No me quedo embarazada, ¿qué hago?

Unas sencillas pruebas ayudan a averiguar la causa de la infertilidad

Entre 10 y 15 de cada cien parejas que se plantean tener un hijo en España se encuentran con un problema que no esperaban: pasan los meses y no se consigue el ansiado embarazo.

A menudo tendemos a planificar nuestra vida, trabajo, tiempo libre... Y tras mucho pensar y pensar al final nos decidimos,  sentimos la llamada a la aventura que es tener un hijo.

Pero cuando nos damos cuenta de que ese embarazo no llega, tenemos la sensación de que el mundo se nos cae encima.

¿Cómo reacciona la pareja que no logra el embarazo?


  • En un primer momento, se experimenta incredulidad y preocupación, pero posteriormente comienza en la pareja un sentimiento de angustia y frustración, unido a la presión que se empieza a percibir entre amigos y familiares.
  • En muchas ocasiones, la pareja se comporta como si no existiera ningún problema. Es decir, no quieren enfrentarse a la situación y van dejando pasar el tiempo para ver si con suerte llega ese test de embarazo positivo.
  • Por el contrario, otras parejas acuden a la consulta con un componente de estrés intenso, difícil de controlar, con prisa: pasa el tiempo rápido y "nada de nada". Esta ansiedad puede repercutir también en el tratamiento que se va a realizar y  puede ocasionar discusiones y enfriamientos en la propia pareja.
  • Nuestra recomendación es que acudáis sin temor a vuestro ginecólogo. Aconsejamos que vayáis  con vuestra pareja, ya que el problema que tenéis en este momento es de ambos, independientemente del origen de la esterilidad.

 

Embarazo

  • Actualmente sabemos que la causa de la infertilidad  tiene un origen femenino en aproximadamente un 35 por ciento de los casos; el factor masculino se detecta en aproximadamente otro 35 por ciento. En un 20 por ciento de las parejas con problemas para tener hijos, la esterilidad procede de ambos, mujer y varón. Y finalmente, en otro 10 por ciento de los casos no se encuentra el origen.

¿Qué causas son las más frecuentes en la infertilidad de la pareja?


En la mujer, las causas más frecuentes de que el embarazo se resista son la edad -ya que a partir de los 35 años comienza a declinar la fertilidad-,  los trastornos ovulatorios como el síndrome de ovario poliquístico, la endometriosis y la obstrucción de trompas.

 

En el caso del varón, los más usuales son los trastornos de la erección y/o eyaculación y la disminución en la calidad y/o cantidad de los espermatozoides.

 

Actualmente aconsejamos acudir al ginecólogo tras un año intentando conseguir embarazo. Si se tiene 35 años o más, se recomienda acudir tras seis meses de relaciones sexuales sin utilizar métodos anticonceptivos.

 

infertilidad

 

 

¿En qué circunstancias se debe acudir antes a una Unidad de Reproducción?


En el caso de la mujer:

  • La presencia de ciclos irregulares. 
  • El antecedente de infecciones pélvicas o cirugía pélvica.
  • Si ha existido un diagnóstico previo de endometriosis o síndrome de ovarios poliquístico (SOP).

En el caso del varón:

Si ha existido el  antecedente de patología urológica como infecciones, cirugía, traumatismos o varicocele.

Hasta hace diez años, las parejas que acudían a las consultas de reproducción se sumergían en un sinfín de pruebas diagnósticas con el objetivo de afinar  lo más posible en el origen de la esterilidad. Actualmente esto ha cambiado y con unas sencillas y rápidas pruebas que a continuación os detallaremos podemos orientar en concreto cada caso.

En primer lugar es muy importante una historia clínica  detallada enfocada en la búsqueda de enfermedades familiares, personales, estilo de vida, tabaco, alcohol, sobrepeso o detectar si existiera, algún problema con las relaciones sexuales.

Qué pruebas se hacen en la Unidad de Reproducción


En cuanto a las pruebas complementarias que necesitamos, son las siguientes:

 

En el caso de la mujer:

Realizaremos una ecografía transvaginal con el objetivo de valorar la morfología del útero y ovarios. Con una sencilla ecografía podemos detectar tanto malformaciones uterinas,presencia de miomas o pólipos endometriales y descartar la presencia de tumoraciones ováricas.

eco útero normal

Ecografía de útero normal

eco ovario normal

Ecografía de ovario normal

A parte de estudiar la morfología del aparato genital necesitamos estudiar el funcionamiento de dicho aparato genital, es decir, el eje hormonal (si existe o no ovulación).

Para ello es de gran interés el ciclo menstrual, es decir, el patrón de reglas. Si estas son regulares o por el contrario vienen sin orden ni concierto.

Además de esto solicitamos un perfil hormonal entre el tercer y quinto día de la regla que consiste en la determinación de la FSH, LH, estradiol, hormona antimullerina  y perfíl tiroideo y otra analítica hormonal, la progesterona,  entre los días 20 y 22 del ciclo. Con estas hormonas estudiamos la reserva ovárica y la existencia o no de ovulación.

Finalmente aprovechando las determinaciones hormonales solicitamos una analítica general con serologías ( rubeola, VHB, VHC, sífilis, VIH...).

 

En el caso del varón:

También se solicita la analítica general y las serologías, igual que en el caso de la mujer.

Se pide un seminograma con REM. El REM es el recuento de espermatozoides móviles tras la capacitación de la muestra en el laboratorio y en muchos casos es lo que nos va a marcar el tratamiento requerido.

En ocasiones, el seminograma requiere ser repetido, ya que es una prueba que puede estar influida por numeroso factores como, por ejemplo, el estrés, tóxicos (alcohol y tabaco), numerosos fármacos o simplemente los días de abstinencia. Todos estos factores pueden hacer que el seminograma sufra muchas variaciones.

 

Otras pruebas que solicitan los especialistas en fertilidad


La histerosalpingografía es una prueba de imagen con contraste. La finalidad de dicha prueba es estudiar la morfología de la cavidad uterina y comprobar que las trompas -que es el lugar donde se produce la fecundación- sean permeables. Consiste en inyectar un contraste a través del cuello del útero: éste atraviesa la cavidad uterina, pasa a través de las trompas y cae en la cavidad abdominal. Durante la administración del contraste se realizan radiografías del aparato genital que van a plasmar todo el contorno de la cavidad uterina y de las trompas.

De esta manera podemos diagnosticar  malformaciones de la cavidad uterina como el útero septo o bicorne, patologías como los pólipos y miomas y se puede también detectar la  obstrucción de las trompas.

La histeroscopia consiste en la introducción de una cámara dentro de la cavidad uterina que va a visualizar el útero desde dentro.También se puede estudiar la morfología del endometrio y permite tomar biopsias si éstas se precisan.

 

Basicamente este es el estudio inicial que se realiza a la pareja que consulta por esterilidad. Como veis es un estudio sencillo que puede ayudarnos a encaminar el diagnóstico y consiguiente tratamiento.

histerosalpingografía

 

Sofía Ortega y Pilar Gasca
Ginecólogas de la Unidad de Reproducción. Hospital Clínico San Carlos (Madrid)