Cómo viajar embarazada y sin riesgos

Puedes volar hasta la semana 36 de gestación

"¿Puedo viajar en cualquier transporte estando embarazada...?". Una buena pregunta que se hacen casi todas las gestantes en algún momento de su embarazo. Es verdad que el estado de buena esperanza no es una enfermedad en sí, pero sí puede entrañar algunos riesgos para la salud. Hay que analizarlos uno a uno, teniendo en cuenta todos los factores y las semanas de embarazo.

 En avión: "¿Puedo volar estando embarazada?"


viajar embarazada

  • Depende de la semana de embarazo en la que te encuentres y del riesgo de la gestación.
  • Si el embarazo no es de riesgo, en España puedes volar hasta la semana 36. Pero el Colegio de Ginecólogos y Obstetra des Gran Bretaña acaba de alargar la posibilidad de viajar a las gestantes de bajo riesgo hasta la semana 37 de embarazo (antes era la semana 36). Nunca puede aplicarse este caso a los embarazos gemelares: son de riesgo y además suelen finalizar en la semana 38 como muy tarde.
  • Para gestantes de mellizos o gemelos, lo ideal es consultar al ginecólogo sobre la posibilidad de volar a partir de la semana 28 de embarazo porque los embarazos múltiples siempre se consideran de riesgo.
  • Lo ideal es que siempre consultes las normas a este respecto de la compañía aérea con la que vayas a viajar. Algunas obligan a presentar un informe médico para confirmar que tu embarazo no es de riesgo. Además, lleva siempre tu historia clínica por si sucediera algún percance o necesitaras asistencia médica en tu lugar de destino.

¿Y si mi hijo nace en el avión?


"¿Hay algún médico a bordo…?" Más de un bebé ha nacido a bordo de un avión. La compañía Iberia tiene documentados media docena de casos. Uno muy sonado y que apareció en prensa, sucedió en junio de 2011. Uno de sus vuelos que cubría el trayecto Malabo-Madrid fue testigo de un parto "de libro". A bordo viajaban una matrona, un pediatra y un médico de familia que atendieron a la sorprendida embarazada, porque el parto solo duró 15 minutos. Priscilla, gestante de 36 semanas, empezó a notar dolores intensos; se lo comunicó a las azafatas, quienes pidieron la ayuda de los viajeros. Resultado: Varón, casi tres kilos de peso, de nombre Antonino y sin ninguna complicación. Después de un parto rapidísimo en pleno vuelo, la feliz mamá fue ingresada en el hospital La Paz de Madrid para recibir los cuidados posparto necesarios.

En coche: Parar cada dos horas, ejercicio e hidratación


Muchas embarazadas utilizan el coche para su transporte diario, bien como conductoras o copilotos. Lo ideal es que te sujetes el cinturón de seguridad del modo correctosin oprimir la tripa, ayudándote de unas pinzas especiales que se comercializan en tiendas de bebés.

Consejo como conductora

  • No conduzcas más de 150 kilómetros seguidos sin parar
  • Detén el vehículo cada hora y media o dos horas y realiza ejercicios de rotación de pies y muñecas.
  • Es clave que bebas agua durante el trayecto y al parar el coche. El agua reduce la sensación de fatiga y los dolores articulares.
  • Si notas que te entra el sueño, haz una parada mayor e intenta descansar todo lo que te pida el cuerpo.

embarazada conduce

Consejo como copiloto

  • También necesitas parar a descansar cada hora y media más o menos, lo que incluye caminar unos minutos para favorecer el retorno venoso.
  • Si tienes espacio suficiente, puedes ir realizando ejercicios de rotación de pies y muñecas dentro del vehículo.
  • El consejo sobre el agua es aplicable a la embarazada que viaja junto al conductor: debe beber durante el trayecto y cuando se realiza la parada. Además, como gestante necesitas tomar más agua.

En tren: Un buen transporte para la embarazada


El tren es otra buena opción para viajar durante los meses de embarazo, mucho mejor que el autocar. Puedes caminar por los vagones, ir al baño y estirar las articulaciones cuando te encuentres muy cansada. El tren de alta velocidad es el más aconsejado por los especialistas para los viajes de las gestantes.

 

 

Carmen Arnanz