Desarrollo del feto en las semanas 1 y 2: El cuerpo listo para anidar el embrión

En esta etapa, la mujer tiene que cuidarse como si estuviera ya embarazada

semana 1 y 2 desarrollo feto

El organismo de la mujer se prepara cada mes para engendrar un bebé. Y ese proceso comienza dos semanas antes de la concepción, cuando empieza el ciclo menstrual, a partir del primer día de regla. 

Ese sangrado ocurre cuando no hay embarazo y se debe a que del útero se desprende la última capa del endometrio, ricamente irrigada, que se había engrosado para alojar a un embrión en el caso de que hubiese habido un embarazo. Ese fluido menstrual, que en parte es sangre y en parte tejido de esa capa más externa del endometrio, dura entre 3 y 7 días. 

En esa primera semana del ciclo los niveles de estrógenos y progesterona son muy bajos y así continúan hasta unos días antes de la ovulación. Una vez que el endometrio se ha "limpiado" del todo, los niveles de estrógeno -en realidad, de estradiol, un tipo de estrógeno- aumentan ligeramente y el útero se empieza a preparar de nuevo para un posible embarazo.

Cómo se prepara el organismo para el embarazo


Tras la menstruación, al existir poca cantidad de estas hormonas, el organismo de la mujer produce otras: las hormonas folicuestimulante y luteinizante.  Ambas provocan en esta segunda semana del ciclo menstrual que uno de los folículos que se encuentra en el ovario empiece a crecer y que madure el óvulo que guarda dentro. 

feto semana 1

Mientras tanto, el endometrio, gracias a los estrógenos que libera ese folículo, continúa aumentando su grosor para que si se da un embarazo, el embrión se encuentre con un ambiente propicio para empezar a crecer y desarrollarse.  Este periodo no tiene una duración determinada: depende de cada mujer e incluso en una misma mujer, hay meses que dura más o menos. 

feto semana 1 ovulo

Pero, más o menos, al finalizar la segunda semana el óvulo ha alcanzado ya un tamaño considerable y se libera del folículo y viaja hacia las trompas de Falopio. La hipófisis segrega entonces grandes cantidades de hormona luteizante durante un par de días, que es cuando se produce la ovulación.  En las trompas, ese óvulo, preparado para ser engrendado, esperará un par de días a que llegue un espermatozoide que sea capaz de atravesar su dura membrana externa. 

feto semana 1 y 2 ovulo

Qué nota la madre en las semanas 1 y 2 de embarazo


Seguramente la mujer ha decidido abandonar los métodos anticonceptivos para quedarse embarazada. Es posible que en la segunda semana al producirse la ovulación, note algunas molestias en al área abdominal, como una especie de escozor por la sangre que al liberarse el óvulo toca la zona peritoneal. Pero no todas las mujeres experimentan síntomas. En cambio, sí que son comunes algunos cambios en el organismo de la mujer:   

  • El flujo vaginal se vuelve más claro y abundante para facilitar el paso de los espermatozoides masculinos hacia las trompas de Falopio

  • La temperatura corporal puede aumenta unas décimas grado. Si la futura madre se toma todos los días la temperatura con un termómetro basal -a la misma hora y desde el primer día de regla- observará que hacia el día 14 o 15 (según la duración de su ciclo menstrual) asciende alrededor de medio grado. Es una de las consecuencias del aumento de progesterona.

 Un consejo para alimentarte mejor 


semana 1 y 2 embarazo alimentacion

Desde que la mujer toma la decisión de abandonar los anticonceptivos con la idea de lograr una gestación, debe empezar a tomar suplementos de ácido fólico . El objetivo es que la formación del tubo neural del feto, que ocurre entre las semanas 5 y 6 de gestación, sea la correcta y se cierre perfectamente. Se ha demostrado que las madres de niños que nacieron con espina bífida u otros problemas del tubo neural, tenían niveles bajos de esta vitamina del grupo B. 

También debe empezar a tomar suplementos de yodo, ya que en los cinco primeros meses de gestación, el feto adquiere la cantidad de una hormona, la tiroxina, mediante la aportación de yodo materno, puesto que sus glándulas tiroideas no tiene capacidad para producirla. Sin embargo, en ese periodo es cuando se forma la corteza neuronal y para ello es imprescindible esta hormona. De hecho, está comprobado que el déficit de yodo conlleva una disminución del cociente intelectual del niño que puede llegar hasta el 15 por ciento. 

Un consejo para aliviar molestias

Puesto que aún no se ha producido la concepción, la madre se encuentra sin ningún síntoma, pero conviene "ir preparándose". Por ejemplo, si su piel tiene tendencia a las estrías, conviene que se aplique alguna crema hidratante tras la ducha todos los días. Y si tiene tendencia a las varices, es mejor que utilice medias de compresión y trate de mantener las piernas elevadas el mayor tiempo posible. 

Angela del Tío