Todas las curiosidades sobre los síntomas del embarazo

Qué puedes sentir al comienzo y durante tu gestación

A lo largo de la gestación, el organismo de la embarazada sufre muchos cambios, por dentro y por fuera, dando lugar a síntomas de embarazo muy característicos. No es solo que crezca la tripa porque dentro se está formando un bebé. Las modificaciones van mucho más allá: la naturaleza altera el cuerpo de la mujer para preparar el parto y para la crianza del bebé. Y los síntomas que aparecen en el embarazo tienen su origen en esa adaptación. Los primeros síntomas que aparecen, para que tu organismo “acepte” al bebé que crece dentro de ti, y los posteriores para pueda nacer y luego alimentarse. Toda esta sintomatología tiene sus propias curiosidades y rarezas. ¿Quieres conocerlas? Sigue leyendo.

Hay mujeres que no experimentan ningún síntoma de embarazo


“Hay mujeres que son asintomáticas. Es algo frecuente”, nos dice el doctor Fernando Martín Caballero, Jefe de Urgencias de Ginecología y Obstetricia del Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid. Efectivamente el único síntoma que experimentan es la falta de regla (llamada amenorrea) y en ocasiones ni tan siquiera porque ocurre lo que se conoce como falsa regla: una pequeña hemorragia que se produce cuando el embrión fecundado se implanta en el útero. ¿No es extraño pensar en la menstruación cuando lo que anuncia ese sangrado es un embarazo?

Síntomas de embarazo: curiosidades y síntomas raros y extraños

La tripa, síntoma de gestación más evidente, tarda en crecer


Perder la cintura y que la tripa empiece a crecer es, sin duda, el síntoma más evidente de que la mujer está embarazada. Y suele ser el más esperado: muchas piensan que será la prueba de que esperan un bebé. Pero no ni mucho menos lo primero que ocurre. En realidad esto no sucede “hasta el tercer o cuarto mes de gestación”, afirma el doctor Fernando Martín Caballero. Solo si la mujer ha tenido varios hijos antes, la tripa pueden empezar a distenderse antes (los músculos abdominales ya se encuentran “dados de sí”).

Hormonas, las culpables de casi todos los síntomas y señales

“Las hormonas son las culpables de muchos de los síntomas sobre todo al comienzo de la gestación”, nos explica el doctor Martín Caballero. Las náuseas, por ejemplo, tiene un origen hormonal: la elevación de los niveles de progesterona, estrógenos y, sobre todo, de la hormona gonadotropina coriónica humana, que es la que detecta los tests de embarazo, ya que solo se segrega en la gestación.

 Primeros síntomas de embarazo: se confunden con los de la regla


Muchos de los primeros síntomas del embarazo se pueden confundir con el síndrome premenstrual. “Hay mucha tensión mamaria y molestias uterinas iguales a los días previos a la regla”, afirma el doctor Fernando Martín Caballero. La embarazada, incluso antes de conocer su estado, nota tirantez y hormigueo en sus senos y una extrema sensibilidad. Se debe al aumento de progesterona y estrógenos. Estas misma hormonas provocan “advierten” al útero que debe prepararse para el bebé que va a crecer dentro de él. Y así, se producen pequeñas contracciones que provocan la distensión del útero, y algunas molestias.

Síntomas de embarazo: todas las curiosidades

Los mareos en el embarazo se deben a dos causas


Como nos explica el doctor Fernando Martín Caballero, los mareos que se suelen producir al principio del embarazo pueden tener dos orígenes. “Por un lado, una bajada de tensión arterial. Por otro, el metabolismo de la glucosa que con el embarazo se acelera y se producen bajadas de azúcar”, añade. Un remedio es tratar de fraccionar las comidas. “Comer de cinco a siete veces al día, pero poco cada vez. Hasta el segundo y el tercer trimestre hay que ingerir lo mismo que cuando no se estaba embarazada”, advierte el doctor Martín Caballero.

Al principio el embarazo puedes notar mucho sueño


Muchas mujeres a los pocos días que conocer su estado notan que durante el día tienen muchísimo sueño, aunque duermen más horas que antes. Es una sensación de continua e inevitable somnolencia. Al mismo tiempo, también se despiertan más veces por la noche. La progesterona es la culpable de esa tremenda somnolencia que muchas mujeres experimentan al comienzo del embarazo. Se metabolizada en el cerebro y se convierte en un neuroesteroide que actúa sobre los centros reguladores del sueño como un sinóptico.

Un síntoma es... ¡tener una regla corta!


Tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide, la célula viaja por la trompa de Falopio hasta llegar al útero. Allí, ·”se entierra en el endometrio provocando que los vasos sanguíneos que irrigan esa zona se rompan”, señala el doctor Fernando Martín Caballero. Esa sangre se expulsa en forma de sangrado, confundiéndose con una regla, quizás un poco adelantada, porque la implantación ocurre entre los días 21 y 23 después de la última menstruación. 

Las articulaciones se “entrenan” para el parto

La hormona relaxina aumenta en el embarazo y hace más elásticas las articulaciones y los ligamentos para favorecer que el bebé pueda pasar por el canal del parto. La sínfisis del pubis es un síntoma que solo se da en el embarazo. Se trata de una molestia en la zona del pubis, en concreto en un área llamada sínfisis. Es una articulación que une los dos huesos más grandes de la pelvis por delante. Esta articulación es fija y no se mueve nunca, excepto durante el parto, para permitir el paso del bebé por el canal óseo que forman esos huesos, Pero en ocasiones por el efecto de la hormona relaxina se mueve en el segundo y tercer trimestre del embarazo provocando un intenso dolor.

Tienes las encías muy sensibles


Quizás hayas notado que al lavarte los dientes, el cepillo sale manchado de sangre. Durante el embarazo, los cambios hormonales pueden producir un aumento en la inflamación de las encías, con encías enrojecidas y  sangrado gingival, que se incrementa desde el segundo mes de la gestación y que suele reducirse después del parto. En pocos casos se presenta el dolor, aunque puede haber ciertas molestias al cepillarse los dientes. Los sangrados de encías son síntomas inesperados de gestación.

Manchas en la cara o máscara de la embarazada


Algunas mujeres observan en el embarazo que su rostro se cubre de unas feas manchas oscuras. Es el llamado cloasma del embarazo, (también conocido como manto o máscara de la embarazada)  una alteración de la pigmentación normal de la piel a causa de una sensibilidad excesiva de las hormonas. En realidad se trata de un acúmulo de melanina (el pigmento que da color a nuestra piel), que puede producirse en la epidermis (la capa externa de la piel), en la dermis (la siguiente capa a la epidermis) o en ambas capas de la piel y que pueden aparecer en cualquier momento del embarazo. Se manifiesta con manchas oscuras que aparecen en la cara, concretamente en la frente, mejillas y labio superior. También puede aparecer en los brazos. Las manchas tienen un color amarronado que varía del marrón claro a marrón oscuro, dependiendo de la raza, el tipo de piel y la exposición solar reciente.

Caridad Ruiz
Redactora experta en Salud