Cambios fisiológicos en el embarazo

1
0
03 Abr 2017

El embarazo es una de las etapas más bellas que como mujer vas a tener, en donde se experimenta una serie de cambios fisiológicos dirigidos hacia una correcta formación de tu bebé, sin que exista una grave repercusión en tu estado físico. No obstante, en ocasiones, estas diferencias que se producen de manera normal durante la gestación, pueden ocasionar una serie de síntomas que pueden crear dudas sobre si te encuentras bien o no. Te vamos a enumerar una serie de cambios y repercusiones que son fisiológicas y que no deben preocuparte.

  • Un motivo frecuente de consulta, es la leve taquicardia que se produce a medida que van aumentando las semanas de gestación. Esto se debe a un aumento del volumen sanguíneo durante todo el embarazo, incrementándose, a su vez, la frecuencia cardiaca materna.
  • La tensión arterial también sufre una serie de cambios. Durante el primer trimestre puede disminuir, de tal forma, que incluso puede ser preciso la suspensión de fármacos antihipertensivos, en aquellas mujeres que tienen hipertensión arterial crónica. Por el contrario, en el tercer trimestre, puede elevarse, siendo patológica si alcanza cifras mayores de 140/90, considerándose hipertensión arterial gestacional, y, si se asocia a proteinuria, se encuentra dentro del cuadro de preeclampsia.
  • A nivel pulmonar, se produce un incremento de la frecuencia respiratoria, un aumento de la ventilación.
  • Es muy común, la presencia de una anemia fisiológica del embarazo, es decir una disminución de la hemoglobina. Esta anemia es dilucional, es decir, provocada por el incremento del volumen de sangre en el torrente sanguíneo materno, y si no llega a valores por debajo de 11g/dl en el segundo trimestre, no es preciso su tratamiento con ferroterapia.
  • A nivel hematológico, también se observa una leucocitosis, es decir, elevación de los glóbulos blancos, sin signos de infección, por lo que no es preciso el tratamiento con antibióticos.
  • Y, ¿qué ocurre con las plaquetas? A lo largo del embarazo, se produce una elevación del número de plaquetas, por lo que la gestante se encuentra en un estado de hipercoagulabilidad. Por eso, hay que tener especial cuidado en todas aquellas situaciones que implican una disminución del movimiento, por ejemplo, viajes prolongados en un avión, estancias que impliquen inmovilidad…, puesto que aumentaría el riesgo de fenómenos tromboembólicos. En estas situaciones que se precisaría una profilaxis con anticoagulantes.
  • Un tema muy importante, que produce una gran clínica en la mujer, es todo aquello relacionado con el aparato digestivo. Durante el embarazo, es normal que se produzca un enlentecimiento del tracto gastrointestinal, favoreciendo el reflujo gastroesofágico, la pirosis y el estreñimiento. A veces, simplemente con medidas higiénico-dietéticas, como cambios en la alimentación y el ejercicio físico, puede resolverse, mientras que en algunos casos es preciso algún tipo de tratamiento farmacológico para su resolución.

Lo más importante es que durante tu gestación te cuides mucho, tengas cuidado con la alimentación y sigas con los controles por parte de tu Obstetra y Matrona, para identificar cualquier síntoma o signo que haga intuir que existe algo anormal en el curso de estos meses de espera. Pero, con unas medidas sencillas y conociendo tu cuerpo, vas a poder llevar un tiempo de preparación, para recibir a tu bebé, muy feliz.

Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.