El alcohol, prohibido en el embarazo

0
0
alcohol en el embarazo
17 Feb 2016

Ningún consumo de alcohol en el embarazo se considera seguro. La razón es que no se ha conseguido establecer una dosis mínima a partir de cual que puedan aparecer efectos perjudiciales para la salud del bebé que se está gestando.

Primer trimestre, el más frágil.
Sí se sabe que el principal efecto perjudicial que presenta afecta al desarrollo del sistema nervioso fetal, ya que es durante este periodo embrionario donde más cambios se producen en este sistema y por lo tanto el momento de más sensibilidad para la acción de cualquier tóxico.

El problema del alcohol es que este atraviesa la placenta, afectando al feto porque metaboliza este tóxico de forma más lenta que un adulto. Además su secreción por la orina fetal acumula el alcohol en el líquido amniótico. Esto produce que, mediante la deglución el feto, vuelva a ingerir cantidades de alcohol, perpetuando sus efectos.

Más posibilidad de aborto.
Según el trimestre de gestación en el que nos encontremos, los efectos del alcohol pueden ser diferentes. El consumo en el primer trimestre se asocia a mayor posibilidad de malformaciones faciales; en el segundo trimestre a mayor posibilidad de aborto; y en el tercer trimestre, a problemas de desarrollo neurológico.

Existe el denominado síndrome alcohólico fetal, el cual incluye un espectro de efectos producidos por el alcohol. Entre éstos se encuentran alteraciones faciales, alteraciones neurológicas motoras así como disminución del cociente intelectual y mayor tasa de trastorno de hiperactividad infantil.

Por todo esto es recomendable el abandono completo del consumo de alcohol. Toda embarazada debe de conocer los riesgos asociados, de forma que le facilite la decisión de no realizar su consumo para conseguir un embarazo saludable.

Tampoco en la lactancia materna.
Un caso especial es el posparto. En el caso de mujeres que presentan consumo de alcohol de forma habitual, dado que esta sustancia se excreta en leche materna, estaría indicada la lactancia artificial. En el caso de una mujer en el puerperio tenga un consumo esporádico, tampoco se recomienda la administración de la leche materna en las siguientes tomas, sino desechar ésta, dado los efectos que el alcohol puede tener sobre el recién nacido.

Son ampliamente conocidos los beneficios que el consumo moderado de alcohol tiene para el sistema cardiovascular del adulto, pero también son conocidos los efectos deletéreos del mismo, sobre todo cuando se produce un consumo abusivo. En el caso de las embarazadas, el consumo debe ser nulo.

Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.