"El vínculo madre-hijo se refuerza con las hormonas de la maternidad"

También podemos dar el biberón reforzando los lazos con el bebé

El vínculo madre-hijo se refuerza con las hormonas de la maternidad
Amamantar a un bebé tiene muchos más beneficios que la propia leche materna, auténtico oro líquido para el pequeño. Además, las hormonas que se producen al ser madre, oxitocina y prolactina, hacen que la nueva madre quiera cuidar de su hijo y se sienta estrechamente ligada a él. Es el famoso vínculo madre-hijo se refuerza con la lactancia materna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja lactancia materna exclusiva durante seis meses. Según la pediatra Concha Sánchez Pina, la oxitocina es la auténtica hormona facilitadora de la vida. "Genera sentimientos amorosos en las madres, les da confianza, autoestima… En definitiva, cambia su cerebro para que puedan cuidar de sus bebés", explica la doctora Pina, coordinadora del XI Curso de Actualización en Pediatría, organizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

¿Cómo beneficia la lactancia materna al vínculo madre-hijo?


La prolactina es una hormona que se segrega durante la lactancia. Da mucha tranquilidad a las madres y hace que los niveles de estrés bajen cuando están muy altos. Además, tocar al bebé, acunarle y cogerle constantemente para darle el pecho hace que el vínculo madre-hijo vaya creciendo y afianzándose. Para la madre también es muy satisfactorio amamantar a su hijo, ya que se realiza más como mujer al comprobar que es capaz de alimentar a su bebé.

El vínculo materno se refuerza desde el momento del nacimiento. Por ejemplo, dejando que las madres permanezcan con sus bebés las primeras horas después el parto. Y cada vez más madres alcanzan mayores tasas de lactancia (incluso lactancia prolongada) materna.

¿Se puede crear este vínculo alimentando al bebé con biberón?


Si la lactancia materna es imposible o la madre opta por no realizarla, dar el biberón al bebé no tiene por qué ser algo frío. Podemos poner en práctica todas las recomendaciones de la lactancia materna:

  • Alimentarle a demanda
  • Dar los biberones siempre en brazos
  • Que sólo dos personas de referencia -importantes para la crianza del niño- den los biberones al bebé. No se debe dejar todo el peso en manos de cuidadores.
  • Dar siempre al bebé dosis extra de contacto piel con piel
  • Hablar al niño y acariciarle mientras toma el biberón
  • El porteo y las caricias son muy importantes en algunos bebés, especialmente en los adoptados, que han podido vivir circunstancias traumáticas
Biberón reforzando los lazos con el bebé

¿El vínculo materno mejora el neurodesarrollo del niño?


Un vínculo fuerte entre la madre y su hijo es fundamental. Se sabe que la estimulación del cerebro desde que el niño nace y hasta el primer año se vida es básica para desarrollar las funciones ejecutivas del cerebro. Por eso es tan importante crear el vínculo y el contacto piel con piel en el caso de los niños adoptados.
 
Carmen Arnanz