oír” la música

Un feto de 16 semanas ya es capaz de percibir música, siempre que el sonido llegue desde el interior de la vagina de su madre, según un estudio realizado por el Institut Marquès de Barcelona. Un ensayo de esta clínica de fertilidad ha descubierto que el feto no oye los sonidos que le llegan desde el exterior, ni siquiera a través de auriculares pegados a la barriga de la madre, ya que los percibe distorsionados y apenas como un susurro porque los tejidos del abdomen absorben las ondas sonoras.

La reacción del bebé a la música


Sin embargo, cuando el estímulo musical se emite desde el interior de la vagina de la madre, los futuros bebés reaccionan abriendo la boca y sacando la lengua, con movimientos que la clínica de fertilidad catalana interpreta como “de vocalización, previos a la adquisición del lenguaje”.

Más de cien gestantes que se encontraban entre la semana 14 y la semana 39 de embarazo participaron en el ensayo. A un grupo de ellas se le aplicó música de Bach por vía vaginal con un dispositivo diseñado específicamente para ello. A otro grupo, música por vía abdominal y al tercero, vibraciones sonoras no musicales emitidas también desde la vagina.

Los expertos analizaron por ecografía la reacción de todos los fetos y observaron cómo el 87% de los bebés que recibieron música vía vaginal movieron la boca o la lengua y cerca del 50% reaccionó abriendo mucho la mandíbula y sacando la lengua al máximo. Sin embargo, en los bebés del resto de los grupos no se observaron ninguna de estas reacciones.


Música “vía vaginal” para estimular al bebé a partir de la semana 16 de embarazo Imagen de feto durante el estudio “Expresión facial fetal en respuesta a la emisión de música vía vaginal” (publicado en la revista Ultrasound)

Música para estimular a los fetos


Música para estimular a los fetos


La música induce una respuesta de movimientos de vocalización, explican los autores del ensayo, porque activa circuitos cerebrales de estimulación del lenguaje y de la comunicación. Según esta hipótesis, cuando el feto tiene formado el oído interno y le llega un estímulo auditivo que incluye ritmo o melodía se activan los nervios que movilizan la boca, la mandíbula y la lengua para vocalizar, en lo que sería un paso previo al lenguaje.

Se sabe que los bebés empiezan a vocalizar espontáneamente en respuesta a los sonidos que escuchan -explican los investigadores de la clínica de fertilidad- por eso cantar o hablar a un niño le estimula para el habla, mientras que un ruido no lo hace.

Primera comunicación, antes de nacer

El estudio abre nuevas vías para diagnosticar la sordera fetal, ya que hasta ahora no había ningún método de diagnóstico para este trastorno antes de nacer. También aporta mayor eficacia y rapidez en las ecografías y abre una línea de investigación pre y postnatal a muchos niveles, ya que “por primera vez hemos logrado comunicarnos con el feto”, destacan los investigadores catalanes.
Carmen Arnanz