Desarrollo del feto en la semana 3: Cómo crece el bebé desde una célula

Es clave que la madre tome ácido fólico desde antes de la gestación

Todo comienza con la unión de un óvulo y un espermatozoide. De ese mágico instante surgirá una célula y unas 40 semanas más tarde nacerá un bebé. El óptimo desarrollo fetal es una aventura llena de misterios.

Semana tras semana de embarazo, el nuevo ser va formándose en el útero materno. Cada etapa es fascinante, desde la fecundación a la formación del embrión y luego el feto.

 

semana 1 desarrollo del bebe

Semana 3 de embarazo: qué sucede


semana 1 desde la concepcion feto

Apenas unas pocas horas después de que un espermatozoide fecunde el óvulo, se forma una nueva célula llamada cigoto que contiene 23 pares de cromosomas.

A partir de ese momento empieza toda una aventura para él. Tiene que multiplicarse y al mismo viajar hasta el lugar donde vivirá durante unas 40 semanas de gestación hasta convertirse en un bebé.  Treinta horas después de la fecundación, el cigoto ya son dos células; a las 40 -no han pasado ni dos días- ,cuatro células y a las 72 horas ya se ha dividido entre 12 y 16 células.

Pero este proceso, llamado segmentación, no ha hecho más que empezar, porque de esa única célula que era el cigoto surgirá una mórula, con unas 30 células; y con tiempo, un feto con muchísimos billones, todas con la misma carga genética, pero diferenciadas porque cada una tendrá una función: habrá células sanguíneas, neuronas cerebrales, células que conformarán el hueso, la piel, cada uno de los órganos… 

El viaje del cigoto por las trompas de falopio


Al mismo tiempo que se produce esa segmentación, el cigoto empieza a viajar muy despacio por las trompas de Falopio en dirección a la cavidad uterina. Este viaje lo realiza gracias a los movimientos que efectúan los músculos de las tropas de Falopio y a los millones de cilios o pequeñísimos pelillos que hay en su interior y que se mueven todos en la misma dirección: hacia el útero.

El ovocito fecundado llega al útero en unos tres o cuatro días. Pero este viaje no es tan fácil como parece, ya que el cigoto puede quedar adherido en algún pliegue de la mucosa y provocar que el embarazo no prospere. Además entre la parte ancha y estrecha de la trompa hay un esfínter muscular, infranqueable. Pero gracias a la progesterona que desde la fecundación el organismo de la futura madre empieza a producir en grandes cantidades, ese esfínter se relaja, permitiendo el paso del cigoto hacia el útero. Para entonces el cigoto es una mórula con 30 células que ya ha llegado al útero. La multiplicación celular continúa y la mórula se convierte en un blastocisto con unas 300 células.

Qué nota la madre tras la fecundación


En esa primera semana, la mujer no suele notar nada. Ni tan siquiera la ausencia de la menstruación, ya que normalmente la fecundación se produce hacia el día 14 después de la última regla. Sin embargo es importante que la mujer que está buscando el embarazo se cuide desde que abandona el método anticonceptivo como si ya estuviese en estado.

En esa primera semana, como hemos dicho anteriormente, se ha producido la multiplicación celular y cualquier incidente puede malograr el embarazo.  Es importante que tome un suplemento diario de ácido fólico, ya que se sabe que unos niveles bajos de esta vitamina al comienzo de la gestación puede provocar que el tubo neural del bebé no se cierre correctamente, provocando espina bífida.

También es importante que su organismo cuenta con unas buenas reservas de nutrientes (vitaminas y minerales), ya que cuanto más sana se encuentre la futura madre, más sano crecerá el hijo que ha engendrado. 

Si fuma debe abandonar ese hábito y abstenerse de tomar alcohol. Si debe hacerse una radiografía, conviene que advierta al radiólogo que está planificando quedarse embarazada para que le facilite un delantal de plomo que proteja el área genital.

que nota la madre tras la fecundacion

Un consejo para alimentarte mejor

Las verduras de hoja verde, como las espinacas o las acelgas, y las legumbres son alimentos ricos en ácido fólico, y no deben faltar en tu dieta. 

 

Un consejo para aliviar molestias

Aún no notas nada, pero como más vale prevenir, desde que decidas ser madre, haz una vida lo más sana posible y empieza a hacer algún ejercicio suave de forma regular, como pilates para embarazada, yoga, nadar, caminar… 

Angela del Tío