Embarazada y con hipotiroidismo, ¿qué hago?

embarazada hipotiroidismo

En una entrada anterior hablamos de la importancia de llegar a las primeras semanas de embarazo con niveles de hormona tiroidea adecuados, porque de lo contrario el desarrollo del cerebro del bebé sería incorrecto. Ahora vamos a llamar la atención de cómo debemos prepararnos para conseguir que la hormona tiroidea esté en cifras perfectas para que el desarrollo del cerebro del embrión y posteriormente del feto sea el apropiado.

Programar la gestación

Lo ideal sería programar la gestación y asegurar niveles adecuados antes de quedar embarazada, así como conocer si existen anticuerpos tiroideos positivos o no. Este dato es muy importante pues muchas mujeres tienen anticuerpos, manteniendo los niveles de la hormona tiroidea dentro de los límites normales. Estas pacientes, al quedar embarazadas, necesitarán mucha más cantidad de dicha hormona y no serán capaces de fabricarla, por lo que los endocrinos suelen tratarlas con hormona tiroidea nada más conocer su estado. Los ginecólogos debemos iniciar el tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea al día y después remitirla al endocrinólogo para su seguimiento.

Toda mujer en edad fértil debería tomar sal yodada y si desea gestación, comenzar tratamiento con yodo un año antes y valorar la hormona tiroidea tras dos o tres meses del inicio de la toma del yodo. Hay mujeres que curiosamente al empezar dicha toma, ya sea con la sal o con medicamentos que lo contienen, desarrollan un efecto contrario al que se desea unas pocas semanas después de ingerirlo: es decir, disminuyen la formación de la hormona tiroidea. Este efecto es pasajero y no debe ocurrir precisamente cuando la mujer se acaba de quedar embarazada porque puede tener consecuencias deletéreas sobre el desarrollo del cerebro del embrión. Por tanto, el yodo ha de tomarse al menos cuatro o cinco meses antes de quedar embarazada ya que si lo tomas uno o dos meses antes puede que dicho efecto indeseable se produzca cuando la gestante está de cuatro o cinco semanas, momento crucial para el desarrollo cerebral.

Si ya está diagnosticada

Las pacientes con diagnostico establecido de hipotiroidismo deben ser instruidas para aumentar su dosis habitual de yodo un 50 por ciento desde que la prueba de embarazo sea positiva. Estas pacientes deben ser posteriormente remitidas al endocrinólogo para su control. No debemos esperar a que les den cita para tratarlas ya que ésta puede demorarse unas semanas, que pueden ser cruciales para el desarrollo cerebral del embrión. Por tanto somos los ginecólogos los que debemos pautar dicho tratamiento.

Es importantísimo también determinar los niveles de TSH (hormona producida por la hipófisis y que estimula la glándula tiroidea) junto con los de la hormona tiroidea T4L (libre en plasma) y los anticuerpos antitiroideos nada más conocer que estás embarazada. Dependiendo de los resultados, actuaremos de diferente forma, podéis verlo en vuestros análisis.

  1. Niveles normales de TSH en el primer trimestre de gestación: 0,1 a 2,5.
  2. Antes de la semana 20 de embarazo: cuanto antes lo sepamos mejor, tras test gestación positivo Si T4L > 9 y TSH < 2,5 no tratar. Si T4L < 9 y/o TSH entre 2,5-3,5: iniciar tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea y remitir al endocrinólogo. Si TSH > 3,5 iniciar tratamiento 100 microgramos de hormona tiroidea y remitir lo antes posible al endocrinólogo.
  3. Después de la semana 20 de embarazo Si TSH < 3 no tratar. Si TSH> 3 y T4L entre 7 y 9 iniciar tratamiento con 50 microgramos de hormona tiroidea y control con nuevas hormonas en cuatro semanas y acudir al endocrinólogo Si TSH> 3 con T4L < 7 iniciar tratamiento con 100 de hormona tiroidea y control con nuevas hormonas en 4 semanas y acudir al endocrinólogo.

El tratamiento con hormona tiroidea se debe administrar en ayunas y separado de la administración de hierro y calcio. Estos últimos se administrarán en la comida.

Dr. Miguel Ángel Herraiz Martínez
Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos y Catedrático de la Universidad Complutense, de Madrid