¿Qué riesgo tengo de que se me adelante el parto?

riesgo a que se adelante el parto

En el año 1972, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió el parto pretérmino como aquel que se produce antes de la semana 37 de embarazo. Y todo niño que nazca con un peso inferior a 2.500 gramos es un recién nacido de bajo peso al nacimiento, independientemente de su edad gestacional. Es decir, si nace por debajo de las 37 semanas será un niño de bajo peso y además prematuro. Pero si lo hace por encima de las 37 semanas, será un niño de bajo peso y pequeño para su edad gestacional pero no prematuro. Recordemos que la prematuridad se asocia enfermedades o muerte en el recién nacido.

Según la OMS, en 2005 se registraron 12,9 millones de partos prematuros, el 9,6 por ciento de todos los nacimientos en el mundo. Pero las tasas están aumentando y se puede llegar en este año 2013 a unos 14.000.000 nacimientos pretérmino. En España, rondamos el 10 por ciento de todos los nacimientos, con algo más de 4.000 niños de menos de 1.500 gramos nacidos durante 2012.

¿Cuáles son los factores de riesgo del parto pretérmino?  

  • Edad materna. Edades extremas, como las menores de 20 años y las gestantes que superan los 35 años de edad.
  • Gestaciones múltiples. Se asocian a un riesgo de prematuridad seis veces superior con respecto a las gestaciones únicas. La tasa de partos múltiples ha pasado del 1,31 por ciento a principios de los 90 a más del 3 por ciento en la actualidad.
  • Antecedentes de parto pretérmino. Es un factor de riesgo muy importante para presentar un nuevo parto pretérmino, con un riesgo relativo cinco veces superior a las embarazadas que no tengan estos antecedentes. Se aconseja que el siguiente parto se dilate más de 12 meses, dado que se piensa que la causa que produjo el primer parto pretérmino - una infección, por ejemplo- no se soluciona si no es pasado un tiempo superior al año.
  • Patología materno-fetal. Las malformaciones fetales, el crecimiento intrauterino restringido (CIR), los estados hipertensivos del embarazo como es la preeclampsia, las hemorragias antes de finalizar el parto provocadas por una placenta previa, la infección de las membranas y placenta (corioamnionitis) y el sufrimiento fetal, pueden condicionar el que necesitemos finalizar la gestación antes de las 37 semanas. Muchas de estas causas no tienen un tratamiento que consiga alargar la gestación más allá de las 37 semanas, por lo que la prevención solo puede realizarse en una proporción escasa de los casos.

Enfermedades maternas

  • Patología congénita. Las malformaciones uterinas como los úteros septos y arcuatos se asocian a un mayor riesgo de aborto y de parto pretérmino.
  • Patología genital. La presencia de displasia cervical (lesión precancerosa) que precise de conización del cuello uterino, sobre todo en los casos de conos amplios, puede dar lugar a una incapacidad del útero para retener el feto antes de que sea viable.
  • Patología médica. Diabetes, VIH , cardiopatías, nefropatías. Cada vez es más frecuente la existencia de gestaciones en mujeres con patologías que clásicamente desaconsejaban el embarazo. Esto puede traducirse en un aumento de las inducciones de parto, en beneficio de la salud materna y fetal.
  • Enfermedad periodontal. Dentro de la patología médica materna, es una enfermedad que cobra cada vez más importancia. Existen evidencias que llevan a pensar que se trata del principal precursor inflamatorio de parto pretérmino, pudiendo estar implicado hasta en un 50 por ciento de los casos.
  • Sexo fetal. Existen varios estudios en los que se describe la existencia de más varones entre los fetos nacidos de forma prematura. Los niños prematuros presentan tasas de mortalidad neonatal superiores a las niñas.
  • Raza. Las mujeres de raza negra presentan un riego 2,5 veces más elevado de prematuridad que las féminas de raza blanca.
  • Talla y peso maternos. El riesgo de parto pretérmino en mujeres muy delgadas con un índice de masa corporal (IMC) entre 17 y 18 presentan un riesgo de 5,5 por ciento y este aumenta hasta el 7 por ciento en los casos de IMC menor a 17. Existe una relación inversa entre la talla materna y el riesgo de prematuridad, con un porcentaje del 6 por ciento en mujeres con talla de 1,46 metros y menos del 3 por ciento en mujeres con talla de 1,75 metros.

Factores ambientales

  • Situaciones desfavorables. El estrés, la depresión, el escaso apoyo social, la percepción de discriminación por el entorno, la violencia doméstica han demostrado mayor riesgo de parto pretérmino.
  • Contaminación. Por monóxido de carbono, dióxido de azufre y dióxido de nitrógeno, entre otras partículas. Los niveles elevados de estos contaminantes se han asociado a resultados gestacionales desfavorables y con una mayor incidencia de prematuridad.
  • Condiciones laborales. Una jornada laboral prolongada, con periodos de descanso cortos y actividad física intensa incrementa el riesgo de parto pretérmino.
  • Tóxicos. Algunos tóxicos, como la cocaína o el tabaco, multiplican por dos el riesgo de parto pretérmino. Las embarazadas fumadoras tienen de un 20 a un 30 por ciento de probabilidades de presentar un parto prematuro.
  • Micronutrientes. Se ha encontrado asociación entre unos niveles bajos en la dieta de hierro, ácido fólico , zinc, otros minerales y parto pretérmino. Por ello, es muy importante tomar productos farmacéuticos que contengan micronutrientes esenciales incluso antes de quedar embarazada.
Dr. Miguel Ángel Herraiz Martínez
Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos y Catedrático de la Universidad Complutense, de Madrid