Consejos para una buena lactancia
 

Consejos para una buena lactancia

Descarga aquí nuestros consejos
 

 

  PUBLICIDAD
   
  Solución limpiadora para pieles dañadas
  que limpia, calma y regenera
 

El diccionario del parto: dudas frecuentes

Cuanto más informada estés, más fácil será el parto


Ya estás oficialmente de parto, ingresada en el hospital. Quizá has podido dilatar unos centímetros en tu casa… Pero ahora estas en la clínica, con los nervios propios del momento. Escucharás más palabras y expresiones propias de ginecólogos y matronas, como las que te explicamos a continuación.

 
Ángela del Tío
El diccionario del parto: dudas frecuentes

Gotero (de oxitocina)


La oxitocina es una hormona que tiene un papel fundamental en el parto, ya que es uno de los factores que lo desencadenan. No se sabe muy bien por qué, pero cuando el útero se encuentra ya muy distendido y el bebé preparado para enfrentarse al mundo exterior, tanto el organismo de la madre como del feto empiezan a segregar grandes cantidades de oxitocina que provocan las contracciones para que el cuello uterino se abra y el bebé pueda salir.
 

En el parto a menudo a la futura mamá se le suministra por medio de un gotero intravenoso oxitocina sintética para evitar partos demasiado prolongados. Se utiliza cuando las contracciones no son rítmicas o no tienen la intensidad necesaria para que el cuello uterino dilate, a pesar de que la mujer las sienta.

Monitorización


Una vez que se haya confirmado que te encuentras de parto, es posible que te monitoricen, es decir, te conectan a un monitor fetal por medio de unas cintas o correas que se colocan alrededor de la tripa. También, si la mujer ha roto la bolsa de aguas y ha dilatado unos centímetros, se puede alojar en la cabecita del bebé un sensor.

Esta máquina mide las contracciones uterinas, de forma que tanto la matrona como el ginecólogo pueden comprobar en un papel continuo el intervalo que hay entre ellas, cuánto duran y su intensidad. También mide la frecuencia cardiaca del niño,  porque si hay variaciones significativas puede ser signo de pérdida de bienestar fetal.

En ese caso,  realizan otra prueba llamada pulsioximetría fetal (la toma de una gotita de sangre del cuero cabelludo del bebé para medir el pH) para verificar que hay una hipoxia: el niño no recibe el oxígeno que necesita. En caso de que sea así, se programa una cesárea de urgencia, ya que la hipoxia puede dejar secuelas, como una lesión cerebral.

Parto de espalda o riñones


Su nombre viene dado porque el dolor de las contracciones.  El dolor se irradia hacia la espalda y la sensación dolorosa es más difícil de controlar. Para aliviarlo se aconseja adoptar posturas en las que el útero no se apoye en la zona lumbar:
 

  • De pie, inclinada hacia adelante sobre una mesa o sobre el acompañante
  • Tumbada de lado, con la pierna superior flexionada y apoyada en el colchón.

Pujos


La fuerza de las contracciones no son suficientes para que el bebé pueda salir al exterior, y es necesario que la mujer puje. Normalmente, una vez que se ha alcanzado la dilatación completa, la mujer realiza de forma instintiva los pujos (empujar para que salga la cabeza del bebé), siempre y cuando no tenga la anestesia epidural.

Parto inducido


Lo normal es que entre la semana 36 de embarazo y la 42, la embarazada se ponga de parto de forma natural, pero por diferentes motivos médicos  también se puede iniciar de forma artificial antes del comienzo espontáneo del mismo. ¿En qué circunstancias?
 

  • Si el embarazo supera la semana 42 de embarazo y se sospecha que la placenta empieza a fallar.
  • Si se observa por la ecografía que el bebé ha dejado de crecer.
  • Si la madre tiene alguna enfermedad que así lo recomienda.
     

Para ello y fijándose en lo que sucede en un parto natural, aplican a la madre un gel de prostaglandinas en el fondo de la vagina (hormona que el organismo femenino libera de forma natural) para que se produzcan las primeras contracciones que borran el cuello uterino. Al mismo tiempo, suministran por medio de un gotero y de forma gradual oxitocina sintética.

También, la matrona rompe con una especie de lanceta la bolsa de líquido amniótico. La duración del parto inducido no tiene por qué ser mayor que la del parto de inicio espontáneo, lo que sucede es que en este último tanto el proceso de maduración cervical como la primera fase del parto pueden pasar inadvertidas para la mujer o con ligeras molestas y generalmente se produce fuera del hospital.

Parto instrumental o asistido

 

Michel Odent: ¿Necesitamos matronas?


Cuando se emplean algunos instrumentos para ayudar a salir al bebé del canal del parto, como los fórceps, las espátulas y la ventosa. Puede deberse a una mala posición del feto, a que el expulsivo se prolonga demasiado, a que exista pérdida de bienestar fetal o bien a una alteración de las contracciones, que pierden intensidad y frecuencia.

Los fórceps se componen de un mango que sujeta el ginecólogo y dos palas delgadas y curvas, en forma de pinzas articuladas que permite la rotación y tracción de la cabeza del bebé. Una de las palas se aplica sobre la cabeza del bebé y la otra sobre la pelvis de la madre.

La espátula con dos cucharas metálicas, similar a las del fórceps, pero no se articulan y actúan como calzador, facilitando la extracción de la cabeza del feto.

La ventosa es como una cazoleta con un sistema de vacío y succión, que se aplica cerca de la coronilla del bebé,  para que descienda por el canal del parto.

Episiotomía


Es una incisión que se realiza en el área del periné, es decir, el espacio que hay entre la vagina, por donde sale el bebé, y el ano. Su objetivo, agrandar el canal del parto cuando sea necesario. La episiotomía se efectúa en el periodo expulsivo, cuando el bebé está a punto de nacer, antes de que su cabeza atraviese el canal del parto, y los músculos están muy finos y distendidos. Entonces, el médico o la matrona introducen dos dedos contra la pared de la vagina para proteger la cabeza del bebé y con unas tijeras realiza el corte, mientras se produce una contracción.