Desarrollo del feto en la semana 22: Se forman los dientes definitivos

Las funciones cerebrales del bebé le permiten sentir dentro del útero

Los dientes de leche del bebé se empezaron a formar muy pronto, en las primeras semanas de gestación, aunque normalmente brotan cuando el bebé ya ha cumplido seis meses de edad. Pero lo más sorprendente es que los dientes definitivos, que no asoman hasta que el niño cumpla cinco o seis años, se comienzan a formar ahora, en la semana 22 de embarazo.

Desarrollo cognitivo del bebé: tacto, memoria, aprendizaje


  • Día a día el feto se va poniendo más hermoso. Su cara se va acercando poco a poco a la de un bebé a término: Ya cuenta con cejas y pestañas, aunque sus párpados aún permanecen cerrados.

  • Empiezan a funcionar los receptores del tacto del bebé, que están extendidos por todo su cuerpo porque ya tiene listas las conexiones con la corteza cerebral. Por eso cuando el feto toca el cordón umbilical tiende a alejarse de él.

  • El sistema límbico de cerebro, compuesto por un conjunto de estructuras relacionadas con las respuestas emocionales, la memoria y el aprendizaje, se encuentra en pleno desarrollo. Algunas teorías afirman que el bebé después de nacer es capaz de recordar algunas emociones vividas en el útero materno y que el feto es muy sensible a los estados de ánimo de la madre. No hay nada demostrado científicamente, pero todos los expertos están de acuerdo en que es fundamental que la madre se encuentre en el mejor estado posible.

Diagnóstico de los quistes de plexo coroidal


Tras la ecografía morfológica de la semana 20 de embarazo, esta prueba no se suele repetir hasta el tercer trimestre, pero hay excepciones. Por ejemplo, si en la ecografía el médico observó algunas anomalías, se repite a cada poco. Así si te indicó que en el cerebro de tu bebé se aprecian quistes de plexo coroidal, no te alarmes. Se encuentran en el dos por ciento de los fetos entre las semanas 16 y la 24 de gestación. Pueden ser bilaterales y el número y tamaño es variable. Disminuyen rápidamente de tamaño y se resuelven espontáneamente en la semana 28 de embarazo. Lo normal y más generalizado es que no tengan ninguna consecuencia, pero pueden asociarse con algunas cromosomopatías. Por eso es importante un control ecográfico, para descartar otras anomalías asociadas.

 

Síntomas en la semana 22 de embarazo

Qué siente la madre en la semana 22 de embarazo


Ahora los movimientos intrauterinos del bebé son fuertes y vigorosos. Tanto, que es fácil que note que en su tripa aparece un "bulto" que se va desplazando. Es la cabeza, la mano o el pie que sobresale.  Si lo acaricias, comenzarás una primera comunicación con tu bebé. Como ya te hemos comentado, el sentido del tacto lo tiene bastante desarrollado y sentirá las cálidas caricias de su madre como un gesto de amor. 

Un consejo para alimentarte mejor

En este segundo trimestre de embarazo te encuentras llena de energía, y con muy buen apetito. Ahora debes vigilar que no ganar más peso del debido. No hace falta seguir una dieta, pero sí tener en cuenta algunos consejos dietéticos como elegir de guarnición ensalada en lugar de patatas fritas, tomar frutas frescas de postre en lugar de pasteles o tarta y optar por los lácteos desnatados.   

Un truco para aliviar molestias

La retención de líquidos, denominada también edema, ocurre cuando por algún motivo nuestro cuerpo es incapaz de eliminar el líquido necesario para mantener el equilibrio natural del organismo. Durante el embarazo, es muy frecuente por varios factores: el aumento del volumen sanguíneo; la compresión del útero sobre las venas de las pelvis y sobre la vena cava inferior, el aumento de la hormona progesterona, que relaja las paredes musculares de los vasos sanguíneos. Esto provoca que la sangre se acumule en los mismos. 

Qué debes hacer para aliviar el edema


  • Al asearte, pasa la ducha con agua fría por las piernas dando un suave masaje. Descomprime la tensión de los vasos sanguíneos favoreciendo la circulación de la sangre y reduciendo la hinchazón.

  • Siempre que puedas, túmbate y eleva las piernas al menos 15 centímetros por encima del resto del cuerpo. No apoyes las piernas sobre una silla o mesa porque presionarías las venas de las piernas y dificultarías la circulación sanguínea.

  • Practica ejercicio moderado. Nadar, realizar una caminata diaria o el yoga son prácticas muy recomendables para favorecer la circulación y aliviar la retención de líquidos.

Cómo aliviar el edema

Ángela del Tío

Ángela del Tío