Cómo debe ser tu higiene íntima si estás embarazada

8
0
Embarazo: recomendaciones sobre cuidado íntimo
27 Ene 2020

La higiene íntima es importante en todas las etapas de la vida de la mujer, pero durante el embarazo hay que tener una especial precaución en su cuidado. Os vamos a explicar las claves para conocer su importancia y prestarle la atención que merece. En una mujer gestante, se producen muchísimos cambios fisiológicos, y entre ellos, los que afectan a vagina y vulva son:

  • Cambio del pH, que se vuelve más ácido. Las bacterias que componen la flora vaginal, producen ácido láctico a partir del glucógeno para acidificar el pH de la vagina y esto la protege frente a infecciones. Por ello es importante mantener la salud de nuestra flora vaginal.
  • Aumentan las secreciones vaginales, y por ello la cantidad de flujo vaginal (que también ayuda a prevenir las infecciones).
  • Cambios en la microbiota vaginal, hay cambios fisiológicos, por el cambio del pH, pero también inducidos por cambios en la alimentación, tratamientos antibióticos…
  • Más predisposición a infecciones, por la inmunodepresión fisiológica que como hemos comentado en anteriores ocasiones sufre la embarazada, además de ser favorecidas por toma de antibióticos, el cambio en la flora vaginal…. Las más frecuentes son la vaginitis bacteriana (causada por un germen denominado Gardnerella vaginalis) y la candidiasis vaginal (causada generalmente por un hongo llamado Cándida albicans)
  • Hiperemia (aumento de vascularización) en toda la región pélvica.
  • Posibilidad de patología pélvica acompañante, como varices vulvares, hemorroides…

Consejos para higiene íntima de la gestante

Aquí os proporcionamos recomendaciones muy útiles para favorecer y cuidar la salud vaginal y vulvar durante vuestro embarazo, y son los siguientes:

  • Utiliza un gel suave, idealmente específico para este periodo de tu vida, con un pH adaptado a la gestación, sin detergentes y con componentes calmantes, que alivian picor, irritaciones… Es útil sobre todo si tienes más sensibilidad en la zona, o si has seguido algún tratamiento por una infección.    
  • No te laves demasiadas veces al día, con una o dos veces, como mucho, es suficiente (higiene diaria). Y si precisas lavarte más, que sea solo con agua. No realices duchas ni lavados intravaginales.
  • Cuando vayas al baño, límpiate siempre de adelante hacia atrás, así evitarás la contaminación de vagina y vías urinarias con bacterias provenientes del intestino. Por supuesto, también es necesaria una correcta higiene de manos.
  • Si presentas síntomas de infección (picor, flujo con olor desagradable, o de color diferente al habitual, escozor, molestias al orinar…), consulta con tu médico, para que realice una adecuada valoración, e instaure el tratamiento más adecuado en tu caso.
  • En el caso de que hayas precisado algún tratamiento farmacológico por infección vaginal, tu médico puede prescribirte, si lo considera adecuado, un tratamiento con probióticos específicos para restablecer el equilibrio de tu flora vaginal. 
  • Utiliza ropa interior de algodón, ropa transpirable, no ajustada. Intenta evitar en la medida de lo posible, la utilización de salva slips (y si los usas, que sean de algodón). Evita la humedad en la zona.   
  • Alimentación saludable y adecuada hidratación (que como veis son recomendables para todo), evitando azúcares refinados, grasas no saludables y alimentos ultra procesados.  

El posparto con sus cambios vaginales y vulvares

Para terminar, debéis saber que otro periodo importante y diferente en la vida de una mujer es el posparto: disminuyen de forma brusca los estrógenos. Esto que ocasiona también cambios en la vagina y vulva, produciéndose una cierta atrofia vaginal, y cambiando el pH, que se torna menos ácido. Este hecho se manifiesta por sequedad vaginal y molestias inespecíficas, como irritación, picor y dispareunia (dolor en las relaciones sexuales). Todos estos síntomas afortunadamente desaparecerán tras el posparto, pero mientras tanto, podemos aliviarlos con productos específicos, formulados para tal efecto. Nunca dudes en consultar con tu ginecólogo o con tu matrona, ya que pueden ayudarte mucho.

Dra. Elisa García
Especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.