3 causas de la depresión postparto

Tener niveles bajos de hierro es una de ellas

Se calcula que alrededor del 10% de las mujeres que dan a luz sufren una depresión postparto y deben recibir tratamiento, incluso con medicamentos antidepresivos. Es una enfermedad que suele aparecer a los pocos días o semanas tras el parto, en el puerperio. Bajos niveles de hierro, los cambios hormonales del puerperio y el cansancio pueden causar en la madre esa tristeza en un momento en el que se supone que la mujer debe sentirse feliz. Y a ese sentimiento de pena se suma la culpabilidad por encontrarse deprimida y no estar alegre en un momento tan especial de su vida.

Causas de la depresión postparto


1 Tener niveles bajos de hierro en sangre

Según un reciente estudio realizado en la Universidad de Toronto y la Universidad McMaster, las mujeres embarazadas con déficit de hierro tienen más probabilidades de sufrir depresión postparto. Para el estudio, publicado en Obstetrics and Gynecology Canada, se analizaron los datos de pacientes que visitaron la Women’s Health Concerns Clinic in Hamilton (WHCC), de Ontario, entre 2009 y 2016. Fueron mujeres entre los 18 y los 25 años Tenían que cumplimentar un cuestionario, la Escala de Depresión Posparto de Edimburgo (EDPS), que sirve para detectar el nivel de depresión en el puerperio y someterse a unos análisis de sangre para medir la ferritina, un marcador que cuando se encuentra a bajo niveles en sangre significa que hay déficit de hierro o anemia. Una vez reunidos los datos se comprobó que el 32 por ciento de las mujeres tenían déficit de hierro, y que estas presentaban puntuaciones más altas en el test EDPS comparadas con aquellas que presentaban niveles normales de hierro. “El estudio de las mujeres en el segundo y tercer trimestre de embarazo sugería que había relación entre la deficiencia de hierro y la depresión en el embarazo”, afirman los investigadores, que es un importante factor de riesgo para la depresión postparto. 

Los investigadores admitieron que el estudio no es del todo concluyente y que no se tuvo en cuenta otras circunstancias como el estado nutricional de las pacientes durante el embarazo. Sin embargo, sus hallazgos son similares a otras investigaciones que muestran relación entre la deficiencia de hierro y la depresión, tanto en la población general como en mujeres que acaban de dar a luz.

depresión postparto

2 Cambios hormonales

En cuanto se produce el parto, el cuerpo de la mujer experimenta una serie de cambios para que poco a poco recupere el estado antes del embarazo y al mismo tiempo se facilite la subida de la leche y la lactancia materna. Por ejemplo se produce una caída brusca de los estrógenos , lo que puede influir en ese estado de ánimo, sobre todo en aquellas mujeres que tienen una vulnerabilidad especial a estos cambios hormonales y que presentan importantes síntomas premenstruales.

3 El cansancio

El posparto es una etapa muy dura para la mujer. Acaba de dar a luz, su cuerpo intenta recuperarse del sobreesfuerzo que ha supuesto el embarazo y el parto. Y a su lado tiene un bebé que en las primeras semanas de vida reclama leche materna cada hora y media, día y noche. El hecho de no poder dormir toda una noche seguida con interrupciones frecuentes para la lactancia a demanda o para dar el biberón precipita las alteraciones anímicas, como la irratibilidad. Además, es posible que en el último mes del embarazo, ya aparecieran signos de agotamiento, agudizados por la duración del parto que puede ser de varias horas, sin que la mujer pueda descansar. Si además el pequeño sufre por ejemplo cólicos del lactante, la estabilidad de la madre puede verse comprometida.

Los síntomas de la depresión postparto

Para diagnosticar una depresión postparto, los psiquiatras establecen que es necesario que la recién estrenada mamá se sienta triste y falta de ilusión, y padecer durante 15 días al menos tres de estos síntomas:

  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos del apetito.
  • Falta de concentración.
  • Culpabilidad.
  • Inhibición psicomotora
  • Rechazo al bebé o miedo a hacerle daño.
  • En los casos más graves, ideas de muerte y suicidio.

Si no se cumple estos requisitos lo más probable es que la madre experimente lo que llaman "maternity blue": es un estado de ánimo que no acaba de ser depresivo, pero la mujer se encuentra melancólica e irritable.

 

Caridad Ruiz