Desarrollo del feto en la semana 4: El embrión logra implantarse en el útero

El organismo materno alimenta y protege al nuevo ser

En la semana 4 de embarazo prosigue el viaje del embrión a través del organismo materno. El blastocito, formado para centenares de células, ha llegado al útero procedente de las trompas de Falopio. En él se pueden distinguir dos tipos de células: el trofoblasto, de donde surgirán la placenta y el cordón umbilical, y la masa celular interna del que se desarrollarán todos los órganos y tejidos que será el bebé. Pero de momento, el blastocito debe desprenderse de su pared exterior para poder desarrollarse e implantarse en la pared uterina, el endometrio, que ya se había preparado para recibir a su huésped, engrosándose y llenándose de vasos capilares.

embriones

Multiplicación celular del embrión

Implantación: el milagro de la conexión embrión-útero


Normalmente el blastocito se suele implantar en lo que es el techo del útero, pero puede hacerlo en cualquier área. Cuando el ya embrión consigue esta proeza, queda totalmente conectado con los vasos sanguíneos de la madre, y surgirá una dura membrana llamada corion que en unas pocos días se convertirá en la placenta. Un nuevo reto se ha conseguido: el conjunto de células que de momento es el bebé ya está preparado para poder recibir su primer alimento: los nutrientes que los vasos sanguíneos de la madre le traspasan. 

Al mismo tiempo, una vez que ha tenido lugar este proceso se ponen en marcha una serie de mecanismos para que en el embarazo todo vaya sobre ruedas: se forma en la cérvix o cuello uterino un tapón mucoso que impedirá que nada penetre en el útero y moleste al nuevo y frágil ser que se está formando; los músculos del útero se vuelven blandos y elásticos y los vasos sanguíneos que se encontraban por debajo del endometrio emergen para el intercambio de nutrientes. Entretanto, en el interior compacto del blastocito se hace líquido, para preparar el saco amniótico.

Se diferencian las primeras capas celulares


Ahora que ya ha recibido su primer al alimento al conectarse al sistema sanguíneo materno, el protagonista de esta emocionante historia crece vertiginosamente. Apenas dos semanas después de la concepción, lo que era una bola hueca de células (blastocito) empieza a tener forma de disco plano (disco embrionario). Es entonces cuando aparecen tres capas diferenciadas, ectodermo, mesodermo y endodermo, a partir de las cuales se formarán los órganos del futuro bebé.   

  • A partir de las células del ectodermo surge el sistema nervioso central, el cerebro, la piel, el pelo, así como los ojos, orejas, nariz y el esmalte de los dientes.
  • Las células del mesodermo darán origen al esqueleto, el sistema sanguíneo y linfático, los ovarios, los testículos y la masa muscular.
  • Las células del endodermo crearán el sistema gastrointestinal, los riñones, el páncreas, el hígado, los pulmones y la tiroides.

Qué nota la madre en la semana 4 de embarazo


embarazada 4 semanas

La madre aún ignora que está embarazada, ya que aún no se ha producido la ausencia de la menstruación, sin embargo, en su cuerpo se está preparando. El organismo materno está programado para luchar contra cualquier ser extraño que penetre en su interior, ya sea un germen, una bacteria, o incluso el bebé que está creciendo en su interior. 

Aunque es cierto que el nuevo ser comparte con la madre la mitad de su carga genética, la otra no y por esta razón para el organismo de la mujer, el feto no deja de ser un cuerpo extraño. Por eso, desde que se produce la concepción en el cuerpo de la mujer se activa una serie de mecanismos para que tu sistema inmunitario no trate de expulsarlo. 

Uno de ellos es la creación de la hormona gonadotropina coriónica humana (HGC), que debilita el sistema inmunitario y además detiene el ciclo menstrual. Es posible que note tensión en las mamas, que quizá atribuya al síndrome premenstrual. 

Diferencia entre semana de concepción y gestación


La semana de concepción no coincide con la semana de gestación, que es la utilizada por el ginecólogo para fechar el embarazo. Los médicos no miden el embarazo desde la concepción, ya que no es posible saber cuándo se ha producido éste. Sin embargo, la mujer sí que sabe el día que comenzó su última menstruación, momento a partir del cual se empieza a "medir" el embarazo. Por ello, cuando el médico dice que la mujer está embarazada de ocho semanas, en realidad el feto tiene unas seis semanas de vida. 

Un consejo para alimentarte mejor

El hierro es un mineral muy necesario en el embarazo, ya que el organismo de la mujer incrementa su volumen de sangre. Lo encontrarás, sobre todo, en las carnes rojas, pero debes cocinarlas muy bien.   

 

Un consejo para aliviar molestias

Es probable que notes cierta tensión mamaria. Un truco para calmar esta desagradable sensación es llevar sujetador el mayor tiempo posible. Incluso es probable que notes cierto alivio si duermes con uno que apenas te apriete. 

Angela del Tío