¿Estás pensando quedarte embarazada y tienes 30 años o más?

Ácido fólico antes de la gestación, clave para un embarazo sano

Quedarte embarazada y tienes 30 años o más
"El DNI de la mujer está en los ovarios, aunque tengas 35 años y parezcas una mujer de 25". Quien lo dice es Txantón Martínez-Astorquiza, presidente de la sección de Medicina Perinatal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Si estás pensado en quedarte embarazada y tienes 30 años o más, te interesa leer esta información porque una cuarta parte de las parejas españolas son infértiles.



Carmen Arnanz
Desde la SEGO se anima a las mujeres (especialmente a las treintañeras) a ser madres cuanto antes y a lograr un embarazo sano. ¿Cómo? La mejor forma es preparar su embarazo mediante una consulta preconcepcional y tomar ácido fólico y yodo unos tres meses antes de la gestación. La reciente campaña de la SEGO "¿Estás preparada?" invita a la mujer a consultar con su especialista en el momento en que planea su embarazo.

¿Hay tiempo para "pensarse" el embarazo a partir los 30?


Una gran parte de las embarazadas que acuden a la consulta del ginecólogo tienen 35 años o más: muchas se "están pensando" el embarazo si darse cuenta de que el 25 por ciento de las parejas en España son infértiles. La tasa de embarazos ha caído un 10 por ciento y sólo en el País Vasco este año han muerto más personas que las que han nacido. Los datos dan que pensar…

¿Qué recomienda a la mujer que quiere, pero no se decide a quedarse embarazada con 30 o 35 años?


Desde la SEGO queremos lanzar este mensaje: "Quieres quedarte embarazada…?" Nuestro consejo es que vayas a tu ginecólogo y tomes yodo y ácido fólico. Nos estamos dando cuenta de que las españolas intentan quedarse embarazada muy tarde y entonces aparecen los problemas de infertilidad. ¿Cuándo deben intentar el embarazo? Cuanto antes, esta misma noche si pueden. Porque aunque tengas 35 años y parezcas una mujer de 25, el verdadero DNI está en los ovarios. A más edad, el espermatozoide tarda más en penetrar la membrana del ovario, la mujer ovula menos y peor. También la edad del hombre cuenta: los padres mayores tienen más riesgo de hijos con patologías como autismo, según los últimos estudios.

 

Todavía hay casi un 70 por ciento de mujeres que no toman ácido fólico antes del embarazo…


Una mujer que toma ácido fólico antes del embarazo  tiene muy pocos problemas de defectos del tubo neural del bebé (como la espina bífida). Pero sólo el 30 por ciento de las embarazadas lo toma antes de lograr la gestación. Con el yodo pasa lo mismo: las mujeres que lo toman antes y durante la gestación, así como en la lactancia, tienen menor incidencia de bebés con problemas retraso mental por hipotiroidismo.
Sabemos que entre el 3 y el 5 por ciento de las mujeres tienen bebés con malformaciones (las más comunes, las del tubo neural) de forma espontánea, independientemente de la edad que tengan las madres. Y la incidencia de estos casos podrían reducirse (dos de cada tres casos) mucho simplemente tomando suplementos de ácido fólico. Además, el ácido fólico influye en muchas otras funciones del organismo, por ejemplo, previene la anemia megaloblástica.

¿Por qué es tan importante tomar ácido fólico antes de la fecundación?

El tubo neural del bebé se cierra entre la semana 6 y la semana 8 de embarazo, cuando todavía muchas madres no saben que están embarazadas. Es el caso, por ejemplo, de las madres que tienen ciclos irregulares o muy largos, que pueden confirmar su embarazo entre las semanas 8 y 10. Todas esas semanas de la gestación son clave para que el ácido fólico ayude a desarrollar las estructuras básicas del embrión.

Por eso, como la mujer no sabe cuándo se va a quedar embarazada, ha de empezar a tomar el ácido fólico cuando planea su embarazo, aproximadamente unos tres meses antes de la fecundación. Si el embarazo tarda, la mujer puede ir intercalando los meses de ingesta de ácido fólico, para que no se le haga pesada la espera.

¿Cómo es la nueva cartilla preconcepcional que promueve la SEGO?

Es una especie de "tarjeta de identidad" del embarazo. La cartilla preconcepcional es un documento que se va a dar a todas las mujeres que vengan a la consulta: es una forma de contactar con ellas y de animarlas a lograr un embarazo sano. También vamos a facilitar estas cartillas a las matronas y los médicos de familia, profesionales que también puedan realizar este consejo preconcepcional en sus consultas y revisiones habituales.

La consulta preconcepcional es mucho más que la receta de ácido fólico. A través de la cartilla, se hace un cuestionario a la mujer acerca de todos sus hábitos como dieta, consumo de tabaco y alcohol, práctica de ejercicio, físico... Ofrece consejos sobre hábitos de vida saludables, alimentación y suplementos vitamínicos antes del embarazo, algo de suma importancia en esta etapa. Fumar o beber alcohol en el embarazo puede tener consecuencias muy serias en el bebé como patologías placentarias, fetos con bajo peso (si se fuma) o patología alcohólica en el caso de la bebida, como el crecimiento intrauterino retardado. Hoy solo piden cita para preparar su embarazo el 20 por ciento de las mujeres y suelen ser las más mayores.
cartilla preconcepcional campaña SEGO

¿Cómo es el paso de los anticonceptivos al ácido fólico?

En el caso de que la mujer tome anticonceptivos orales es muy importante empezar con el ácido fólico cuanto antes, incluso simultanearlo con el último mes de ingesta del anticonceptivo. La razón es que este tipo de fármaco interacciona con el ácido fólico y hace que éste se absorba peor.
Carmen Arnanz