Gemelos: cómo afrontar las primeras semanas de vida

Sincronizar la lactancia y el descanso de los bebés es vital para la familia

 

Antes de que nazcan los niños ya debes haber planificado algunas cosas que no podrás hacer durante los primeros días. Por ejemplo, comprar comida y, si es posible, almacenarla en algún sitio para que no tengas que hacer la compra. También puedes llenar el congelador con comida preparada y cuando llegue el momento, la sacas sin necesidad de cocinar. Otra opción es tener a mano el teléfono de un servicio de comida a domicilio o realizar el pedido por internet a un supermercado que envíe la comida a casa.   Gemelos: primeras semanas de vida
 
En los primeros días, el padre tiene que asumir todo lo relacionado con la casa, ya que la madre estará todavía recuperándose del parto, con los puntos de la episiotomía o cesárea por curar. A eso se añade el cansancio propio del alumbramiento, más el provocado por el sueño entrecortado por las tomas de leche de los bebés.
 
 

Cómo hacer coincidir los horarios de los gemelos

 
A principio cada uno de los niños va a su aire. Poco a poco podrás hacerles coincidir en horarios, pero en un primer momento debes atenderles según sus necesidades, sobre todo si nacen con bajo peso.
 
     
  Ante la situación límite en la que los bebés lloran a la vez, la mejor solución es estar acompañada, porque así cada uno intenta calmar a cada pequeño. Sin embargo, cuando esto no es posible, puedes coger a uno mientras meces en el carrito al otro o le acaricias con la otra mano.  
     
 
El resto de rutinas no son muy diferentes a cuando tienes un solo hijo: intentar tener todo a mano en un cambiador y la bolsa preparada para ir de paseo con todos los productos de higiene.
 
Algunas veces te sentirás mal por no descansar lo suficiente y puedes pensar que no eres capaz de salir adelante. Pero sí puedes: intenta dormir por el día en los ratitos que los bebés te lo permitan. Poco a poco van adquiriendo las rutinas y todo será más fácil.
 
     
  Para lograr que los dos duerman al mismo tiempo, acuéstales juntos en la cuna y tápales con una mantita. Se quedarán acurrucaditos al sentir el calor de cuerpo. Las caricias y el baño como rutina antes de dormir también ayudan a sincronizar sus sueños. Y cuando lloren los dos bebés a la vez, los expertos recomiendan atender antes al más tranquilo.  
     
 
Tan importante como atender a los pequeños es cuidarte a ti misma. No descuides tus hábitos de belleza y dedícate tiempo para ti y tu pareja. Intenta de vez en cuando disfrutar de alguna cena u otros momentos para ambos, olvidando por un ratito a los niños. Si tienes otros hijos, también debes reservar un tiempo para ellos y no estar todo el día pendiente de los gemelos.
 
 

Dar el pecho a dos bebés a la vez

 
La lactancia materna cuando nace más de un hijo es perfectamente posible. Aunque necesitarás unas indicaciones previas con las que podrás hacer frente a su alimentación, una tarea que se complica cuando se trata de dar de mamar a dos bebés a la vez. La primera recomendación es que alimentes a los dos a la vez para que se acostumbren a ello, no tengas que estar casi las 24 horas dando el pecho y puedas descansar. Con unas almohadas especiales podrás sostener a los bebés para amamantarles a la vez.
 
La lactancia materna se beneficiará de una baja maternal más prolongada: si la madre estaba trabajando en el momento de quedarse embarazada de gemelos, le corresponde una baja por maternidad de 18 semanas (20 semanas en el caso de trillizos). El permiso por paternidad es de 15 días.
 
Marta Villalba