¿Me puedo bañar en el mar o en la piscina estando embarazada?

 

En los meses de verano es una práctica muy habitual el acudir a centros recreativos acuáticos para descansar, liberar tensiones acumuladas del día o de la semana, estar con los amigos o la familia y, además, hacer algo de ejercicio físico. Durante el embarazo todo lo que se ha dicho en esta frase se debe continuar haciendo para mantener tus relaciones sociales y tu sensación de bienestar.

Si tu gestación es de curso normal puedes llevar a cabo actividades tanto en la piscina como en la playa. Si, por el contrario, debes hacer reposo por alguna causa específica, bien sea una amenaza de aborto o de parto prematuro, un cuadro de metrorragia (hemorragia que proviene del útero) de causa no justificada o por placenta previa, marginal, o cualquier otro proceso en el que tu obstetra te prescriba tranquilidad física, no deberás bañarte en la playa o piscina.

Una embarazada con una gestación sin ningún problema, no es una persona enferma, por tanto puede ir al mar o a la piscina siempre y cuando tenga una serie de precauciones tales como el uso de ropa y calzado cómodo. Sobre todo el asunto de las sandalias, deportivas o zapatos es de gran importancia para evitar resbalones que puedan ocasionar una caída. En cuanto a la ropa de baño, lo que es de vital relevancia es cambiarse de manera asidua el bañador o el biquini, evitando de esta manera la humedad permanente en la región genital, que puede ocasionar hongos.

Es muy importante el empleo de protección solar máxima, no sólo para evitar las quemaduras solares, sino también las incómodas manchas del embarazo, tales como el cloasma. Dicha protección se debe realizar con cremas y con utensilios tipo sombrillas, sombreros, gorras…

Por otro lado y como siempre en la embarazada es de gran relevancia la hidratación continua y abundante. Aunque lo habitual es que las playas y las piscinas sean lugares donde se reúnen un gran número de niños o gente joven a realizar actividades lúdicas es necesario que tú, como embarazada, evites las zonas donde exista riesgo de traumatismos, es decir, que te den un golpe o un pelotazo, tan frecuente en estas zonas.

Dudas de la gestante en la playa o piscina
Y ya que se está tanto tiempo al sol, más hay que intentar estar en el agua, realizando ejercicios de mantenimiento físico o bien natación, lo ideal es nadar a crol y a espalda, para reforzar toda la musculatura abdominal, dorsal y de miembros tanto superiores como inferiores, favoreciendo el estado físico para el momento del parto .

Pero te surgen grandes dudas cuando estás embarazada, especialmente al final de tu gestación, cuando te vas a sumergir en el agua, tales como: ¿Y si pierdo el tapón mucoso? ¿Y si rompo la bolsa? Estas preguntas son habituales y fáciles de resolver: en ambos casos, tú vas a darte cuenta de que te ha pasado lo uno o lo otro.

  • Al perder el tapón mucoso, es una sensación de moco que puede estar levemente manchado de sangre que se va a quedar en tu braguita, siendo evidente su expulsión; además eliminar dicho elemento no significa que el parto se vaya a desencadenar de manera inminente, así que puedes mantener la tranquilidad.
  • Y, si rompes la bolsa, la pérdida de líquido va a ser continua, va a seguir cayendo por tus piernas cuando salgas del mar o de la piscina, y el tiempo posterior, en ese caso, debes acudir a tu centro hospitalario o al que se encuentre más próximo para ser evaluada, mediante exploración física y monitorización fetal.

Sí, estas embarazada, y sí, lo estás en verano, pero eso no quita para que disfrutes del aire libre, de los paseos por los parques, la montaña o la playa, de las terracitas o de un baño relajante en el mar o en la piscina.

 
Natalben: El Embarazo y tus dudas

Blog del embarazo

Sobre el blog
 

El blog de Las dudas de mi espera, surge de las inquietudes y preocupaciones de todas aquellas gestantes que acuden a nuestras consultas. Son todas ellas y todas vosotras las creadoras de esta plataforma de información, desarrollada con el único fin de ayudar a las futuras mamas que quieren hacer de su espera un momento lleno de felicidad y tranquilidad.

 
Sobre las autoras

Las ginecólogas Miriam de la Puente y Diana Cuenca trabajan en el servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico San Carlos (Madrid). Apasionadas de las nuevas tecnologías, apuestan por la información médica especializada en internet.

Ginecólogas del blog del embarazo
 
Twitter
Facebook