No debes “comer por dos” estando embarazada

0
0
no hay que comer por dos
13 Nov 2013

El embarazo ha sido una etapa en la que tradicionalmente se nos permitía comer todo lo que quisiéramos y un poco más. Y no porque las mujeres tuviésemos más hambre, no, sino porque era necesario "comer por dos". Otro falso mito del embarazo son los antojos: si no se sacian, pueden ser perjudiciales para el bebé… O millones de frases en las que todas nos hemos resguardado para calmar la ansiedad o, vamos a llamarlo, necesidad que habita en nosotras durante estos meses de espera.

 

Debido al estrecho control que se hace ahora del embarazo, se ha visto que el incremento de peso excesivo puede ser muy perjudicial no sólo para ti como gestante, sino también para tu bebé y para el parto. Sí, tu índice de masa corporal puede influir en el tipo de parto y en la recuperación posparto. En la consulta de tu obstetra como de tu matrona, se va a hacer mucho hincapié en que el peso que debes ganar a lo largo del embarazo ronde 9 y 11 kilogramos. Esta cifra varía en función del peso de base, es decir: cuánto pesas al empezar la gestación. La ganancia de peso debería ser menor si tu índice de masa corporal es mayor antes de quedarte embarazada.

¿Qué me conviene comer durante mi embarazo?
Entonces empiezan las dudas y las prisas al buscar la dieta ideal para una embarazada y así no elevar el peso de manera exponencial. Comienzas a preguntar a tu familia, amigas e incluso buscas por Internet alguna página que te ayude a solventar la incógnita, no dándote cuenta que la respuesta la tienes en tu día a día.

La alimentación que debe llevar cualquier embarazada está basada en los principios de la dieta mediterránea, es decir en la dieta que debería llevar cualquier persona independientemente de su edad y sexo. Se necesita incluir alimentos proteicos, puesto que durante la gestación se incrementa mucho los requerimientos de las proteínas y un déficit de las mismas te puede ocasionar cansancio importante y achacarlo a un cuadro anémico y que ese no sea el motivo.

También es necesario la ingesta proporcionada de verduras y frutas, al igual que de productos lácteos, todo ello regado con una buena cantidad de líquido, fundamentalmente se precisa beber agua, evitando las bebidas alcohólicas y los zumos con alto contenido en azúcar.

Evita la bollería industrial y cuida las raciones.

  • Se debe evitar toda la bollería industrial y el consumo excesivo de hidratos de carbono, ¡qué mala suerte! Sabemos que los hidratos de carbono son alimentos muy bien tolerados durante la gestación, pero no deben consumirse muy a menudo.
  • Es preciso tener especial cuidado con las raciones. Con cierta frecuencia -no sólo nosotras cuando estamos embarazadas, sino también la gente que te rodea, que te quiere- tendemos a poner en el plato una cantidad que te puedes comer, pero que no debes. Reduce las cantidades en las comidas principales; evitarás no sólo el incremento de peso, sino también los cuadros asociados de pirosis y reflujo gastroesofágico estando embarazada.
  • Incrementa la ingesta a media mañana y media tarde, de este modo, tu organismo y tu bebé van a tener un aporte de nutrientes de manera continua, evitando que llegues a la hora de la comida y de la cena con gran ansiedad.
  • Cuídate durante el embarazo con una dieta equilibrada, para tener una buena educación alimentaria y así poder continuar con la misma durante el resto de tu vida y de tu familia.

Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.