¿Puedo tomar cerveza sin nada de alcohol embarazada?

cerveza sin alcohol embarazo

La gran mayoría de las embarazadas sabe que beber cualquier cantidad de alcohol durante el embarazo puede afectar el adecuado desarrollo del embrión o tener consecuencias negativas para el desarrollo de su bebe. Según datos del organismo Eurocare (www.eurocat-network.eu/), en España el 25 por ciento de las embarazadas continúan tomando alcohol durante todo el embarazo, si bien es verdad que en pequeñas cantidades.

La mujeres alcohólicas son propensas a desarrollar el síndrome alcohólico fetal, que consiste en un crecimiento intrauterino restringido (CIR) que puede prolongarse a lo largo de la infancia e incluso de la adolescencia, dismorfia facial: ojos pequeños y alargados, nariz pequeña, labios delgados…, disfunción general del sistema nervioso central (SNC): irritabilidad, temblores, hiperactividad, hiperexcitabilidad, disminución del reflejo de succión, alteraciones del comportamiento y retraso mental así como alteraciones esqueléticas, cardiovasculares, renales u oculares.

Por todo ello, la recomendación más saludable durante el embarazo es el consumo cero, ya que el alcohol pasa la barrera placentaria y puede provocar daños irreversibles en el desarrollo físico y mental del bebé. No existe ningún momento durante el embarazo e incluso durante la lactancia, donde se pueda consumir de forma segura ya que puede afectar a los órganos que se estén desarrollando en ese momento.

Por ejemplo, si el consumo de alcohol se realiza durante el desarrollo embrionario, antes de las semanas 9 o 10 de gestación puede provocar malformaciones. Si es después, dependerá de la cantidad ingerida para que el bebé desarrolle de modo más o menos intenso el síndrome alcohólico fetal antes descrito. Por tanto, los daños estarán directamente relacionados con las cantidades de alcohol ingeridas y su frecuencia. Además, cualquier bebida independientemente de su proceso de elaboración o graduación alcohólica entraña el mismo riesgo.

Cerveza sin nada de alcohol

Este consumo de alcohol debe incluso ser responsable varios meses antes de intentar quedarse embarazada. En este sentido existe una gran bebida para las embarazadas que es la cerveza sin nada de alcohol (la que se denomina "00"), ya que es un buen nutriente y tiene abundantes vitaminas y minerales. Es una bebida refrescante relativamente novedosa en el mercado que satisface las necesidades de los consumidores que desean disfrutar de una bebida como la cerveza y no puedan o no quieran consumir alcohol.

Se trata de un producto que solemos consumir por lo general fuera de casa con los amigos o en reuniones sociales. Contiene pocas calorías, unas 32Kcal por 100cc, no aporta grasas, pero sí abundantes hidratos de carbono, vitaminas, minerales y proteínas. Es interesante para el embarazo por un componente fundamental que es el ácido fólico, una vitamina hidrosoluble del grupo B, que en la cerveza se encuentra un contenido medio de 4,1 µg/100ml.

Una cerveza de 33cl aportaría unos 15 a 20 µg de ácido fólico, que es el 10 por ciento de lo aconsejable tomar al día. Las embarazadas podéis tomar la cantidad que deseéis siempre dentro de los límites de la moderación y responsabilidad. Dos o tres "cañitas" cuando salimos sería lo ideal, pero no hay que consumir más de 600-700 ml al día. Hay que tener en cuenta que también es un buen aporte de hidratos de carbono y el consumo excesivo puede hacer aumentar en demasía el peso de la gestante.

El ácido fólico además de prevenir la anemia megaloblástica, tiene otras funciones como prevenir los defectos del tubo neural (espina bífida), así como la hipertensión y otros eventos cardiovasculares durante el embarazo al disminuir la homocisteína, que es un aminoácido muy importante en su metabolismo. Por todo, ello os animo a que consumáis cerveza sin nada de alcohol no solamente en los actos sociales o con los amigos sino también en casa al comer o cenar. Es un alimento perfecto para vosotras.

Dr. Miguel Ángel Herraiz Martínez
Jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico San Carlos y Catedrático de la Universidad Complutense, de Madrid