Por qué no debes beber alcohol seis meses antes de ser padre

Los hombres deben "preparar el embarazo" evitando tóxicos

Los hombres que quieran ser padres deben dejar de beber alcohol unos seis meses antes del comienzo del embarazo para preservar la salud de su hijo, sobre todo para reducir el riesgo de que el niño padezca enfermedades del corazón.

Ni padres ni madres deben beber antes del embarazo 


Padres abstemios 6 meses antes del embarazo, la clave

El alcohol en el embarazo está totalmente desaconsejado por los médicos. No se trata de reducir su consumo, sino de evitarlo por completo, incluso se recomienda a las mujeres que no beban en los meses previos a la gestación. Este consejo no sólo afecta a las madres, también debería extenderse a los futuros padres.

Una reciente investigación sugiere que los hombres que quieran ser padres deben dejar de beber alcohol unos seis meses antes del comienzo del embarazo para preservar la salud de su hijo, sobre todo para reducir el riesgo de que el niño padezca enfermedades del corazón.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad Central del Sur en Changshá (China) y publicado en el “European Journal of Preventive Cardiology” ha comparado padres no bebedores con otros que tomaron alcohol en los tres meses anteriores a la fecundación o comienzo del embarazo. 

Lo que han descubierto que estos últimos (los padres bebedores) tenían un 44% más de probabilidades de tener hijos con cardiopatías congénitas (alteraciones en la estructura y el funcionamiento del corazón que se originan antes del nacimiento y que suelen relacionarse con un desarrollo defectuoso del embrión durante el embarazo).

Cardiopatías, primera causa de muerte de recién nacidos

Las cardiopatías congénitas se encuentran entre las alteraciones de nacimiento más comunes y afectan a 1,35 millones de bebés cada año. Pueden aumentar la posibilidad de padecer una enfermedad cardiovascular, incluso después de un tratamiento quirúrgico, y son la principal causa de muerte perinatal, que es aquélla que se produce durante el embarazo o a las pocas horas o días del nacimiento.

Si el padre es bebedor, más riesgo de cardiopatías fetales


Padres bebedores, más riesgo de cardiopatías en sus hijos

También dicho estudio relaciona el consumo de alcohol con los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF), que pueden padecer los hijos de madres que bebieron durante la gestación y que incluyen alteraciones físicas, así como problemas en el comportamiento y dificultades en el aprendizaje.

Según el estudio, cuando los padres bebieron de forma excesiva (definido en el estudio como cinco o más bebidas alcohólicas en cada ocasión) el riesgo de que sus hijos presentaran cardiopatías se disparaba hasta un 52%. En el caso de las madres bebedoras antes del embarazo el riesgo era incluso menor, un 16%.

“El consumo excesivo de alcohol por parte de los futuros padres es un comportamiento peligroso y de alto riesgo que puede aumentar la posibilidad de que el bebé nazca con un defecto cardíaco y también daña la propia salud”, explica Jiabi Qin, uno de los autores del estudio.

Los hombres también deben "preparar el embarazo"

Ambos padres, según se desprende del estudio, deben implicarse en la planificación de su futura paternidad porque los hábitos de cada uno de ellos influirán en la salud de su bebé. La salud de su futuro hijo no sólo depende del comportamiento de la madre, sino también del padre.

Jiabi Qin explica que cuando una pareja planea tener un hijo, el hombre no debería consumir alcohol durante al menos seis meses antes del comienzo del embarazo y la mujer debería dejar de tomarlo un año antes y evitarlo por completo durante la gestación.

En el caso de los hombres, ya se conocen otros estudios que advierten que beber alcohol en exceso también afecta a su fertilidad y puede provocar problemas a la hora de decidir tener hijos.

Licopeno, una esperanza para la fertilidad masculina 


Tomate para mejorar la fertilidad del hombre

El licopeno, presente en los tomates, puede mejorar la calidad del esperma gracias a sus propiedades antioxidantes, según una investigación de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) publicada en “European Journal of Nutrition”.

El estudio subraya que el licopeno previene la oxidación de las células y de esta forma ayuda a no dañarlas. Este nutriente se considera beneficioso también para la prevención de enfermedades crónicas como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o hipertensión. Así se realizó la investigación:

  • Durante doce semanas, los expertos dividieron en dos grupos a los 60 participantes en el ensayo y les administraron una dosis diaria de licopeno equivalente a dos kilos de tomates cocinados.
  • Uno de los grupos recibió una pastilla con 14 microgramos diarios de licopeno y el otro grupo tomó placebo.
  • Los investigadores midieron la calidad del esperma antes de comenzar el estudio, en la mitad y al final del ensayo.
  • Los resultados, calificados como “muy alentadores” por los científicos, fueron concluyentes y subrayaron los beneficios del licopeno. Las conclusiones iniciales apuntan a que suplementar a los hombre con 14 microgramos/día de licopeno mejora la morfología y la motilidad del esperma.

Para reforzar las conclusiones e ir más allá, los investigadores quieren repetir el ensayo. El objetivo es comprobar si se puede aumentar la calidad del esperma y aplicarlo a las parejas para evitar los tratamientos invasivos de fertilidad. La infertilidad masculina afecta a casi la mitad de las familias que tienen dificultades para concebir un hijo.

 

Dori Delgado
Redactora experta en Salud