Embarazo semana 15

El bebé dobla su peso y sus huesos se hacen más fuertes

La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado lanugo.

Semana 15 de embarazo: cambios en el bebé


  • En la semana 15 de embarazo, el feto mide entre 9 y 10 centímetros y pesa unos 50 gramos, el doble que la semana anterior
  • Una capa fina de pelo llamada lanugo recubre la gran parte del cuerpo del bebé. Su piel es muy fina y a través de ella se podrían ver los vasos sanguíneos que circulan por debajo.
  • Los ojos siguen separados aunque cada vez se acercan más a la raíz nasal. En las orejas se distinguen los distintos pliegues que las componen. La barbilla se empieza despegar del tórax.
  • En lo referente a los huesos, comienza el proceso de osificación en el feto: cada vez son más fuertes, ya que retienen más calcio.

Semana 15 de embarazo: cambios en la madre

Rinitis gravídica

Algunas embarazadas experimentan una sensación de taponamiento nasal desde el comienzo del segundo trimestre hasta el final del embarazo, que impide respirar y hablar correctamente. Es la llamada rinitis gravídica: se debe a un aumento en el tamaño de los cornetes nasales.

Algunos fármacos utilizados para las alergias primaverales, como los antihistamínicos, pueden mejorar parte de este síntoma. Pero no conviene abusar de ellos; lo cierto es que la rinitis no va a desaparecer del todo hasta después del parto.

No olvides consultar con tu ginecólogo antes de tomar ningún medicamento para aliviar los molestos síntomas de rinitis y taponamiento nasal.
Semana 15 de embarazo: rinitis

Cambios en la piel

En el embarazo pueden aparecer o aumentar el número de lunares o pecas en cualquier parte del cuerpo. Si observas que algún lunar de los que tenías aumenta mucho de tamaño, cambia de coloración, de forma o se hace más abultado, deberás consultar a un dermatólogo.

Además son frecuentes las manchas en la cara en la embarazada debido al aumento de melanina, por lo que deberás cuidarte con cremas de alta protección solar.

La línea marrón que aparece entre el pubis y el ombligo se llama línea alba y también se debe a un aumento de melanina a ese nivel. Ésta suele desaparecer unos meses después del parto. También es normal que aparezca vello y pequeñas verrugas en la pared abdominal.
Semana 15 de embarazo: cambios piel

Cuánto debo engordar en mi embarazo

La dieta de la embarazada debe contener un aporte energético adecuado para asegurar su propia salud y la del bebé, ya que la dependencia del feto del organismo materno es total. Todos los nutrientes que recibe el feto son transferidos desde la madre a través de la placenta.

Las mujeres sanas con una alimentación normal antes del embarazo suelen afrontar la gestación con reservas energéticas suficientes para lograr un crecimiento y desarrollo fetal normal.

La valoración del estado nutricional de la mujer al comienzo del embarazo mediante el cálculo del índice de masa corporal o IMC (el IMC es el cociente entre el peso en kilogramos y la talla en metros elevada al cuadrado: Kg/m2) es una recomendación útil.
Semana 15 de embarazo: dieta
En muchos casos esta valoración es imprescindible para planificar correctamente tanto la ganancia óptima de peso, como la alimentación y suplementación de nutrientes de madre durante la gestación. El IMC permite definir el estado nutricional de la embarazada:
  • Delgadez: IMC <18,5 Kg/m2
  • Normopeso o peso normal: IMC: 18,5-24,9 Kg/m2
  • Sobrepeso: IMC ≥25,0 Kg/m2
  • Obesidad: IMC ≥30 Kg/m2

La embarazada sana no debe restringir la ingesta de energía para minimizar la acumulación de grasa, a menos que sea obesa o que aumente excesivamente de peso. Para una mujer bien nutrida la ganancia de peso normal al final del embarazo oscila entre los 11 y 14 kilos. La ganancia de peso durante la gestación tiende a ser menor cuanto mayor es el índice de masa corporal previo. Las mujeres delgadas tienden a ganar más peso que el promedio y las mujeres obesas tienden a ganar menos peso o incluso a perderlo durante el embarazo. Se recomienda una ganancia mínima de peso durante el embarazo de 7 kilos.

Semana 15 de embarazo: pruebas diagnósticas

Cribado bioquímico del segundo trimestre

A principios del segundo trimestre de embarazo, se puede realizar otra prueba de diagnóstico prenatal que es el llamado cribado o "screening" bioquímico del segundo trimestre. En dicha prueba se determina mediante un análisis de sangre los valores de la βhCG y de la alfafetoproteína. Una alteración en sus niveles indica mayor riesgo de cromosomopatías y la necesidad de confirmarlo mediante una amniocentesis.

Triple test: semanas 15 a 17 de embarazo.

En muchas clínicas privadas realizan el llamado triple test entre la semana 15 y la semana 17 de embarazo. Consiste en la realización de un análisis de sangre para determinar los niveles de dos hormonas (βhCG y estrógeno placentario) y la proteína alfafetoproteína. Los valores de estas tres sustancias, junto con la edad materna, establecen un porcentaje de riesgo de posibles malformaciones cromosómicas. Para confirmar el diagnóstico es indispensable la realización de una amniocentesis, pues no siempre que los valores del triple test salen alterados el feto tiene una malformación. El triple test ya no se recomienda en los protocolos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).
Dra. María de la Calle Fernández-MirandaResponsable de la Consulta de Embarazos Múltiples
Unidad de Tocología de Alto Riesgo del Servicio de Obstetricia del Hospital La Paz (Madrid)