Por qué eres más sensible a olores y sabores estando embarazada

19
0
Ascos del embarazo: olores y sabores
15 Ene 2020

Sabemos que la mujer gestante sufre cambios en los sentidos del olfato y el gusto durante la gestación, de tal forma que olores hasta entonces conocidos y bien tolerados, ocasionan rechazo y se tornan desagradables, llegando incluso a provocar náuseas. Hoy vamos a intentar explicar por qué sucede esto, y a daros unos cuantos consejos para minimizar las molestias que puedan ocasionar.

Estos cambios han sido demostrados por varios estudios científicos. Una investigación estadounidense realizada en el Monell Centre), estudió a más de 13.000 gestantes. Concluyó en que no había diferencias en la percepción de los aromas entre mujeres gestantes y no gestantes, pero si en la intensidad con que eran percibidos y la reacción que ocasionaban, demostrando las gestantes más sensibilidad a ellos.

Estrógenos y progesterona, los "culpables"

El cambio en esta intensidad de la percepción de los olores que experimenta la embarazada (también llamada hiperosmia),  se atribuye a las hormonas conocidas como estrógenos y progesterona, que aumentan su concentración durante el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre. Se trata de una adaptación fisiológica que nos llega desde tiempos ancestrales, mantenida a lo largo de la evolución de nuestra especie,  como un sistema de autoprotección, para aumentar el estado de alerta materno ante el peligro de consumir alimentos que puedan resultar perjudiciales para ella y para su bebé, y poder evitar situaciones de potencial peligro (humo, olores a sustancias químicas perjudiciales…)  

Así, el olor a tabaco es generalmente percibido como muy desagradable por la embarazada, y también el del alcohol, ciertas sustancias químicas agresivas, incluso colonias fuertes, o detergentes y ambientadores con aromas intensos y ciertos alimentos (como el atún, el salmón, los quesos fuertes…)

Trucos contra los olores desagradables

Aunque se trate de un mecanismo fisiológico, desarrollado a lo largo de la evolución humana para obtener un beneficio, puede llegar a provocar náuseas y vómitos, y situaciones embarazosas, por lo que vamos a darte algunos consejos para minimizar estas molestias:

  • Evita consumir alimentos o bebidas cuyo aroma o gusto te produzca rechazo, ya que pueden favorecer las náuseas, los vómitos, y sentarte mal.
  • Ventila las estancias en las que permanezcas habitualmente. Evita ambientadores artificiales.
  • Procura no frecuentar lugares con elevada contaminación ambiental, poco ventilados o con olores intensos, como sitios con humo de tabaco, pescaderías, carnicerías, perfumerías
  • No utilices los productos cosméticos, colonias , geles… a los que seas sensible, bien porque no te guste el olor, o porque lo percibas como especialmente intenso.
  • Lleva en el bolso un pañuelo con colonia suave, o algo que desprenda un aroma que te resulte agradable, para contrarrestar posibles situaciones desagradables (transporte público, trabajo, supermercado…)

Ten paciencia: lo más probable es que tras el primer trimestre, este síntoma se atenúe de manera considerable y aumente tu tolerancia a los alimentos y olores especiales.

Dra. Elisa García
Especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid)
Déjanos tu comentario

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.