COVID-19: "Estudiamos qué tipo de inmunidad se transmite de madre a bebé"

02 Jul 2020
Madres con coronavirus transmiten inmunidad al bebé

Más de 150 madres y sus bebés participan en GESNEO COVID, un gran estudio puesto en marcha por el Hospital Gregorio Marañón (Madrid) para desentrañan dos grandes misterios del coronavirus y la maternidad: poder demostrar científicamente si el SARS-Cov-2 se transmite (o no) de madre a hijo y saber de qué forma la embarazada infectada por el nuevo coronavirus proporciona inmunidad al bebé. El objetivo final es lograr la llamada inmunidad donada, que significa que vacunando a la madre (como en el caso de la vacuna de la tosferina), el bebé sería capaz de recibir defensas eficaces contra el nuevo coronavirus.

La doctora María Luisa Navarro, pediatra especializada en Enfermedades Infeccionas del Hospital Gregorio Marañón, nos explica el alcance de esta investigación, que involucra a otros doce centros sanitarios en España. Un gran proyecto que lidera esta especialista, y del que se siente muy orgullosa: en él trabajan pediatras, neonatólogos, ginecólogos, infectólogos, matronas y enfermeras. Y lo mejor de todo es la respuesta de las familias: "La gente es maravillosa. En cuanto les hemos explicado el proyecto, prácticamente todas las madres han aceptado participar, aunque ello suponga más pinchazos, más consultas... Quieren ayudar a frenar la pandemia. No hay nada como la fuerza de las madres reunida".

¿Qué incógnitas quedan por resolver en cuanto a maternidad y COVID-19?

Parece que no hay transmisión vertical del virus (de madre a hijo) pero para mi lo importante es poder demostrarlo con evidencia científica. Y eso hay que hacerlo en una cohorte amplia de madres y bebés, realizando pruebas PCR en placenta, sangre materna y del cordón umbilical, leche de la madre, orina y heces del bebé. Es lo que estamos haciendo nosotros en esta investigación. Otro objetivo del estudio es conocer cómo afecta esta infección al sistema inmune de la madre y del recién nacido. Es importantísimo comprobar si la madre puede transmitir anticuerpos a su recién nacido y si estas defensas son capaces de protegerle. Hay que tener en cuenta que el bebé puede padecer una infección respiratoria importante en sus primeros días de vida, con todo lo que ello supone.

¿Cómo transmitiría la madre defensas frente al coronavirus al recién nacido?

Si la embarazada tiene ya anticuerpos frente al virus se los puede pasar al bebé, pero hay que demostrarlo. Pero hay dos tipos de anticuerpos: los IGG (los de la madre) y los IGM, que los produce el propio niño, nunca pueden ser los de la madre. Lo ideal es que el niño llegue a adquirir lo que llamamos inmunidad donada, como en el caso de la vacuna de la tosferina en la embarazadas: las vacunamos a ellas para que bebé nazca con los anticuerpos efectivos frente a esta enfermedad.

¿La lactancia materna es segura si se sufre coronavirus?

Es una vía más para adquirir anticuerpos de la madre y muy importante para el buen desarrollo del bebé. Lo Organización Mundial de la Salud (OMS) fue la primera en defender la lactancia de la madre con coronavirus y lo sigue recomendando. En los primeros momentos de la pandemia se separaba a la madre con COVID del bebé pero ahora no es así, se fomenta la lactancia directa de la mama (con medidas higiénicas: mascarilla, lavado de manos...) y el contacto piel con piel.

¿Hay diferencias entre infectarse por coronavirus en un momento u otro del embarazo?

Sí, si la gestante está en su tercer trimestre de embarazo vemos que hay una mayor afectación por síntomas, que puede derivar en una neumonía y en un "distress" respiratorio. Aquí el comportamiento es muy similar al de la gripe en el embarazo. Hemos visto embarazadas muy graves en el hospital al principio de la pandemia y a algunas de ellas les hemos tenido que hacer una inducción del parto por las complicaciones del COVID-19. Pero también ahora empezamos a conocer otros datos: cuanto más leve ha sido la respuesta inmune del organismo, menos inmunidad parece dejar en la persona. En la embarazada con coronavirus pero asintomática parece que se genera una repuesta inmune más leve. Otra cosa muy interesante es que hay personas que no producen anticuerpos pero guardan una inmunidad celular.

¿Cómo se seleccionaron las familias que participan en el estudio?

Al menos 50 madres y bebés pertenecen a nuestro hospital y el resto, a los centros que colaboran con nosotros, situados en toda España. Son mujeres que han tenido síntomas de coronavirus en su embarazo. Ahora se están incorporando al estudio más gestantes que provienen de la nueva consulta de Embarazo con COVID-19 del Gregorio Marañón: son madres que aún no han dado a luz. Algunas tienen todavía la infección activa, y otras embarazadas ya han negativizado. Calculamos que en total solamente de nuestro hospital estudiaremos a unas 125 o 130 madres que han sufrido COVID-19 en su embarazo. A ellas hay que sumarles las participantes del resto de España, que de manera muy generosa y altruista se están prestando a colaborar con nosotros.

La toma de muestras debe estar muy coordinada, ¿cómo lo consiguen?

Es un gran reto para los profesionales sanitarios. Las embarazadas se ponen de parto cualquier día de la semana y a cualquier hora. No son pacientes que podamos citarlas para la recogida de muestras, salvo casos muy concretos. Por ello, los equipos médicos, de enfermeras y matronas -que están haciendo un trabajo increíble- estamos coordinados para la toma de muestras. Por ejemplo, la sangre de cordón umbilical, que es la sangre del neonato, hay que recogerla rápidamente porque se coagula enseguida y hay que mantenerla en condiciones idóneas. En la sangre de cordón vemos también si hay una repuesta inflamatoria del bebé frente a la presencia del virus. Hay multitud de detalles que hay que tener en cuenta de cara a la investigación.

Cambios en el protocolo de embarazo, parto y lactancia

  • Al principio de la pandemia se separaba a madre y bebé al nacer y se promovía la lactancia de leche extraída o de banco de leche.
  •  Algunos partos acabaron en cesárea  para procurar preservar la salud materna. Pero a medida que avanzó la epidemia y con el mayor conocimiento clínico y terapéutico, se fueron adaptando los protocolos de atención médica. El número de cesáreas fue evolucionando a las cifras preepidémicas.
  • Ahora se recomienda hacer el contacto piel con piel y la lactancia materna, para que el bebé adquiera las defensas maternas.

 

Carmen Arnanz
Redactora experta en Salud