Calcula tu índice  
  de masa corporal  
     
     
     
     
     
     
     

Embarazo Semana 16

Durante el embarazo

CAMBIOS EN EL HIJO:

En la semana 16 de embarazo el feto mide entre 10,8 a 11,6cm y pesa 80 gramos.

Todo su cuerpo y su cabeza están recubiertos de lanugo. Donde primero aparece el pelo del feto es en las cejas y encima del labio superior . Tras el nacimiento, el pelo se cae y es reemplazado por un pelo más grueso que nace de nuevos folículos pilosos.

También aparecen las uñas de las manos y de los pies y se diferencian de los dedos. Las piernas son más largas que los brazos y se mueven con mucha frecuencia. Se diferencian rodillas, tobillos, codos y muñecas. Los dedos de las manos se abren y cierran, aunque lo normal es que las manos estén cerradas y sólo se vean los dos puños.

CAMBIOS EN LA MADRE:

Algunas embarazadas comienzan a notar moverse a su bebé a partir de la semana 16 de embarazo, aunque lo normal es que sea un poco después. Los movimientos fetales los describen como burbujas, gases, aleteos de mariposa o culebrillas moviéndose.

Las caries dentales y la sepsis bucal son más frecuentes durante el embarazo. Esto se debe al déficit de vitaminas como la riboflavina, piridoxina y folatos, que conlleva a una retención de alimentos en las muelas. Debes saber que en muchos centros de salud existe un programa de revisión bucodental para embarazadas. Lo llevan a cabo los odontólogos y se realiza una vez al trimestre. Consiste en realizar un diagnóstico de infecciones o alteraciones en las encías, dientes y muelas, pero no se encargan de empastar ni extraer piezas dentarias en caso de encontrarlas alteradas.

También hay gestantes que refieren un aumento de la salivación y puede aparecer al principio del embarazo manteniéndose hasta el parto. Esta salivación profusa llamada hipersialorrea o ptialismo parece deberse a un aumento en los niveles de estrógenos. Se recomienda realizar enjuagues astringentes y abandonar el tabaco. En algunas ocasiones es preciso administrar fármacos colinérgicos.

Los calambres nocturnos son frecuentes a partir de la segunda mitad del embarazo. Suelen ser contracciones involuntarias y dolorosas a nivel de las pantorrillas que llegan a despertar a la embarazada. Se deben a la compresión de los nervios de las piernas por parte del útero que ya está bastante aumentado de tamaño, a la insuficiencia de la circulación sanguínea periférica y a los niveles bajos de calcio y potasio circulantes. Lo mejor es masajear la zona contracturada y hacer estiramientos pasivos. Una dieta rica en potasio como el plátano o las pasas pueden evitar la aparición de los calambres. No se ha demostrado que la ingesta de calcio mejore los síntomas. Un remedio casero son las infusiones de ortiga y semillas de apio. Los baños con agua de cocer diente de león también resultan eficaces.

PRUEBAS DIAGNÓSTICAS DURANTE LA SEMANA 16 DE EMBARAZO:

Entre la semana 16 y 18, algunos centros médicos o especialistas de forma individual, realizan únicamente la determinación de la alfafetoproteina. Los niveles aumentados de esta proteína indican un mayor riesgo de defectos del tubo neural como la espina bífida, mientras que cuando están disminuidos se eleva el riesgo de que tu hijo tenga el Síndrome de Down. Esta prueba ya no se realiza en la mayoría de los centros médicos ginecológos, porque la determinación de la alfafetoproteina por si sola tiene muchos resultados erróneos (falsos positivos) que crean más ansiedad en la embarazada. La SEGO no la recomienda.