Desarrollo del feto en la semana 6: Empiezan a crearse los órganos del bebé

El tubo neural del niño comienza a cerrarse

En la semana 6 de embarazo el bebé tiene la forma de una pequeña habichuela. En esta semana su crecimiento es vertiginoso y empieza una etapa crucial de su desarrollo: la organogénesis, es decir, el comienzo de los principales órganos: riñones, pulmones, sistema digestivo… Aunque la mayoría de ellos no termina su completo desarrollo hasta tiempo después del nacimiento. Y aunque no lo parezca, también comienzan las primeras transformaciones en la fisonomía y en el aspecto exterior del nuevo ser.

Semana 6 de embarazo: qué sucede


Al final de la semana 6 de gestación se aprecian unas yemas en los laterales, que se convertirán en brazos (los brotes que en breve serán sus piernas aparecen un poco más tarde). Por supuesto el embrión carece de facciones pero comienzan a desarrollarse la mandíbula y el cuello.

Su primitivo y pequeño corazón -aunque resulta bastante grande con respecto al tamaño del feto- tiene una sola cámara y la sangre comienza a circular por sus pequeños vasos sanguíneos. El sistema nervioso central continúa desarrollándose. En el extremo del primitivo tubo neural aparecen tres bulbos. De ellos surgirá el cerebro, pero aún falta un tiempo para eso. 

De momento lo que se ha terminado de formar es el tubo neural que recorre de arriba abajo esa pequeña habichuela embrionaria, y que se ha empezado a cerrar. Este es un momento crucial en el desarrollo del feto porque si no consigue cerrarse correctamente el bebé puede nacer con malformaciones del tubo neural. Junto a esos bulbos hay esbozos de órganos sensoriales: el oído interno y el ojo. Al final de esta semana el feto presenta una clara forma de C con su cabeza y su cola, perfectamente diferenciados entre sí… y en medio se empiezan a formar el sistema digestivo.

La cavidad amniótica también evoluciona y se llena de líquido amniótico, de tal forma que al final de esta sexta semana de gestación el embrión se encuentra flotando en medio de la cavidad y fijado a la pared por medio del cordón umbilical que se encuentra en formación. En esta fase, la placenta, que más adelante proporcionará nutrientes y oxígeno, aún no ha terminado de formarse. Por eso el saco amniótico desempeña un importantísimo papel, pues permite el paso de nutrientes esenciales a través de la membrana hasta el embrión.

Qué nota la madre en la semana 6 de embarazo


Ya no hay sospechas ni intuiciones: con dos semanas de retraso de la menstruación, la futura madre ya sabe que está embarazada. Y además algunos síntomas no pueden ser más claros: 

  • Los pechos han aumentado considerablemente de tamaño y bajo la piel se ven las redes venosas. La areola es más grande y oscura y los "granitos" que se ven en ella, los tubérculos de Montgomery, aparecen en relieve.
  • Las náuseas son más frecuentes y pueden acabar en vómito.
  • Algunas mujeres experimentan en estas primeras semanas de embarazo un tremendo sueño… o, por el contrario, insomnio.

que nota la madre en la semana 6 de embarazo

Un consejo para alimentarte mejor

Aunque las verduras son un excelente alimento, en el embarazo es mejor no comerlas crudas fuera de casa porque si no están bien lavadas con productos desinfectantes especiales pueden trasmitir enfermedades como la toxoplasmosis.   

 

Un consejo para aliviar molestias

Si por las mañanas sientes muchas náuseas deja por la noche una galleta de jengibre en la mesita de noche. Cómela al despertarte y espera unos minutos antes de ponerte en pie.

Angela del Tío