Embarazo semana 33: Mucho dolor lumbar y ciática

Puede que notes hipo dentro del útero

En la semana 33 de embarazo el bebé se está quedando sin sitio para moverse dentro del útero y ya suele estar colocado de cabeza, aunque eso no quiere decir que se vaya a quedar definitivamente en esa posición. Notarás que el bebé se "estira"  con más problemas dentro de la cavidad uterina e incluso puedes experimentar algunas contracciones. Con 33 semanas de embarazo puedes sufrir dolor lumbar, que podría complicarse con ciática por la presión de útero sobre el nervio ciático. Te esperan las pruebas y análisis del tercer trimestre.

Semana 33 de embarazo: "¿Cuánto pesa y mide mi bebé?"


  • Tu bebé pesa alrededor de los 2 kilos y mide unos 43 centímetros en la semana 33 de gestación.
  • Ya suele estar colocado cabeza abajo, lo que denominamos presentación cefálica.
  • Los movimientos del bebé son más limitados, y sobre todo son los miembros inferiores y superiores, los que mueve con más frecuencia y con más fuerza, por lo que a veces te pueden doler las patadas.
  • Cada vez es más grande y tiene menos espacio para girar de un lado a otro o de arriba a abajo.
  • El movimiento fetal también dependerá de la cantidad de líquido amniótico que tengas: a mayor cantidad de líquido, mayor movimiento. La percepción de los movimientos fetales es mayor cuanto más delgada estés, pues el aumento de grasa en la pared abdominal disminuye la percepción de los mismos.
  • Es posible que notes el hipo de tu bebé dentro del útero, considerándose también como algo normal, un signo de bienestar fetal.

33 semanas de embarazo: Repóquer de dolores


Dolor lumbar y ciática

Puedes tener dolor en la zona lumbar, que a veces se irradia a lo largo de la nalga, el muslo y toda la pierna hasta llegar al pie. Es una ciática y se produce por la compresión de la raíz nerviosa del nervio ciático debido a la hiperlordosis (excesiva curva de la espalda en la zona lumbar) que adoptas en el embarazo que hace que el hueso sacro cambie de posición, tensando así el nervio ciático. Para mitigar la lumbociática puedes realizar ejercicios de Pilates o acudir a un fisioterapeuta. Algunas  de vosotras acudís a la manta eléctrica o a bolsas de tela rellenas de semillas calientesLa natación también te ayudará a calmar la sensación dolorosa.

Cómo lidiar con la lumbociática

Por otra parte, el tamaño del útero es tan grande con tus 33 semanas de embarazo que presiona el nervio ciático a su salida del sacro. Si la ciática se acompaña de lumbalgia, el cuadro se llama lumbociática. A veces llega a ser tan invalidante que hace que la embarazada tenga intensos dolores y ande cojeando. Estos síntomas son tan frecuentes que se han descrito en un 35 por ciento de las gestantes. Pueden mejorar con gimnasia (se recomienda hacer el ejercicio del gato, por ejemplo), calor local o tratamiento con paracetamol. Muy importante: Recuerda que por mucho dolor que tengas, no debes tomar ibuprofeno.

semana 33

"¿Cuánto debo pesar con 33 semanas de embarazo?"

En el tercer trimestre de gestación, el aumento de peso de la embarazada es muy evidente. Si quieres comprobar que tu ganancia de peso es correcta, te invitamos a comprobarlo "subiéndote" a nuestra calculadora del peso ideal en el embarazo. No dudes en consultar con tu ginecólogo o matrona si tienes problemas con el peso o la alimentación.

Semana 33 de embarazo: pruebas diagnósticas


Ecografía del tercer trimestre

Escucharás el sonido del corazón de tu bebé en la consulta mediante la ecografía del tercer trimestre. La imagen ecográfica te muestra al bebé por partes y cada vez te resultará más difícil identificarle, porque la cabeza, el abdomen o las piernas ocupan toda la pantalla del ecógrafo. Puedes ver con claridad sus bostezos o cómo saca la lengua  si la posición de la cara es la idónea.

Análisis del tercer trimestre

  • Es el momento de realizar la analítica del tercer trimestre de embarazo. Se realiza un análisis de sangre y otro de orina. En ellos se determinan los niveles de hierro en sangre (número de glóbulos rojos, hemoglobina y hematocrito), número y recuento de los glóbulos blancos, pruebas de coagulación, niveles de colesterol, enzimas hepáticas y una posible infección urinaria. 
  • También se determina la toxoplasmosis,  el citomegalovirus y el VIH. Si la gestante está inmunizada de toxoplasmosis, no es necesario volver a solicitarlo en el tercer trimestre. 
  • Además, se busca la presencia de anticuerpos irregulares tanto si la gestante es Rh negativo como positivo. Actualmente también se solicita la TSH, sobre todo si la gestante ha hecho un hipotiroidismo en el embarazo.
Dra. María de la Calle Fernández-Miranda
Jefe de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital La Paz (Madrid)