Cómo diferenciar los síntomas del embarazo

Hay molestias que pueden darse por otros motivos que no son el embarazo

¿Estaré o no estaré embarazada? Desde que decidiste engendrar un bebé, cada pequeña molestia enciende una lucecita y te preguntas si será o no un síntoma de embarazo.

Lo cierto es que el embarazo, como nos explica el doctor Juan Luna, director médico del Hospital La Milagrosa, de Madrid, “no tiene una sintomatología general. Yo siempre digo que no hay dos embarazos iguales”. Pero también nos comenta que existen una serie de síntomas que son frecuentes en el primer trimestre... No todas las mujeres los padecen, pero sí muchas.

Lo malo es que estos síntomas también pueden darse en los días previos a la menstruación y hacer albergar a la mujer falsas esperanzas. Te contamos cómo diferenciarlos.

Como diferenciar los síntomas del embarazo

Molestias en el pecho


Es probable que cuando te vaya a venir la regla notes que tus pechos se inflaman y que te duelen… y algo muy similar ocurre en los primeros días de embarazo.

  • En el síndrome premenstrual, la hinchazón y el dolor se deben a que el organismo femenino a mitad del ciclo menstrual empieza a secretar en grandes cantidades las hormonas femeninas, estrógeno y progesterona. Los pechos tienen receptores a estas dos hormonas y por eso se inflaman durante unos días. Lo habitual es que en los días previos a la regla, vuelvan a su ser y el dolor remita.
  • En el embarazo, ocurre algo parecido, pero además de estos dos síntomas la mujer puede notar cómo las venas que recorren su seno se vuelven más visibles, que la areola se obscurece, los pezones se vuelven más sensibles y que le “pican”, como una especie de desazón. Por otra parte, esa inflamación no remite, ni a va menos con el paso de los días. Al contrario, aumenta porque los pechos de la mujer se preparan para la lactancia materna. “Es similar, pero más prolongado y marcado, ocasionados por picos altos de progesterona, una de las hormonas del embarazo”, dice el doctor Juan Luna.

Molestias digestivas


Las náuseas, con o sin vómitos, son bastante frecuentes. Se cree que se debe a la acción de una hormona que al comienzo del embarazo se encuentra muy elevada: la hormona gonadotropina coriónica humana (HGC). Pero una gastroenteritis puede dar una sintomatología muy similar.

  • En una infección gástrica, lo normal es sentir náuseas y vómitos a lo largo de todo el día, a menudo acompañado de diarrea e incluso de unas décimas de fiebre y dolor de estómago, retortijones, ruidos estomacales...
  • En el embarazo, las náuseas y el vómito en muchas ocasiones se producen solo por la mañana y ante la presencia de alimentos muy especiados o fritos. Y, sobre todo, no hay dolor de estómago. Además, es frecuente que la mujer note cambios en su sentido del gusto, y que las comidas le sepan distintas. O sentir aversión a algunos alimentos.

Pérdidas de sangre


El principal síntoma de embarazo es sin duda la falta de regla. Pero algunas mujeres experimentan unas pequeñas pérdidas de sangre que piensan que se trata de la regla. Estas pequeñas hemorragias se deben a la implantación del embrión en el endometrio, la pared del útero. “Se confunden con una regla rara”, nos comenta el doctor Juan Luna.

  • La menstruación suele ser una hemorragia, que si bien empieza con pequeñas pérdidas, estas aumentan al día siguiente y suele durar entre tres o más días.
  • El sangrado por implantación suele ser más obscuro, como amarronado, y es una pequeña pérdida, que no suele durar más de un par de días.

Confirmar el embarazo

 

Para salir de dudas, lo mejor es realizar un test de embarazo, a la venta en farmacias y parafarmacias. Estas pruebas detectan una hormona que produce el tejido corial, que luego se convertirá en la placenta: la Hormona Gonadotropina Coriónica (HCG). A lo pocos días de la concepción, la HCG llega a la sangre materna y la orina, y su concentración aumenta de día en día hasta la duodécima semana de embarazo. A partir de entonces desciende porque la placenta ya está desarrollada y es capaz de producir las hormonas necesarias para el crecimiento y desarrollo del feto.

 

  • Cuando el resultado es negativo, puede ocurrir que la mujer se encuentre en un estado tan inicial del embarazo, que la concentración de hormonas no sea lo suficientemente elevada para que el test lo detecte. Por eso, si la mujer continúa sin menstruación quizás convenga repetirlo unos pocos días después.
  • Si es positivo, no hay ninguna duda. ¡Estás embarazada!
Caridad Ruiz